Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MADRID www. abc. es madrid MARTES 20- -2- -2007 ABC Un argelino mata a su ex pareja por celos y otra mujer muere atropellada por su acosador Ambas habían denunciado s Uno de los agresores se intentó suicidar y el otro huyó MADRID. Dos mujeres murieron ayer asesinadas en la región. La primera fue acuchillada hasta la muerte por su ex pareja, con quien había tenido tres hijos. Los celos enfermizos de él tuvieron la culpa. Es el primer caso de violencia doméstica en la región en lo que va de año. La otra mujer muerta fue atropellada tres o cuatro veces por un vecino que la venía acosando desde hacía tiempo porque quería mantener relaciones con ella. Sabíamos que Gina iba a acabar mal, pero no de este modo... Ese comentario corría ayer de boca en boca entre los vecinos del inmueble de la mujer asesinada por su ex pareja en el domicilio que un día compartieron, en la calle de Carabelos, 25, en San Fermín (Usera) Las peleas entre la pareja formada por la nicaragüense Gina Monserrat Pérez Bustos, de 34 años, y su ex compañero, natural de Argelia, Mustafá Saij, de 36, eran continuas desde que llegaron al citado piso con sus hijos de 10 y 9 años: el menor, de 5, fue el que nació ahí. Quizá por ello, y por los malos tratos a los que era sometida la víctima, la convivencia se truncó hace varios años. La situación llegó a tal punto, que hace tres años- con la Policía en la casa, un día sí y otro también y con los pequeños sufriendo las consecuencias, que la Comunidad de Madrid retiró la tutela de los tres pequeños a su progenitora, ante el clima de violencia existente en el seno familiar. Desde entonces, permanecían en un centro de protección, al que acudía a visitarles la fallecida. Con la separación (nunca se casaron legalmente) las malas relaciones entre la ex pare- M. J. ÁLVAREZ C. HIDALGO Un problema tras otro ja persistieron. Él iba a la casa y ella no le abría, porque le pegaba. Yo le he visto romper la puerta para entrar dice un residente. Otros achacan el origen de los problemas en que ella abusaba del alcohol y era frecuente verla ebria en los bares de la zona, e incluso cuando aún tenía a los niños. Por eso discutían y le quitaron a sus hijos indicó María. Gina, a pesar de todo, era atractiva y se cuidaba y arreglaba bastante. Por eso no le faltaban nunca invitaciones ni compañía masculina. Algunos, incluso, dan a entender, que se prostituía. Últimamente tenía una pareja nueva, un joven español, con el que vivía desde hacía un año, aseguró José, otro vecino del edificio, donde mañana se cumplen ocho años de una explosión provocada que destrozó 40 viviendas e hirió a 38 personas. Pero, ayer, sobre las once de la mañana, Mustafá se dirigió al tercer piso, letra B, de Carabelos. Iba a terminar con la situación. Lo tenía decidido. Tocó a la puerta. Entró al inmueble, cogió un cuchillo de cocina y se lo clavó a Gina, al menos, en seis ocasiones. A continuación, el agresor intentó quitarse la vida, autolesionándose con la misma arma homicida. Hasta el lugar acudieron sanitarios del Samur y del Summa. El mensaje que recibieron era: Dos heridos por arma blanca muy graves En la cocina, en parada cardiorrespiratoria se encontraba Gina. Tenía varias heridas incisas en el tórax y una en el lado izquierdo del cuello. A pesar de los intentos de reanimación, tuvieron que certificar el fallecimiento, informó Emergencias 112. Mejor suerte corrió el agresor, a pesar de las cuchilladas que él mismo se hizo. La trayectoria de una de ellas iba de lado a la- Los servicios funerarios trasladan en cadáver de Gina Montserrat al Anatómico Forense do del cuello, aunque no le afectó la carótida; además, tenía otras dos en el hemitórax. Fue trasladado hasta el Doce de Octubre, donde quedó ingresado en estado crítico, indicó Emergencias Madrid. Se temía por su vida al comienzo, si bien después, los pronósticos eran algo más halagüeños, e incluso se le tomó declaración. En el piso hallaron dos cuchillos utilizados en las agresiones. Los celos son el móvil que barajan los investigadores para explicar lo sucedido. Tenía interpuestas varias denuncias contra su ex pareja. E, incluso, le impusieron a Mustafá una orden de alejamiento que ya no estaba en vigor, indicaron fuentes del caso. A 60 kilómetros de allí, en Orusco de Tajuña, Carmen Gonzalo, española de 45 años, falleció ayer a manos de un vecino que, desde hacía tiempo, la acosaba para que mantuviera relaciones con él. La mujer se negaba a ello, y ayer acabó atropellada hasta cuatro veces por el hombre al que había denunciado en reiteradas ocasiones. Tenían pendiente un juicio de faltas. Los hechos ocurrieron en torno a las 16.50, cuando la fallecida, Menchu, se dirigía con un carrito, cerca de la iglesia del pueblo, al local donde impartía clases de manualidades a la asociación de mujeres. Muy cerca de allí es donde tiene su tienda Alejandro Martínez, de 42 años, su presunto asesino. El hombre se percató de su presencia y, tal y como había intentado en alguna ocasión anterior, se subió a su furgoneta Peugeot blanca, la misma que utilizaba para traer el género que compraba en Mercamadrid, para arrollar a la mujer. Le atropelló, y, una vez en el suelo, pasó por encima varias veces. Luego, Alejandro Martínez tomó la carretera de Arganda del Rey para dirigirse hacia la capital. La Guardia Civil le busca. El Summa no pudo más que certificar el óbito, indicó Emergencias 112. La historia de Menchu y Alejandro es la de dos vecinos del pueblo de toda la vida que mantenían cierta amistad, incluso con sus respectivos cónyuges. Sin embargo, la situación comenzó a cambiar cuando Alejandro, apodado El Montanche empezó a acosar a Menchu, a la que, pese a estar ambos casados, pretendía. La mujer no hacía caso a sus insinuaciones. Pero El Montanche se obcecó tanto, que llegó a intentar agredir con su vehículo Mataré a Gina y luego me mataré yo avisó el homicida a su tío Como una crónica de una muerte anunciada. Así actuó ayer Mustafá Saij, de 36 años y origen argelino. Voy a matar a Gina, y luego me mataré yo Fue el escueto, pero rotundo mensaje, que habría dicho ayer por la mañana el homicida a un tío suyo. Éste, al tanto de las malas relaciones que mantenían ambos, y, temiéndose lo peor, comunicó los hechos al 112. Y, por si no fuera suficiente, se presentó en el domicilio, aunque, por desgracia, no pudo evitar la tragedia. Él le pegaba a ella, pero ella no era manca tampoco y la Policía venía un día sí y otro también ahora que el no estaba según los vecinos. En Orusco de Tajuña La tutela de los hijos de la pareja de inmigrantes, de 10, 9 y 5 años, la tenía la Comunidad de Madrid desde hacía tres, por la violencia familiar