Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19- -2- -2007 MADRID 51 A falta de una rampa de acceso y descenso, la abuela empuja como puede el carrito de su nieto para salir del vehículo van más seguros en los brazos de sus padres. Además, en cuanto suben, suelen dejarles un asiento asegura. No siempre responde Beatriz, otra viajera que aplaude la medida y que entra en la conversación. Mi niño- -dice Beatriz- -tiene ya más de dos años. Siempre que tenía que coger el autobús, lo cargaba en brazos porque esto de llevar los carritos desplegados no se había autorizado. Me parece una idea fenomenal ¡Lástima que no la hayan aprobado antes! Ahora, mi niño ya anda y no quiere cochecito lograr entrar, un joven está sentado en la zona reservada para las sillas de ruedas y no hay quien le mueva de ahí. No se da por aludido o no sabe que está ocupando una zona reservada. El autobús se va llenando y el espacio vital de Pablo se va reduciendo. El conductor de este vehículo ya nos ha comentado que, a su juicio, los bebés Los pasajeros del 115 no paran de mirar el carrito de Pablo. Parecen extrañados. Pasan con cuidado por su lado para no darle. Otros le esquivan como mejor pueden. Es que abultan mucho se escucha a lo lejos. El conductor tiene una preocupación: ¿De quién es la responsabilidad si le pasa algo al bebé? Él cree que suya no, pero lo duda. dad de éste y de los daños que la silla pueda ocasionar Ya, ¿pero qué pasa si hay un frenazo? ¿o un giro brusco? La familia puede haber asegurado el carrito pero si, por cualquier circunstancia, se cae o se echa alguien encima, lo mismo me piden responsabilidades a mí se lamenta el conductor. Son cosas de la empresa. Nosotros cumplimos las órdenes que nos dan. Cualquier día, va a subir la gente en patines El acceso de los niños de hasta tres años en sus carritos o sillitas desplegadas en los autobuses se permitió a principios de enero sólo en los autobuses de la EMT. La luz verde se dio a través de un comunicado interno de la empresa a sus trabajadores. No gustó mucho, especialmente al colectivo de conductores que puso el grito en el cielo porque no se les eximía claramente de cualquier responsabilidad en caso de accidente con el cochecito del niño. Hubo muchas protestas. Desde UGT se denunciaban unas prisas innecesarias con esta medida sin consultar a los trabajadores. Desde el Ejecutivo regional se recordaba que, en diciembre de 2006, el Consejo de Gobierno aprobó un proyecto para modificar el Reglamento de Viajeros de la EMT y Autobuses Interurbanos, texto que se envió al Consejo de Estado para que emita un informe no vinculante. Dicho informe no se ha comunicado a la Comunidad de Madrid. Sin informe del Consejo de Estado, Esperanza Aguirre anunciaba a principios de este mes que la autorización para subir carritos desplegados se extendía a todo el Consorcio Regional de Transportes y, para ello, se publicó en el Boletín Oficial de la Comunidad del 9 de febrero, una resolución con todos los pormenores. El secretario de Transportes de UGT- Madrid, Antonio Oviedo, denuncia que el 80 por ciento de los autobuses no reúnen unas condiciones mínimas tales como rampas de acceso, autobús de pasillo ancho, cinturón de seguridad o garantías para que el carrito o la silla de ruedas no se mueva debido a un suelo deslizante. Al margen de trifulcas político- administrativas, lo cierto es que Ina ya puede subir al autobús con su nieto Pablo dentro del cochecito desplegado. Le han quitado, y nunca mejor dicho, un peso de encima. Condiciones Las instrucciones que se han dado desde el Consorcio Regional de Transportes establecen que la persona adulta que acompañe al niño es la única responsable del cumplimiento de las condiciones de seguri- Abultan mucho UGT- Madrid denuncia que el 80 por ciento de los autobuses no reúnen unos mínimos de seguridad Echan en falta, por ejemplo, rampas de acceso, un pasillo más amplio y cinturones de seguridad Comunicado interno Seguridad y garantías La autorización de carritos desplegados, una necesidad cada vez más sentida y demandada Resulta notorio que la accesibilidad de las sillas de bebés es una necesidad cada vez más sentida y demandada por la colectividad, que debe ser atendida Así reza en la resolución del director gerente del Consorcio Regional de Transportes de Madrid, publicada en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid el 9 de febrero. Los redactores de la resolución, consciente de que se está a la espera de un informe del Consejo de Estado sobre la autorización o no de desplegar carritos de bebé en el autobús, entienden que, mientras tanto, parece necesario garantizar a la ciudadanía el acceso a los autobuses con carritos de bebé desplegados con las condiciones necesarias Así, se establecen las condiciones que han de observar los usuarios que viajan con niños en coches, sillas o carritos abiertos en los servicios de transporte público de viajeros en autobús, tanto urbano como interurbano. Se autoriza, por ejemplo, el acceso de los niños de hasta tres años en las sillas desplegadas a los autobuses que dispongan de los lugares habilitados para sillas de ruedas siempre que vayan sujetos con el correspondiente cinturón o arnés de sujeción Los cochecitos se colocarán en la plataforma central, en el lugar ya habilitado para sillas de ruedas, en posición longitudinal y de forma que el niño quede situado en sentido contrario a la marcha. Han de estar activados los dispositivos de frenado de las ruedas y sin dificultar el tránsito de los demás pasajeros. No se permite el acceso al autobús con coches, sillas o carritos dobles, ya sean de tipo tándem o en paralelo.