Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo MIÉRCOLES 21- -2- -2007 ABC CINCO ETAPAS CLAVE EN UN EMBARAZO Semana 5 El corazón en desarrollo Semana 8 Cordón umbilical Placenta Tubo neural Pie Columna vertebral Esbozo del brazo Líquido amniótico Semana 12 Cordón umbilical Líquido amniótico Semana 21 Placenta Cordón umbilical Semana 40 Columna vertebral Cuello uterino Cordón umbilical Útero Placenta Líquido amniótico Los nacidos a término pesan 3.300 gramos y miden aproximadamente 51 centímetros, de media. Todos los órganos están formados ABC Elena Segura AFP Placenta Las cuerdas vocales se forman durante esta semana. Los riñones ya funcionan y producen orina y los intestinos se sitúan en el abdomen Líquido amniótico La piel es más gruesa y continúa el crecimiento de uñas y cabello. La médula ósea empieza a fabricar glóbulos rojos y los intestinos ya absorben alimento Vagina Vejiga El tubo neural, que formará la médula espinal y el cerebro, recorre al embrión. Se vislumbra en el centro del embrión un bulto que será el corazón del bebé Comienzan a formarse los dedos de manos y pies. Los ojos son más visibles y los intestinos más largos. Los genitales empiezan a insinuarse Un bebé de 21 semanas de gestación y 280 gramos sobrevive sin secuelas en EE. UU. Amilia es el prematuro más pequeño del mundo que sale adelante s Los niños de menos de 23 semanas y 400 gramos habían sido hasta ahora insalvables N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Cuando Amilia Taylor nació el pasado 24 de octubre en Miami pocos apostaban por su vida. Tendida en una cuna apenas abultaba más que un bolígrafo. Medía 24 centímetros y pesaba tan sólo 280 gramos. Aunque lo peor no era su peso, sino su inmadurez. La pequeña había permanecido en el útero de su madre poco más de cinco meses, cuando el cerebro y los pulmones aún no han tenido tiempo para completar su desarrollo. Pero Amilia se empeñó en burlar las estadísticas, las que dicen que el límite entre el milagro y lo científicamente posible se sitúa en las 24 semanas de gestación. Por debajo de ese tiempo de maduración, la mortalidad de los prematuros roza casi el cien por cien y, en el improbable caso de sobrevivir, las secuelas son tan previsibles como preocupantes. Desde lesiones cerebrales a problemas en el desarrollo psicológico y motor de los niños. La pequeña estadounidense se convirtió al final en un bebé milagro No sólo sobrevivió sino que está a punto de recibir el alta sin secuelas visibles, tras permanecer cuatro meses en la unidad de cuidados intensivos del Baptist Children s Hospital de Miami. Amilia nació a las 21 semanas y seis días de gestación; hasta la fecha ningún niño nacido antes de las 23 semanas de embarazo había conseguido sobrevivir. Hoy es el bebé prematuro con menos edad de gestación del mundo y el cuarto que sobrevive con un peso tan liviano. Con ese peso y esa edad de gestación, es legal la interrupción del embarazo. Sólo en España, entre 1996 y 2005, el número de abortos de bebés con más de 21 semanas se ha triplicado. Es realmente un bebé milagro decía ayer William Smaling, el neonatólogo que la cuidó durante su presentación a la prensa. Cada día que pasábamos con ella era como navegar en aguas desconocidas. Ni siquiera sabíamos cuál era la presión sanguínea normal para un bebé tan pequeño confesó. Problemas respiratorios Amilia era una niña muy deseada. Concebida por fecundación in vitro la gestación marchaba sin problemas hasta que la pequeña empezó a tener prisa por nacer. Los médicos intentaron, sin éxito, detener el parto y el 24 de octubre nacía por cesárea en Miami. Vino al mundo con ganas de vivir. Al nacer respiraba sin ayuda e incluso intentó llorar en varias ocasiones. Después se sucedieron las complicaciones. Superó problemas respiratorios y digestivos, así como una moderada hemorragia ce- La orgullosa madre posa con Amilia, que hoy, con cuatro meses, apenas pesa 1.800 gramos