Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M ALMALLAH APUNTA A SERHANE EL TUNECINO MIÉRCOLES 21 s 2 s 2007 ABC Dos procesados sitúan al Tunecino como líder de la célula del 11- M Su testimonio confirma la investigación policial y judicial del papel de Serhane s Almallah afirma que Ghalyoun era el único que usaba su ordenador N. VILLANUEVA D. MARTÍNEZ MADRID. Fue en la cuarta jornada del juicio por los atentados de Madrid cuando quedó definida la responsabilidad de Serhane El Tunecino en la célula del 11- M. Mouhannad Almallah Abas y Fouad El Morabit, ambos procesados como integrantes en organización terrorista, avalaron ayer con sus declaraciones las investigaciones judiciales y policiales que sitúan al suicida de Leganés en el epicentro del plan terrorista que se llevó por delante las vidas de 191 personas. Almallah, responsable del alquiler del piso de Virgen del Coro (en el que se realizaban reuniones de adoctrinamiento y apología del yihad) afirmó que El Tunecino no sólo era un radical, sino que también realizaba labores de captación para enviar muyahidines a Irak. Afirmó que lo intentó tanto con él como con Ghalyoun y que tenía ansias de liderazgo Además, reconoció que este individuo hablaba de atentar contra una comisaría de Policía y de atracar bancos y joyerías como vía de financiación. Sin embargo, este procesado situó estos últimos planes en un contexto muy distinto de aquel al que se refirió en su declaración judicial. Si en aquella ocasión lo vinculó como respuesta a la guerra de Irak, ayer sostuvo que El Tunecino hizo este comentario como queja por lo que le iba a costar la reparación de un frigorífico y lo difícil que es para un inmigrante ahorrar en España. Además de quedar patente el protagonismo de Serhane, la jornada volvió a poner en evidencia las artes de defensa de los procesados, que si bien continuaron negándolo todo y cargando la culpa en los muertos incurrieron en no pocas contradicciones. Bien es verdad que las mismas se ponen cada vez más de manifiesto según va siendo mayor el número de personas que prestan declaración. Es decir, hay más testimonios y, por lo tanto, más datos que someter a contradicción. La jornada comenzaba con el testimonio de Mouhannad Almallah, quien, para la ocasión y a diferencia del resto de procesados, optó por vestir traje y corbata, ésta de dudoso gusto. Con una carpeta azul entre las manos, que abrió y cerró pero de la que no llegó a sacar ningún papel, comenzó negando que en su casa alquilada de Virgen del Coro, en la que compartieron habitación, entre otros, el autor material de la matanza muerto en Leganés Asrif Rifaat y el presunto partícipe en esos mismos hechos Basel Ghalyoun, se celebraran reuniones en las que se ensalzaba la yihad y se visionaban vídeos de acciones suicidas de islamistas en Bosnia, Chechenia o Afganistán. Igualmente, no admitió que el adoctrinamiento se llevara a cabo también en las reuniones del río Alberche, cerca de Navalcarnero. El procesado aseguró que se trataba de simples excursiones (acudían muchos de los procesados y miembros del grupo suicida) a las que iba con sus hijos para jugar al fútbol, bañarse y disfrutar Almallah, que se dedica a la reparación de electrodomésticos, afirmó que conoció a Serhane El Tunecino en 1996 en la Escuela Oficial de Idiomas de Madrid y que, con posterioridad, le siguió viendo en la mezquita de la M- 30. El sirio, nacionalizado español, afirmó a preguntas de la fiscal, que después de la guerra de Irak El Tunecino le propuso tras- Vete tú a Irak, a mí no me interesa Pregunta: ¿Le propuso Serhane trasladarse a Irak después de que acabara la guerra? Respuesta: Le respondí vete tú, a mí no me interesa Pregunta: ¿Pero se lo llegó a proponer? ladarse a ese país. Vete tú, a mí no me interesa aseguró que le respondió. La fiscal insistió: ¿Pero se lo llegó a proponer? Él lo intentaba, no sólo conmigo, sino también con Basel Ghalyoun Además, Almallah dijo que no sólo se denvinculó él de los planes del suicida, sino que intentó apartar de él a sus conocidos. Almallah reconoció que a uno de los que había alquilado una de las habitaciones