Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lunes 19 de Febrero de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.305. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno LA COLONIA e encaraman las casas de tal manera a los montes que, si no fuera por los cuadrados oscuros de las ventanas, se diría que la colonia es pura roca. En lo alto, como alpinistas que hubieran coronado la cima, queda el verdor de los árboles que aún no han sido talados, colonizada su tierra con una estrategia que es idéntica a la del lirio de agua del embalse que da de beber a esta ciudad de México, y en cuya superficie medra el lirio con tal profusión que se posan de pie las garzas en el agua. Se construye la casa en un terreno que ni siquiera es propio, como hace la semilla cuando germina, que no se pregunta de quién es la tierra, y luego otra casa y otro bloque y otra ventana y otro depósito de agua para que caiga el agua con la fuerza de la lluvia, hasta que desaparece el monte y todo es bloque gris, y gris el alma de los que allí habitan. Salieron de esas aldeas a las que se llega a caballo, sorteando árboles caídos, pero aquí las casas están pintadas con el amarillo luminoso de la savia de los cardos y, bajo las ventanas, en toda suerte de recipientes, florecen buganvillas rojas, fucsias, naranjas, que se alimentan con el sol del día y de las paredes. Y esta belleza es la riqueza del pobre. Pero el campo es una tierra en la que no se recolectan votos y el campesino, abandonado a su suerte, deja su maizal y su casa y su escuelita y se marcha a la ciudad donde, con bloque gris, aumenta la colonia en la que florece la droga, la suciedad y el crimen. No hay que ser muy observador para darse cuenta de que este lodo suburbano y grisáceo, que es puro desarraigo, sepultará un día las grandes ciudades del mundo. S Una mujer muestra en Río de Janeiro la página de un diario que publica la foto del niño asesinado y debajo las de sus verdugos AFP Los carnavales más tristes La violenta muerte de un niño de 6 años, que quedó enganchado al cinturón del coche cuando unos bandidos lo robaron y fue arrastrado a lo largo de siete kilómetros, ha conmocionado a la sociedad brasileña, que clama justicia VERÓNICA GOYZUETA l eufórico carnaval brasileño comenzó este año más triste. La violenta muerte de João Helio Fernandes, un niño de seis años que fue arrastrado por sus verdugos durante casi siete kilómetros, dejando el rastro de su sangre a lo largo de cuatro barrios de Río de Janeiro, enlutó al país. A diez días de la tragedia se espera que João Helio reciba homenajes en los principales desfiles de la escuela de samba, en Río, São Paulo y Bahia, como ya ocurrió la semana pasada en el estadio Maracaná, cuando 50.000 hinchas guardaron un minuto de silencio en su recuerdo. João Helio acababa de salir con su madre, Rosa Cristina Fernandes, y su hermana Aline, de 14 años, de la iglesia que frecuentaban cada semana para ir a cenar con su padre cuando en medio del camino fueron detenidos por un grupo de bandidos, algunos de ellos menores de edad, que les exigieron que salieran del vehículo. La acción fue tan rápida que los bandidos arrancaron con João enganchado al cinturón de seguridad y lo arrastraron sobre el asfalto, en velocidad de fuga, durante 15 minutos. Quedó irreconocible. Las diferentes versiones periodísticas coincidieron en que transeúntes y un motociclista avisaron a los bandidos de que arrastraban al niño, pero nada los detuvo, lo que causó más espanto aún en la sociedad brasileña, que clama justicia y exige la pena máxima. Son innumerables las manifestaciones en las calles, en las iglesias y en programas de televisión, que piden un basta a la violencia que se impone con acciones cada vez más crueles de jóvenes bandidos. Quería que su muerte no fuese en vano y que todo lo que está ocurriendo sirva para marcar un cambio en nuestro país. Las personas no pueden sufrir como estamos sufriendo afirmó lloroso el padre de João, Elson Vieites, en El Fantástico el programa televisivo de mayor audiencia. La muerte de João Helio está siendo la gota que colmó el vaso en una sociedad que sufre una fuerte violencia urbana, principalmente en Río de Janeiro, donde el Gobierno tuvo que enviar tropas federales para controlar las oleadas de asaltos y asesinatos que repuntaron a finales de 2006. La presión para disminuir la edad penal- -18 años en la actualidad, a los 16 años- abrió una gran polémica que alcanzó a los gobernadores, a la presidenta de la Corte Suprema, Ellen Gracie, y al mismo presidente Lula da Silva. El Congreso llegó a votar esta semana cuatro proyectos de ley, entre ellos uno que duplica la pena a delincuentes que incluyan a menores de edad en sus bandas. E