Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 TELEVISIÓNyRADIO www. abc. es televisionyradio LUNES 19- -2- -2007 ABC SINCOPADO Fernando Pérez HABLAMOS L a tele mató a Manolete. Existe desde los tiempos del disco de Nipkow una documentada y extendida teoría patafísica que señala, aunque esté feo, a la televisión como la responsable de todos los males occidentales (nuestros) y accidentales (los demás) La deuda del tercer mundo, la carrera nuclear, el calentamiento global, esa canción de Bisbal, el fútbol de los equipos de Capello... todo es cosa del maléfico y mefítico humo que se escapa por el tubo catódico o de esa dudosa materia gaseosa llamada plasma. Como consumidor compulsivo consumido por la mediocridad, he de reconocer, saqueando a Alberti, que yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos Hay que tener poca vista para convertirse en apologista de la pequeña pantalla, pero sí que habría que admitir que, si nunca fue íntegra, al menos era, a su manera, integradora. No me refiero a esa excesiva postal eurovisiva de la familia Alcántara unida en su sofá de sky carcomido, pero hasta hace bien poco, cuando no sabíamos de qué hablar y el tiempo no daba pie, siempre nos quedaba la tele, el ¿viste anoche... Ahora, consumir televisión se ha convertido, más que nunca, en un estúpido ejercicio de soledad. Estuvo bien Anatomía de Grey ayer, ¿verdad? No sé, la sigo por cable Pues yo me he bajado la temporada entera y la veo en el móvil Fin de la conversación. Parece que va a llover... Carmen Caffarel, con los alumnos de cuarto curso de Publicidad, los mismos que dejó en abril de 2004 (cuando cursaban primero de carrera) para incorporarse a la dirección general de RTVE La nueva vida de Caffarel Cuatro semanas después de su salida de Prado del Rey, la que fuera directora general del Ente ha recuperado su cátedra universitaria y repasa sin melancolía los tres años más controvertidos en la historia de la radiotelevisión pública POR SARA CAMPELO MADRID. Universidad Juan Carlos I, Campus de Fuenlabrada. A un mes y 24 kilómetros de distancia de su flamante despacho de Prado del Rey, Carmen Caffarel ha retomado la labor docente al frente de la cátedra de Comunicación Audiovisual. No hay coche oficial en la puerta de casa, ya no tiene escolta ni llena su agenda de actos oficiales: Caffarel ha recuperado su vida cotidiana después de casi tres años al frente de RTVE. He cambiado la adrenalina y el estrés de mi anterior puesto por la tranquilidad: mis hijos están como locos, ya no tengo que hacer la compra los domingos por internet y puedo leer algo que no sean informes kilométricos. He recuperado mi gran afición, cocinar, y hasta me he apuntado al gimnasio. Ahora disfruto más de los contenidos televisivos, me pongo frente a la pantalla sin estar pendiente de los fallos, de lo que emiten las privadas. He recuperado el gusto por ver televisión Veinte meses al frente de la radiotelevisión pública han nutrido a esta mujer de experiencias que esperan ser contadas, una inquietud que Caffarel malgasta con cuentagotas en este encuentro y prefiere recopilar en sendos libros de memorias sobre su paso por RTVE. Creo que todo lo que he vivido en los últimos años es perfectamente trasladable a papel para que sea una experiencia compartida a través de los libros de texto. Me he dado prisa, ya tengo el primer volumen en la editorial y ahora estoy escribiendo el segundo En abril de 2004, esta catedrática natural de Barcelona heredó de Zapatero un Ente público con una deuda de 6.500 millones de euros y el compromiso de comandar una de las etapas más controvertidas de RTVE (ERE, audiencias a la mínima, externalización... Volvería a decirle sí a Zapatero sólo si se diesen las mismas condiciones adversas. Llegué a esta casa para abordar el saneamiento y consciente de todas las dificultades que me iba a encontrar: soy de retos Libro de memorias Al llegar a RTVE decidí cercenar mi espontaneidad natural, porque cuando la usaba me machacaban Lleva dos décadas forjando a periodistas- más de 17.000, recuerda -un sector con el que, desde la dirección general de RTVE, no ha comulgado lo que esperaba. Siempre he sido muy próxima y cercana a la gente, pero al poco de llegar decidí cercenar mi espontaneidad natural al descubrir que cada vez que hacía uso de ella los medios me machacaban Consciente del cambio que ha supuesto en su persona el paso por Prado del Rey, Caffarel confiesa haber aprendido del cargo aún a costa de su propia ingenuidad: Al principio pensé que me iban a dar los cien días de gracia, pero me equivoqué: a los tres días de estar en RTVE fui juzgada con gran dureza, me llegaron a acusar de comisaria política Mira al pasado más reciente sin rencor al ser consciente de que las críticas iban parejas al cargo: No cuesta nada meterse con el servicio público: es un frente fácil para todos, pero no me lo tomo como algo personal Curtida en las Comisiones de Control Parlamentario más agrias que se recuerdan, Caffarel se lamenta de que se siga viendo al director general como un miembro del Gobierno. Siempre fui independiente Las críticas de audiencias se convirtieron en una espinita para la académica, que se justifica aludiendo que a su llegada los presupuestos estaban gastados, no había que poner y no teníamos dinero. Me he ido dejando a TVE- 1 en el segundo puesto del ránking y ya no se habla de la manipulación en informativos. Quizá me lo han reconocido pocos explícitamente, pero ya no forma parte del debate de la opinión pública