de Virgen del Coro fue a Asrif Rifaat, suicida de Leganés, quien permaneció en aquel inmueble unos días en 2003 y durmió la noche de los atentados del 11- M (cuando ya no era inquilino) Es precisamente este individuo en el que los procesados descargan la mayor parte de las pruebas inculpatorias contra ellos. Ayer no fue una excepción. Si el día anterior Basel Ghalyoun había declarado que su gorro de rezo apareció en Leganés porque desde Virgen del Coro se lo llevó allí Rifaat, ayer mantuvo lo mismo, pero en su caso con unas cintas de casettes, propiedad de Almallah. En la casa de Leganés la Policía recuperó unas cintas con unas anotaciones manuscritas cuya caligrafía corresponde al sirio. Yo tengo muchas cintas y cedés, tanto de contenido religioso como porno. Me gusta mucho coleccionar dijo. Admitió conocer a Jamal Zougam (procesado como autor material) y, de hecho, relató que fue a su tienda de Lavapiés (desde el distrito madrileño de San Blas) para comprar un cargador de móvil por recomendación de Zeimi Pardo (procesado en la operación Nova) y Basel Ghalhyoun. A diferencia de Respuesta: Él lo intentaba, no sólo conmigo, sino también con Basel Ghalyoun Pregunta: ¿Utilizaba el ordenador de Basel Ghalyoun? La noche de la matanza Respuesta: Sólo lo utilizaba él. Era muy egoísta Pregunta: ¿Cuándo y por qué se afilió al Partido Socialista Obrero Español? Simples excursiones Respuesta: Me afilié después de los atentados por consejo del presidente de los Hermanos Musulmanes. Mi familia es socialista desde hace 30 años y desde 1999 siempre he dado mi voto a los socialistas Pregunta: ¿Por qué hay quien dice que quería atentar contra las Torres KIO Respuesta: Lo dice mi ex novia, por venganza Tengo muchas cintas y cedés, tanto de contenido religioso como porno. Me gusta mucho coleccionar aseguró Mouhannad Almallah lo que declaró ante el juez, ayer negó haber escuchado a este último hablar de armas, pistolas, cuchillos o explosivos Agregó que el ordenador de Ghalyoun era el único en el piso de Virgen del Coro y que sólo lo utilizaba él. Era muy egoísta explicó. La existencia de este aparato en la causa es vital, por cuanto la fiscal considera que era utilizado por los procesados y suicidas para visionar imágenes de la yihad. Respecto al resto de los acu- Germán Yanke CIRCUNLOQUIOS oco a poco se va viendo la quiebra de tanta declaración exculpatoria, de tanto aparente despistado sentado en el banquillo sin saber nada, sin haber estado siquiera en los lu- P gares citados, sin conocer a nadie con un ápice de inclinación a la violencia. Poco a poco se va dando cuenta de las contradicciones y de los absurdos, de la magia contra la ciencia (Ghalyoun y Bouchar no entendían ayer como su ADN estaba en Leganés si nunca estuvieron allí) de lo poco que valen las valoraciones contradictorias de los personajes. Anteayer, según Ghalyoun, El Tucenino sólo quería robar bancos; ayer, según Almallah, quería convencerle de que se fuera a combatir a Irak y según el Morabit era un radical no violento. El Morabit dice que es pacífico pero sólo es un tipo que no se altera, que no es lo mismo. Como no se alteró cuando se detuvo en Italia a El Egipcio por su delación. Cada uno dice lo que le conviene pero no a todos conviene lo mismo y vamos, poco a poco, separando la impostura de las pruebas. El presidente del Tribunal- -confirmado ya por el Supremo como presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia- -pide que se eviten los circunloquios. Pero los circunloquios se usan para dar rodeos y no decir las cosas claramente, que es lo que se trata de evitar, cada vez con menos fuerza, en las declaraciones de acusados como autores intelectuales y materiales. Ha hecho bien Mariano Rajoy en recordar a las víctimas aunque sea exagerado decir que nadie las cita. La preocupación del Tribunal por ellas va más allá de lo habitual en los juicios. Dicen en el PP que Rajoy ha pedido prudencia a los suyos en las manifestaciones, algunas sorprendentes, sobre la vista. Y él añade, refiriéndose a los jueces: Ojalá acierten Si no es un circunloquio, por breve, es un salto acrobático, por si acaso.