Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA Fracaso político del Ministerio de Sanidad MIÉRCOLES 21 s 2 s 2007 ABC SATISFACCIÓN EN EL SECTOR Rafael del Rey Director general de FEV Pedro Barato Presidente de Asaja Rafael Puyó Secretario general de Avimes Jacobo Olalla Presidente de Cerveceros Miguel López Secretario general de la COAG Es compatible la defensa del sector del vino con la prevención del alcoholismo entre los menores El trabajo del sector ha dado resultados y esperamos que no sea una maniobra electoral Es una medida inteligente. Estamos muy satisfechos de que Zapatero haya cumplido su promesa Respetamos la decisión del Ministerio de Sanidad, reiterando el ofrecimiento del sector a colaborar El vino no se puede meter en el mismo saco que el resto de las bebidas alcohólicas. Había que excluirlo do, con este periódico como altavoz. Y ayer se vivió el último capítulo. La ministra había prometido que haría una referencia en la exposición de motivos a la Ley de la Viña y del Vino. Y cumplió. Pero no se mencionaba en momento alguno que, por ley, el vino es un alimento Y tampoco admitió la enésima petición de las distintas organizaciones vitivinícolas de retirar al vino de la futura ley. Y allí se plantaron todos. Roto el diálogo, la posibilidad de miles de tractores en la calle a tres meses de las elecciones municipales y autonómicas no era una imagen del gusto de Moncloa. De hecho, según fuentes consultadas por ABC, se hizo ver al Gobierno que era más que factible que sacasen los tractores a las carreteras en protesta por la cerrazón de Elena Salgado. Y desde Moncloa se habría contestado que la ministra de Sanidad y Consumo haría público que la ley del alcohol quedaba en suspenso hasta nueva orden. Así fue. Nunca hubo diálogo, sino un monólogo de Sanidad. Ya nadie le escucha. Se acabó el monólogo del vino Más de un año después de que Sanidad empezase a pintar una ley del alcohol, Salgado ha caído por su falta de diálogo y la realidad del vino como un alimento JUAN FERNÁNDEZ- CUESTA MADRID. Era una prioridad para la ministra Salgado, que empezó a tomar forma a finales de 2005. Una ley del alcohol dirigida a evitar su adquisición y consumo por parte de menores de 18 años. Fueron seis meses de estudios que casi culminaron con una intervención en sede parlamentaria de la ministra de Sanidad a principios del mes de junio de 2006. Sería una ley de mínimos minimorum según el lenguaje utilizado por Elena Salgado en el Congreso de los Diputados el 8 de junio, dirigida a los que en teoría está prohibido vender alcohol, aunque el 30 por ciento de ellos se emborracha una vez cada diez días Tres meses después, el viernes 15 de septiembre, el Consejo de Ministros recibía un informe de la ministra de Sanidad y Consumo sobre el anteproyecto de Ley de Medidas Sanitarias para la Protección de la Salud y la Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas por Menores Un inmenso nombre y un objetivo fundamental: Proteger la salud de los menores de 18 años mediante acciones en distintos ámbitos que permitan prevenir y reducir el consumo de alcohol, un fenómeno que se ha extendido en los últimos años en España con consecuencias muy negativas para su salud y su desarrollo físico, intelectual y personal En ese informe no se especificaba qué era una bebida alcohólica. Y en las siguientes semanas, se mantuvo el silencio. Ya con el primer borrador encima de la mesa, a finales de año se conoció que las bebidas de fermentación natural (vino, cerveza y sidra) eran presa del afán de Sanidad. Ese texto definía la bebida alcohólica como toda bebida cuyo contenido o graduación alcohólica, natural o adquirida, sea igual o superior al 1,2 por ciento de su volumen Era la sentencia del vino, y por supuesto de la cerveza y la sidra. Y eso que el vino ya había quedado retratado en la Ley de la Viña y del Vino de 2003: Es el alimento natural obtenido por fermentación alcohólica, total o parcial, de uva fresca, estrujada o no, o de mosto de uva Así, se convertía al vino, parte de la dieta mediterránea, en un enemigo, en una simple bebida alcohólica. Y, a la vez, se negaba la máxima dictada por el Consejo de Ministros en septiembre de 2006: Este texto será sometido a un amplio proceso de debate para alcanzar el máximo consenso político y social No había debate, ni consenso. La ministra se reunía con las confederaciones de alumnos (Concapa y Ceapa) pero no con los cerveceros, agricultores, productores de vino, bodegueros... Hasta que se sintió obligada. Les recibió. Les prometió suavizar la ley en lo que respecta a promoción y publicidad. Y lo hizo. Dejó evidente la separación entre menores y mayores de edad. Pero mantuvo a las bebidas de fermentación natural dentro de la ley. Al otro lado de la mesa le pidieron que excluyese al vino de la ley. Y se negó. Le advirtieron que no lo aceptarían. Y sólo la intermediación del presidente del Gobierno en el Senado, ya en este febrero, permitió un pequeño tiempo de silencio Hasta que Sanidad hizo oficial que no rectificaba. Y, entonces, los presidentes de las Denominaciones de Origen del Vino advirtieron que los agricultores estaban dispuestos a sacar los tractores a la carretera. Eso fue el sábado pasa- Sacar los tractores a las carreteras a tres meses de las elecciones era ya algo más que una simple posibilidad Un monólogo de Sanidad Militares denuncian ante la Unión Europea los arrestos ilegales de España PALOMA CERVILLA MADRID. La Asociación Europea de Militares (Euromil) está denunciando ante la UE lo que consideran arrestos ilegales de militares españoles, según el presidente de este colectivo, Emmanuel Jacob, que ayer viajó a España para visitar al presidente de la Aume, Jorge Bravo, que cumple un arresto de un mes y un día. A raíz de la sanción disciplinaria a Bravo, al entender que unas declaraciones realizadas son contrarias a la Ley de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas, los militares europeos han empezado a movilizarse en la OTAN, el Parlamento Europeo y otras instituciones comunitarias. Este colectivo considera como política la detención de Bravo y asegura que es un tema que rechina en el resto de Europa en palabras del presidente de la Asociación Nacional de Sargentos de Portugal, Antonio Lima Coelho, que calificó de medieval la medida. Este arresto disciplinario, y todos los que se han llevado a cabo en España desde el 2 de diciembre de 1998, cuando se publicó la Ley de Régimen Disciplinario, son ilegales según el presidente de la Asociación Unificada de Militares Españoles, Mariano Casado. Esta ilegalidad se justifica en que España no ha hecho la reserva a los artículos 4 y 5 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que dictaminan que la privación de libertad sólo puede ser acordada por un juez civil y no por uno militar. Bebida alcohólica