Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 s 2 s 2007 INTERNACIONAL 35 Venezuela: socialismo con hielo Chávez pretende imponer su particular visión del marxismo en el país más consumista de Iberoamérica, que con tozudez se niega a aceptar las propuestas económicas que defiende el mandatario POR MANUEL M. CASCANTE ENVIADO ESPECIAL CARACAS. La realidad es terca, incluso para Hugo Chávez. La pretensión del presidente de convertir la República Bolivariana en el último paraíso socialista choca con la evidencia: el país es el más consumista de Iberoamérica, hasta el punto de que Venezuela encabeza el consumo per cápita de whisky escocés en el mundo, y la tendencia va en aumento: en 2005 la venta de destilado de maltas creció un 55 por ciento respecto al año anterior. El proyecto de Chávez se encaminaría hacia el totalitarismo militarista, antes que hacia el socialismo y al sistema cubano señala Ismael Pérez Vigil, presidente ejecutivo de Conindustria (que agrupa al 90 por ciento del volumen del sector industrial) Desde su victoria electoral en las presidenciales de diciembre último, Chávez amenaza directamente a las empresas para desarrollar un socialismo sui géneris y acabar con las élites económicas. El Gobierno ha declarado que no va a estimular la propiedad privada, mientras que incitará a la clase obrera para que asuma su papel en el proceso histórico Como indica un directivo de la banca internacional en Caracas, el Estado no tiene capacidad de gestión para todo lo que quiere hacer Pérez Vigil (que recuerda que desde 1998 han cerrado el 40 por ciento de las industrias) no cree que el mandatario pueda cumplir sus objetivos, pues hoy los ingresos fiscales de la industria superan a los ingresos petroleros. Pero, por el camino, puede terminar con las empresas: la incipiente paralización de importaciones mediante el control de cambios podría hacer que colapse la cadena productiva Tampoco las rentas petroleras son una panacea inagotable. Alberto Quirós Corradi, ex presidente de Shell y de varias filiales de Petróleos de Venezuela S. A. (Pdvsa) destaca el cambio de cultura operativa en esa empresa pública: Ya no se consideran criterios de rentabilidad y eficacia, sino que se emplea como un mecanismo para la aplicación directa de políticas sociales, lo que conlleva un déficit crónico de flujo de caja. Esto ha llevado a una caída de la producción, por ineficacia Quirós considera imposible el plan gubernamental de producir 5 millones de barriles diarios de crudo en 2012. El despido de 20.000 técnicos de Pdvsa, tras la huelga petrolera de 2002, dejó a la firma sin especialistas, los más capacitados del mundo para el tratamiento de petróleo pesado. Pronto encontraron acomodo en México, Fuga de especialistas Canadá o España (donde hoy trabajan cerca de un centenar) La situación ha llevado a un aumento de accidentes en los yacimientos, a que se paralicen las plantas de conversión profunda y a la importación de componentes para el refinado de gasolinas. El exceso de liquidez, por el alto precio del petróleo, provoca inflación e incrementa las importaciones. Durante los años noventa, Venezuela importaba una media de 10.000 millones de dólares anuales. En 2005 la cifra se eleva a 24.000 millones, para alcanzar los 31.000 millones en 2006. La venta de vehículos en el último año creció de 200.000 a 300.000. Este flujo de capitales ha creado una nueva clase social, la boliburguesía una plutocracia que ha crecido gracias a los negocios del Estado. Los nuevos ricos son los funcionarios y miembros de las fuerzas armadas- -estamentos que en el actual régimen cívico- militar venezolano a menudo se confunden- quienes ahora presumen de piso a estrenar y lujosos vehículos todoterreno. Y, con ellos, la corrupción, que el politólogo Wladimir Pérez Parra, en una publicación de la Red de Naciones Unidas para las Finanzas y la Administración Pública, constata como una conducta estandarizada en los ocho años de régimen revolucionario. Para la percepción popular, sólo Haití supera a Venezuela en este rubro, según estudios de Transparencia Internacional. Los datos reales se desconocen, pero, según Mercedes de Freitas, presidenta de la sección local de Transparencia Internacional, Venezuela es uno de los países con más riesgo de corrupción en América, pues no hay un marco legal al respecto y se mueve mucho dinero fuera de control Ésto nunca se denuncia, y cuando se hace, nada sucede: de 647 casos denunciados en 2005, el 68 por ciento fueron exonerados y en otro 20 por ciento no se pudo continuar con la investigación. La información casi siempre es reservada sólo el 17 por ciento de las contrataciones del Estado se hacen públicas; de ellas, el 95 por ciento son por adjudicación directa. Corrupción endémica El flujo de capitales ha creado una nueva plutocracia que ha crecido gracias a los negocios de Estado Azúcar amargo Gustavo Coronel, antiguo directivo de Pdvsa y miembro de Transparencia Internacional, detalla en el estudio Corrupción, administración deficiente y abuso de poder en la Venezuela de Hugo Chávez cómo la consolidación del poder del Gobierno revolucionario y el populismo político, diseñados para acumular el favor del pueblo en vez de promover la creación de riquezas, han contribuido a hacer del chavismo un régimen hipercorrupto Como ejemplos señala las operaciones de instituciones financieras estatales, fuera de todo control, y el manejo de los fondos nacionales sin rendición de cuentas; así, en el uso de la reserva petrolera como herramienta de diplomacia. Uno de los pocos casos de corrupción conocido y sancionados le surgió a Chávez en su propia casa: Sabaneta de Barinas. Allí, la construcción del Complejo Agroindustrial Azucarero Ezequiel Zamora -el ingenio más moderno de América del Sur -dio lugar a una malversación de fondos por cobro de comisiones y traspaso presupuestario para solventar las deudas contraídas por el 62 Regimiento de Ingenieros (encargado de la construcción de esa industria) Un ex ministro de Agricultura y varios oficiales fueron condenados por ello.