Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 MADRID LUNES 19 s 2 s 2007 ABC La remodelación de los locales ha sido clave para no tener que cerrar tiendas en Barajas Los quioscos, uno de los negocios más afectados Las tiendas del antiguo Barajas pierden un 40 de clientes Los negocios de las terminales 1, 2 y 3 se han resentido con la apertura de la T 4, aunque con las nuevas low- cost han reflotado JOSÉ M. CAMARERO MADRID. La puesta en marcha de la T 4, hace un año, estremecía a comercios y restaurantes de las antiguas terminales (T 1, T 2 y T 3) caída de las ventas, cierre de establecimientos, crisis... Y en parte, esas previsiones se han cumplido, aunque en menor grado de lo que esperaban. Las ventas de estos locales comerciales han caído aproximadamente un 40 de media, según la mayor parte de los comerciantes. El traslado de Iberia a la nueva terminal conllevó la desaparición de los miles de usuarios que viajan con esta compañía. De hecho, algunas tiendas han echado el cierre en el antiguo Barajas y se han trasladado a la nueva terminal. Todos, tiendas de periódicos, restaurantes, bancos, oficinas de alquiler de vehículos y farmacias, se han resentido, porque incluso algunas tiendas han reducido a la mitad su facturación, aunque, por ahora, se impone la esperanza. El golpe podría haber sido peor, según comentan. Ésa es la idea en la que coinciden ahora la mayor parte de empleados y propietarios de establecimientos de las antiguas terminales, a pesar de esta reducción de las ventas. Aunque nadie se atreve a dar cifras concretas, lo cierto es que la huida de empresas hacia la flamante terminal nadie la puede esconder. Evidentemente, hemos bajados las ventas, porque hay menos viajeros. Eso nadie lo puede negar comenta Rosa, la empleada de una de las farmacias situadas en la T 2. Pero seguimos abiertos apostilla. Y es que, muy pocos son los casos en los que se han cerrado establecimientos definitivamente. Algunos se están remodelando. Muestra de ello es el aspecto que define algunas zonas de la T 1 o la T 2: cierres echados, luces apagadas y, en parte, un panorama que recuerda más a una zona abandonada que a un aeropuerto. Al principio, muchos turistas nos preguntan que qué pasa aquí señalan Marina y Eva, dos camareras de uno de los restaurantes del Bulevar de Barajas la zona de restauración de la segunda terminal. Aunque, en parte, los negocios se han resentido, las épocas de bonanza (verano o fin de año) han compensado la caída del resto del año. Ahora es un mes muy malo para las ventas porque acaban de pasar las Navidades recuerda Gregorio, dependiente de una tienda de periódicos. Sin embargo, en meses como julio o diciembre, la actividad ha sido frenética recuerda. Algunos comerciantes ya han asumido que antes, cuando sólo existían estas tres terminales, las ventas eran demasiado grandes: No éramos conscientes, en parte, del negocio que teníamos entre manos; facturábamos más que una tienda de un gran centro comercial y, claro, esa situación se debía a una disfunción del aeropuerto explica. En efecto, esa disfunción de la que habla Gregorio fue la que llevó al Ministerio de Fomento a plantearse la construcción de la cuarta terminal, ante la saturación de Barajas. Negocios a salvo Pocos cierres No éramos conscientes del gran negocio que teníamos entre manos asegura una comerciante Las esperanzas están puestas ahora en la remodelación de las antiguas terminales, que costará 35 millones Ahora, más optimistas El ambiente que se respira en estas terminales no es tan negativo como el que muchos preveían a ABC hace un año. Entonces, se escuchaba de todo: Tendremos que cerrar aseguraban unos; habrá que despedir a gente afirmaban otros. Pero, salvo casos excepcionales, la actividad se ha mantenido, porque Barajas sigue existiendo en estas terminales a donde llegan muchos vuelos explica Raúl, uno de los encargados de plastificar las maletas como medida de seguridad. En las antiguas terminales de Barajas no ha decaído la actividad, a pesar del recorte de vuelos. Más de 18 millones de pasajeros han pasado por este recinto durante los últimos do- ce meses, según fuentes de AENA. Si bien es cierto que sólo por la T 4 han pasado más de 28 millones, tanto la T 1 como la T 2 y la T 3 se han ido adaptando, poco a poco, a la nueva realidad. Todavía se mantienen allí los vuelos de dos grandes compañías españolas, Spanair y Air- Europa. Pero, sobretodo, tal y como reconocen comerciantes y trabajadores del aeropuerto, ha sido el desembarco de nuevas compañías aéreas