Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 21- -2- -2007 Fracaso político del Ministerio de Sanidad ESPAÑA 25 insistió en que no movería ni una coma. Su única concesión era la de recoger en el preámbulo las líneas generales de la Ley de la Viña y del Vino, y reconocer la inclusión del vino en la dieta mediterránea, aunque sin considerarlo un alimento. Según calificaron algunos de los asistentes, un caramelito, pero nada serio. El preámbulo no tiene ninguna fuerza jurídica. Quería despacharnos con unas frases más o menos poéticas Ahí se acabó la capacidad de negociación de unos y otros. Exactamente cuando la ministra les comunicó que bajo ningún concepto voy a retirar el vino de la ley. El vino es alcohol, como la cerveza o las bebidas destiladas, y está demostrado que los menores se inician en el alcohol bebiendo vino Ahí se cerró la reunión, y de una forma muy poco amistosa. Caras largas y de preocupación entre los representantes del sector del vino, pero una convicción absoluta de que no vamos a ser actores pasivos En este sentido, anunciaron que su próximo paso iba a ser pedir una reunión con el presidente del Gobierno, para que José Luis Rodríguez Zapatero se posicionara claramente Todos entendían que la solución al conflicto sólo podía ser de tipo política. Lo que nadie esperaba es que se produjera con tanta precipitación, aunque recibieron la noticia con enorme satisfacción. Sin embargo, Elena Salgado intentó salvar la cara y defendió en su intervención que la decisión no se debe a presiones políticas procedentes de otros sectores del Gobierno, sino una determinación consensuada Lamentó que la ley del alcohol no haya podido pasar por un proceso de tramitación normal como lo hicieron otras normas en las que también se pusieron en juego intereses económicos La ministra rehusó pronunciarse sobre la posibilidad de que esta norma fuera retomada en el futuro porque nunca se sabe A su juicio, lo único que hizo su equipo al elaborar este anteproyecto de norma para defender la salud de los me- nores fue cumplir con su obligación y dar respuesta a una llamada de alarma social. Pese a todo, Salgado insistió en que sigue teniendo las ideas muy claras Negó que hayan sido las presiones del sector las que han hecho fracasar el texto. Y siguió defendiendo sus tesis: Si excluimos el vino de una ley para proteger la salud de los menores por tener entre 10 y 12 grados de alcohol, deberíamos sacar también las bebidas con menos grados, como la cerveza o la sidra. Eso significaría excluir a más del 70 por ciento de las bebidas alcohólicas de la ley Estoy frustrada, pero no dimitiré D. P. MADRID. La culpa, al empedrado. Ni presiones. Ni desautorización de José Luis Rodríguez Zapatero. Ni errores. Ni dimisión a la vista. Elena Salgado pretendió salir indemne de la crisis desatada en su departamento. La culpa de la retirada se la echó a la política y a los que utilizaron su ley: No puede ser que se haya usado este anteproyecto para la confrontación electoral y por eso lo mejor que podía hacer era retirarlo. La prevención del consumo de alcohol entre menores debía quedar fuera de los argumentos electorales utilizados por los partidos ante la próxima celebración, en mayo, de las elecciones municipales y autonómicas En cualquier caso, Elena Salgado reconoció que se sentía frustrada pero descartó que se hubiera planteando la posibilidad de dimitir. Sin embargo, tuvo la prudencia de apuntar que este cargo está siempre a disposición del presidente del Gobierno Por último, Elena Salgado insistió en que la interrupción de la tramitación del texto no suponía que su Ministerio renunciara a cumplir su obligación de proteger la salud de los menores, e insistió que al Ejecutivo le hubiera gustado contar con esta ley para progresar más rápidamente en esa prevención, que pese a todo no abandonaremos Intentar salvar la cara Por la mañana, tras su reunión con agricultores y bodegueros, Salgado se mostraba inflexible y rechazaba la posibilidad de sacar al vino del anteproyecto; por la tarde retiraba toda la ley