Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20- -2- -2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 79 acontecimientos y se autodestierra uniéndose al Conde de Barcelona en el exilio. Al poco tiempo es nombrado jefe de la Secretaría Política de Don Juan, cargo en el que permanecerá hasta 1947. Ésa es la época de mayor influencia de Eugenio en el campo monárquico. En sintonía con José María Gil- Robles suscita una política de independencia y firmeza ante el Régimen de Madrid: en 1943 se da a conocer el manifiesto de Lausanne y el escrito de los Procuradores, que se traduce en numerosos confinamientos de destacados personajes monárquicos. También se empieza a nombrar representantes del Rey en España y se constituyen el Consejo Privado de la Corona y el Consejo Acción Monárquica. El año 1946 los Reyes se trasladan a Estoril como una medida de presión ante el Gobierno español y para facilitar la comunicación con el país, y allí se publican las Bases de Estoril, catálogo ideológico de la monarquía por restaurar. Al año siguiente tiene lugar el referéndum para la Ley de Sucesión y como consecuencia el controvertido Manifiesto de Estoril y las declaraciones de Don Juan a The Observer diseñadas para recordar, a las potencias vencedoras en la Segunda Guerra Mundial, la solución monárquica e impedir la entrega de España al aliado Stalin. tada la salud, es consciente de que su política es contestada por importantes personalidades españolas, que prefieren una postura menos enérgica, por lo que tras serena meditación el 23 de Septiembre de 1947 presenta su renuncia a la Secretaría Política. Don Juan contesta a su carta de dimisión, con otra caríñosísima en la que le dice: Has postergado durante tanto tiempo y en forma verdaderamente inhumana todos tus intereses personales y tus deberes fami- Eugenio, quetienequebran- liares y tras confirmarle que le tiene un enorme aprecio y agradecimiento por su lealtad sin límites concluye que ya que ha decidido retirarse por ahora de la política activa le pide sea el preceptor del Príncipe. No hay hoy en España quien haya acumulado con su trabajo, un caudal de doctrina sana monárquica, como tú, y tengo un deber en procurar que ese tesoro no se pierda para España y la Monarquía Eugenio se instala en Friburgo, ciudad del centro escogido para el Príncipe de Asturias, y el heredero vive con él y recibe clases de español e historia para completar las enseñanzas del colegio. Los fines de semana ambos viajan a Lausanne para visitar a la Reina Victoria. El verano siguiente tiene lugar la entrevista en pleno mar Cantábrico entre el Conde de Barcelona y el General Franco, que va a modificar la educación programada para Don Juanito. En octubre, discípulo y maestro regresan desde Friburgo a Estoril y Vegas se despide del Príncipe con estas palabras: Si alguien se atreviera a decir a V A. que le he abandonado, sepa que no es verdad. No han querido que yo siguiera a su lado y me tengo que resignar. Que Dios le bendiga y que rece alguna vez por mí, desea y le pide su fiel servidor, que le quiere con toda el alma La vida política de Eugenio termina en esa fecha; tiempo después regresó a España y cuando conoció el movimiento de La Cité Catholique, renovó la lucha de toda su vida pero concretándola al campo doctrinal. Verbo es la publicación que contempló esa su última etapa y las tertulias vespertinas de Gurtubay 5, la tribuna apasionada donde los jóvenes acudíamos para conocer las razones de la Monarquía y los principios del Derecho Público Cristiano. En Eugenio, la dureza diamantina en las ideas se enlazaba con un corazón abierto: santo Tomás en los principios y san Francisco con las personas, así fue Vegas Latapié. Un Rey en escena El teatro Lara de Madrid acogió hace cincuenta años el estreno de ¿Dónde vas, Alfonso XII? una obra teatral de Juan Ignacio Luca de Tena, que puso en escena episodios fundamentales de la Historia española JULIO BRAVO MADRID. Quienes esperen asistir esta noche al estreno de una comedia política o proselitista, se equivocan de medio a medio Así comenzaba Juan Ignacio Luca de Tena la antecrítica de su obra ¿Dónde vas, Alfonso XII? estrenada el 20 de febrero de 1957- -hoy hace cincuenta años- -en el teatro Lara de Madrid. Estampas románticas divididas en dos actos, inspiradas en la leyenda y en la historia subtitulaba la obra el autor, que procuró ser fiel a los hechos Era una época fructífera para nuestro teatro; la temporada se había abierto con el estreno de Hoy es fiesta de Buero Vallejo, y también verían la luz en esas fechas obras como Los pobrecitos de Alfonso Paso, o Una muchachita de Valladolid de Joaquín Calvo Sotelo. ¿Dónde vas, Alfonso XII? -frase tomada de un romance popular- -arranca en París, el 25 de junio de 1870, la fecha en la que Isabel II abdicó en favor de su hijo, y concluye en Madrid, en 1878, con la muerte de la Reina Mercedes, primera esposa de Alfonso XII. A través de dichas estampas Luca de Tena narraba la Restauración de la Monarquía tras el fracaso de la primera república, y el enamoramiento y matrimonio del Rey con su prima Mercedes de Orleáns. La comedia- -es- Jorge Vico y Luchi Soto, en una escena de la obra cribió Antonio Díaz Cañabate en Semana -está bien construida. Equilibrado lo accesorio con lo principal. Lo accesorio es importante, y llamo accesoria a la parte política, tan trascendental como la abdicación de Isabel II y la elevación al trono de su hijo. Y es necesario porque lo principal es el idilio regio. Éste es el que centra la obra. Éste es el que difunde la emoción Conrado Blanco era entonces el empresario del teatro Lara- -conocido en Madrid como la bombonera Éste puso la puesta en escena en manos de Roberto Carpio, que contó con un reparto en el que el joven Jorge Vico, miembro de una de las más ilustres sagas de la es- ABC cena española, encarnó a Alfonso XII. Otra insigne actriz, Lola Membrives, dio vida a Isabel II, y también figuraban en el elenco Luchi Soto (Infanta Mercedes) Pastora Imperio (en un pequeño papel de gitana que interpretó, según escribió Nicolás González Ruiz en el diario Ya, con un garbo y una eficacia extraordinaria Ricardo Canales (Duque de Sesto) Francisco Pierrá (Cánovas del Castillo) Casi dos años más tarde, el 26 de septiembre de 1959, se estrenaba la secuela de la obra, ¿Dónde vas, triste de ti? que protagonizó José María Rodero. Las dos obras fueron llevadas al cine, con Vicente Parra como principal protagonista.