Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 21 s 2 s 2007 MADRID 57 Nos acostamos o la mato El presunto asesino de Menchu, la vecina de Orusco de Tajuña atropellada repetidas veces el lunes, sigue sin aparecer, y su familia se ha marchado a Cobeña. La Guardia Civil mantiene un importante despliegue, incluso en provincias limítrofes POR CARLOS HIDALGO MADRID. Se veía venir, se veía venir La frase se repite, una y otra vez, a la par que el historial problemático que Alejandro Martínez, de 42 años, se había ganado a pulso entre sus vecinos de Orusco de Tajuña. Este pequeño pueblo, a 60 kilómetros de la capital, vive sus tres días de luto oficial desde que al supuesto homicida se le distrajo la cordura el pasado lunes por la tarde y cumplió lo que tantas veces había anunciado: matar a su vecina Menchu, aquella que, desde hacía años, venía dándole negativas a sus pretensiones. La mujer y su presunto agresor habían nacido en el mismo pueblo, aunque ella le llevaba tres años. Quizá por ello, no pueda hablarse de dos amigos desde la infancia. Es más, la propia Menchu estuvo viviendo más de 25 años en otra ciudad de la región, Coslada, desde que se casó con Francisco Javier, un cordobés empleado de Telefónica, con el que tuvo a sus dos hijos. Era, hasta el día de su prematura muerte, el amor de su vida. Pero las raíces que Menchu tenía con su tierra natal y la de sus padres, el pequeño Orusco, eran tan fuertes como para visitarlo casi cada fin de semana. Fue entonces, antes de regresar de manera definitiva al municipio tras la prejubilación de su marido, cuando comenzó el acoso de Alejandro, apodado El Montanche En esa época, hace tres o cuatro años, dicen los vecinos, fue cuando Alejandro se presentó un día en la casa familiar para invitar a Menchu a un café. Pero quien salió de la vivienda era su marido, a quien, evidentemente, no le gustaron nada las pretensiones del Montanche Se produjo un incidente verbal entre ambos. Menchu tenía unos terrenos a las afueras de Orusco, y fue donde levantaron una vivienda, a la que se trasladaron hace pocos meses toda la familia. La mujer estaba bastante integrada en el pueblo. Era muy agradable y amable, una persona muy normal recordaban ayer sus convecinos. La fallecida daba clases de manualidades en la asociación de mujeres del pueblo. A pocas de ellas le había confiado sus temores acerca de El Montanche Él, en cambio, no dudaba en pregonar sus intenciones. Con ésa, o me acuesto o la mato O: Si no es para mí, no es para nadie Dicen que le gustaba beber demasiado y no era nada sociable Había tenido una pelea con algunos vecinos del pueblo y los había denunciado. La justicia le dio dinero por ello Y así fue pasando el tiempo, hasta que llegó una agresión a la familia de Menchu. Sus parientes pusieron la correspondiente denuncia. No era la única. En el Ayuntamiento comentaban que tenían un juicio por faltas pendiente. Son ahora los familiares de Menchu, con la tristeza desbordándoles en el tanatorio de Arganda del Rey, quienes reclaman que la justicia debería haber actuado ante lo que estaba ocurriendo, y así se habría evitado el crimen. Hoy, Menchu González recibirá sepultura en su pueblo natal, que también la vio morir. La familia de su supuesto asesino ha decidido irse al pueblo de al lado, Cobeña. Mientras, agentes de seguridad ciudadana de la Cuarta Compañía de la Guardia Civil rastrea toda la zona cercana a Orusco, especialmente Arganda, donde El Montanche tiene parientes. También lo hace por toda la región la Agrupación de Tráfico, el Seprona y perros especializados. No se descarta que pueda aparecer muerto. Los helicópteros y la Guardia Civil de Guadalajara y Cuenca se han sumado. Detenida una banda de traficantes de droga en Valdemingómez C. H. MADRID. Agentes del Grupo de Policía Judicial de la comisaría de Retiro han desarrollado una compleja investigación, en colaboración con Villa de Vallecas, para acabar con una peligrosa banda de traficantes de droga. En los registros practicados a los cinco detenidos se han incautado de cinco armas, 125.000 euros y 2 kilos de cocaína. Las pesquisas partieron hace un mes, cuando los agentes de Retiro observaron a sospechosos que llegaban en autobús a la estación de Conde de Casal desde otras provincias, como Salamanca o Cáceres, para comprar droga y, posteriormente, volver a su ciudad. La vigilancia a estas personas permitió descubrir el lugar donde se producían las ventas de estupefacientes. Fue de este modo cómo la Policía observó que uno de los delincuentes salía de un piso con una bolsa de viaje. En ella llevaba 2 kilos de droga. Fue detenido. Ocurrió cerca del barrio de San Fermín, y el arrestado se dirigía al poblado de Valdemingómez, en Villa de Vallecas. Con autorización judicial, los investigadores procedieron a realizar registros en cinco viviendas de San Fermín, Valdemingómez, la avenida de Abrantes, la calle de Torrox y la de Adora. Fue en esa fase de la operación cuando se incautaron de los 125.384 euros, los 2.165 gramos de cocaína y de las cinco armas de fuego: una escopeta recortada, otra de caza, una pistola del calibre 9 parabellum y dos pistolas, todas ellas con sus correspondientes cargadores y munición. También se han intervenido relojes, teléfonos, televisiones, consolas de videojuegos, gafas de sol, tres vehículos... Julio F. S. de 43 años, y María Belén F. P. de 41, conformaban un matrimonio que se dedicaba a vender droga a camellos de Valdemingómez y Las Barranquillas- -poblado donde residieron con anterioridad- La droga la llevaban prensada en ladrillos. Vivían en una parcela del poblado en la que no faltaban lujos: un Mini valorado en 36.000 euros; electrodomésticos digitales, televisiones de plasma, ropa cara... Israel T. V de 25 años, les abastecía. También se ha detenido a Julián S. S. y José A. M, ambos de 26 años. Son conocidos aluniceros que se habían pasado al negocio de la droga. Alejandro Martínez A 3 El pueblo vive tres días de luto oficial, mientras que hoy por la mañana se celebrará el funeral por Menchu Registros La invitaba a café Un anciano resultó atropellado en un paso de peatones regulado por semáforos en Vicálvaro AYUNTAMIENTO Dos muertos arrollados por un bus y un camión M. J. Á. MADRID. Dos hombres perdieron ayer la vida en atropellos en dos puntos de la región: Alcobendas y el distrito de Vicálvaro. La primera víctima fue un varón de 46 años, quien pereció al ser arrollado por un autobús interurbano sobre las 9.45. Era mensajero y acababa de realizar una entrega en una entidad bancaria. De vuelta a su furgoneta, caminó por el exterior de la barandilla que protege la glorieta, en plena curva, y fue alcanzado por el citado vehículo, debido a la estrechez del lugar (confluencia de Salva- dor Allende con el paseo de la Ermita) según fuentes del 112. El otro atropello se produjo dos horas después en la confluencia de la avenida de Daroca y Casalarreina, en un paso de peatones con semáforos. El fallecido fue un anciano que fue arrollado por un camión volquete, resultando aplastado por el eje trasero, explicó Emergencias Madrid. Se investiga si cruzó indebidamente. En la avenida de Daroca