Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20- -2- -2007 Primera víctima en el Gobierno colombiano de la conexión política- paramilitares María Consuelo Araújo, ministra de Asuntos Exteriores 31 La peor jugada de Mahmud Abbás Hamás ya no podrá ser acusado ni de monopolizar el poder ni de rechazar compartirlo L. L. C. JERUSALÉN. La idea de celebrar la cumbre tripartita habida ayer en Jerusalén se incubó durante la última visita, a mediados de enero, de Condoleezza Rice a la región, cuando el proyecto se vislumbró directamente vinculado a la iniciativa de la ministra de Exteriores israelí, Tzipi Livni, de proporcionar un horizonte político al presidente palestino, Mahmud Abbás. La intención era muy clara: poner en escena una distinción entre Al Fatal y Hamás, entre los moderados y los extremistas, entre Abbás y el tándem Ismail Haniye- Jaled Meshal, capaz de convencer a los palestinos de lo bueno que podía ser para ellos distanciarse de los islamistas y abrazar a las fuerzas del rais una vez bendecidas convenientemente entre flashes y promesas por la comunidad internacional. Pero el 8 de febrero, la firma del acuerdo de La Meca diluía las líneas entre unos y otros. Mahmud Abbás, en un paso adelante que uno de sus propios asesores ha atribuido a las presiones del anfitrión rey de Arabia Saudí- nos dijeron que teníamos sólo dos horas para cerrar un pacto... y que no aceptarían excusas -sellaba un trato que era una completa victoria de Hamás. Abbás fue a La Meca a intentar fatahizar a Hamás, y ac abó hamasizándose a sí mismo escribía ayer el diario Jerusalem Post Y ayer empezó a pagar el precio, encontrándose de frente con la negativa de Israel- -dice Ehud Olmert que también la de Estados Unidos- -a colaborar con el Gobierno que va a constituir en coalición con los islamistas en el marco de una reunión que, hace un mes, iba a ser la del impulso al futuro Estado palestino. No creo que tengamos mucho espacio de maniobra confesaba ayer el negociador de mayor confianza de Abu Mazen en vista del fracaso de la cita. Y no es sólo que el acuerdo de La Meca no implica el reconocimiento del Estado de Israel por parte del futuro Gobierno palestino- -la palabra Israel ni se menciona- ni que no haya renuncia explícita Florentino Portero SIN RUMBO EN PALESTINA eníamos un guión: la Hoja de Ruta avalada por rusos, norteamericanos, europeos y la propia ONU. Siguiendo sus distintas fases íbamos a llegar a la creación de un estado palestino en paz con Israel. Para poder establecer un diálogo diplomático había que legitimar a los dirigentes, de ahí la exigencia de comicios libres en Palestina. En primera instancia fue elegido como presidente un moderado, Abbás, pero en las elecciones generales los palestinos decidieron castigar a Al Fatah por su escandalosa corrupción e incompetencia y votaron a Hamás. Los islamistas proclaman su voluntad de acabar con Israel e imponer la ley coránica en toda Palestina. En ese preciso momento la Hoja de Ruta se deshizo en pedazos. Sin plan de paz dejó de llegar dinero a las instituciones palestinas y se desató un conflicto de baja intensidad entre milicias nacionalistas e islamistas, que ha hecho aún más difícil la vida en estas poblaciones. Los saudíes han logrado un alto el fuego y un acuerdo para establecer un gobierno de concentración nacional. ¿Es eso posible? Tan posible como poco probable. Los intereses de Hamás y de Al Fatah son incompatibles y no se puede ser optimista en el medio plazo. Hamás sigue ganando simpatías entre la población y trabaja pensando en el resultado de las próximas elecciones. Rice, como Albright hace ocho años, está empleando todos los medios a su disposición para recomponer el mapa político y reactivar la Hoja de Ruta En Israel son muy escépticos sobre las posibilidades de éxito. En Palestina es difícil imaginar un ápice de optimismo. Pero ella sí cree que hay espacio para la diplomacia y que tiene una oportunidad de éxito en los próximos meses. Si Rice fracasa tendremos que reconocer definitivamente que la Hoja de Ruta es historia, que no tenemos ningún plan y que necesitamos urgentemente otro sobre bases nuevas. T Soldados israelíes discutían ayer con los colonos en la ciudad cisjordana de Hebrón a la violencia- -tampoco se hace referencia a fin alguno de los ataques al exterior, sólo entre los palestinos- Ni que el compromiso de cumplir los acuerdos anteriores suscritos entre la OLP y las autoridades judías se haya quedado en una ambigua fórmula de llamamiento a respetarlos Es también que la dirección del Ejecutivo ha quedado en manos de Hamás, cuando los islamistas habían aceptado semanas atrás cederla a un independiente, que el nombramiento clave del ministro de Interior responsable de las Fuerzas de Seguridad será elegido por Hamás, y que las carteras igualmente determinantes de Finanzas y Exteriores trabajarán bajo el control de Ismail Haniye. Que el acuerdo no toca el Consejo Legislativo Palestino dominado por Hamás, lo que significa que el Gobierno de unidad estará permanentemente condicionado a que sus políticas sean aprobadas por los islamistas. Abbás no ha hecho un buen trato. Al aliarse con Hamás por escrito, Hamás ya no podrá ser acusado de monopolizar el poder ni de rechazar compartirlo con las otras facciones y si la comunidad in- AFP La presión saudí ternacional no acepta la coalición ni levanta el embargo, Hamás ya no será el único responsable de la miseria en Gaza. Hamás no tiene nada que perder, Mahmud Abbás ha empezado a perder ya. El acuerdo palestino de La Meca no reconocía a Israel como Estado ni renunciaba a la violencia