Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL www. abc. es internacional MARTES 20- -2- -2007 ABC Condoleezza Rice, secretaria de Estado de EE. UU. con el presidente palestino, Mahmud Abbás (a la derecha) y el primer ministro israelí, Ehud Olmert, ayer en Jerusalén AFP La cumbre de Jerusalén se cierra sin ningún avance en el proceso de paz El primer ministro israelí continuará en contacto con Mahmud Abbás, pero no con el nuevo Gobierno palestino LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Hacía casi cuatro años que no se celebraba una reunión entre el primer ministro israelí y el presidente palestino con la mediación cara a cara de Estados Unidos. Era ayer la décima visita a Jerusalén de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, desde que tomó posesión del cargo. El encuentro duró dos horas y el resultado fue resumido después por la diplomática en una comparecencia- -en la que no aceptó contestar preguntas- -de sólo noventa segundos. Lo justo para contar que Ehud Olmert y el rais Mahmud Abbás han quedado en volver a verse, que los tres creen en la solución de dos Estados, y que también coinciden en que el palestino, todavía por crear, no puede nacer de la violencia y el terror Ni una sola novedad, ni un progreso en la reactivación de la hoja de ruta que era, al fin y al cabo, la iniciativa norteamericana que hace un mes inspiró esta cumbre anunciada a bombo y platillo, y que ayer concluyó dejando un amargo sabor a fracaso. El presidente y el primer ministro acordaron que volverán a reunirse pronto. Ellos reiteraron que desean la participación de Estados Unidos para facilitar los esfuerzos y superar obstáculos, obtener apoyo regional e internacional y progresar hacia la paz. En este sentido espero regresar pronto a la región Fue el anuncio de mayor calado que acertó a exponer la mandataria estadounidense en su comparecencia. Un logro mediocre, alejado incluso de las últimas perspectivas a la baja expresadas horas antes por la propia Rice en una entrevista con el diario Haaretz de Tel Aviv, en la que aseguraba que se daría por contenta sólo con poder hacer arrancar en esta visita el proceso de paz. No fue posible. La firma, el pasado 8 de febrero en La Meca, del acuerdo interpalestino para la formación- -ya en curso- -de un Gobierno de coalición entre Al Fatah y Hamás y las declaraciones el día anterior de Ehud Olmert explicando, sin dar opción a segundas interpretaciones, que Israel no va a colaborar con ese Ejecutivo futuro porque no cumple las exigencias del Cuartero, y que Estados Unidos comparte idéntica postura, hacían caer en picado las expectativas sobre esta reunión aún antes de que diera comienzo. En el lado palestino, el negociador de cabecera de Mahmud Abbás, Saeb Erekat, no se llamaba a engaños, y reconocía que, una vez de la mano de Hamás, no creo que tengamos mucho espacio de maniobra en alusión a las posibilidades del presidente de satisfacer las condiciones que se le exigen. A través de un comunicado de treinta líneas, Olmert relataba ayer que fue este asunto el que ocupó toda la primera fase del encuentro tripartito, antes de que a él se sumaran los ministros hebreos de Exteriores y Defensa, y el viceprimer ministro, Simon Peres. En este tramo, daba a conocer el mandatario, dejó claro con la mayor simplicidad y sencillez posible que a Israel no le va a valer por parte de los palestinos cualquier clase de declaración vacía, sino el cumplimiento de todos los acuerdos (firmados por la OLP) el reconocimiento del derecho a existir del Estado de Israel como Estado judío y, por supuesto, un absoluto fin del terrorismo en todas sus expresiones, incluido el lanzamiento de cohetes Kassam Además, está claro que todos los demás compromisos, incluida la liberación inmediata del soldado Gilad Shalit (capturado por tres milicias palestinas, entre ellas Hamás) debe ser puesta en práctica añadía. El primer ministro hebreo concluía indicando que su Gobierno no va a cooperar (ni con el Ejecutivo palestino de coalición, ni con sus ministros y que ha decidido que el único canal posible es el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbás, quien ha sido directamente elegido por el pueblo y cuya autoridad, en consecuencia, no se deriva de ese acuerdo. No vale cualquier declaración Buenos propósitos ABC. es Vídeo y galería de imágenes sobre el encuentro tripartito en www. abc. es internacional