Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL LUNES 19 s 2 s 2007 ABC Alberto Sotillo Irán insiste, al filo del ultimátum, en continuar con su programa nuclear Teherán reconoce una mayor voluntad negociadora en Occidente s Los Guardianes de la Revolución lanzan sus segundas maniobras militares en un mes ABC TEHERÁN. Sólo faltan dos días para que se cumpla el plazo impuesto a Teherán por Naciones Unidas en diciembre- -60 días- -para que cierre su programa nuclear. Pero Irán parece aún muy lejos de darle cumplimiento, y en una nueva vuelta de tuerca a la crisis por el enriquecimiento de uranio, los responsables iraníes dejaban ayer bien claro que Irán no aceptará suspender su enriquecimiento de uranio Así lo decía el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Mohamad Alí Hosseini, según la agencia oficial Irna. La cuestión sobre la suspensión del enriquecimiento pertenece al pasado y no tiene justificaciones legales ni lógicas. Es inaceptable reafirmó Hosseini. Pero a la vez, el portavoz iraní confirmó que siguen en pie los contactos con el Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Javier Solana, para alcanzar una solución a la crisis. Hosseini insistió después en que Alí Lariyani- -encargado de la cuestión nuclear iraní- -ya dijo en la conferencia de Múnich que el enriquecimiento a un nivel de 4 podría ser un buen punto de partida para las negociaciones. Por eso, las conversaciones proseguirán En la conferencia de Múnich sobre seguridad celebrada el pasado fin de semana, Lariyani destacó que su país está dispuesto a limitar el enriquecimiento de uranio a menos de un 4 para ofrecer garantías a las grandes potencias de que el programa nuclear no se desviará a fines militares El enriquecimiento de uranio sirve para fabricar el combustible que requieren las centrales nucleares civiles si el proceso se limita a un nivel inferior al 5 Para fabricar un arma atómica, se precisa un enriquecimiento al 90 Asimismo el portavoz de Exteriores afirmó que Irán veía en Occidente una mayor voluntad para resolver el contencioso nuclear. Según se desprende de sus palabras, Teherán habría detectado esta nueva actitud en las entrevistas de Lariyani con el director general de la Agencia Internacional de la Energía Atómica, Mohamed El Baradei, con el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Frank- Walter Steinmeier, y con el propio Solana. El gobierno iraní reafirmó también su disposición a negociar. Acogeremos con agrado y estudiaremos cualquier plan o propuesta que preserve el derecho de Irán a acceder a tecnología nuclear pacífica aseguró el portavoz, que también aprovechó para confirmar la visita de diez líderes religiosos estadounidenses a Irán. Los invitados son líderes religiosos, y también hay un grupo de pacifistas estadounidenses Todos ellos se entrevistarán con el presidente Mahmud Ahmadineyad cuando viaje a Nueva York. Por otra parte, los Guardianes de la Revolución Islámica, cuerpo militar de élite leal al régimen chií, iniciarán hoy lunes unas maniobras terrestres en 16 de las 30 provincias del país. Los ejercicios Eqtidar (Poderío) cuyo objetivo declarado es mantener la preparación defensiva de las fuerzas militares durarán tres días y en ellas participarán más de 60.000 hombres. Las maniobras se desarrollarán en tres fases en las que tomarán parte fuerzas de infantería y unidades mecanizadas del Ejército de tierra de los Guardianes. Las últimas maniobras en las que tomaron parte estos cuerpos de élite tuvieron lugar a principios de mes. Estas maniobras se producen mientras aumenta la tensión entre Irán y Estados Unidos por las actividades nucleares iraníes, y por las acusaciones de Washington a Teherán de suministrar armas a los insurgentes en Irak. GUERRAS POSMODERNAS as guerras al viejo estilo, tal y como han sido conocidas desde Napoleón a Hitler, las guerras industriales ya no existen. Así lo sostiene el general Rupert Smith en su libro La utilidad de la fuerza en el que da a entender que Occidente ha perdido todas las caóticas contiendas en las que se ha enzarzado tras la caída de la URSS. Veterano de Bosnia, Kosovo y Oriente Próximo, el general explica que las antiguas guerras industriales eran enfrentamientos entre grandes Estados que disputaban el poder y una concepción del mundo sobre un campo de batalla. Hoy, las contiendas ya no se libran ante ejércitos, sino ante pueblos sin Estado. Guerras en las que de nada sirve hacer un inmenso despliegue de medios, si no se cuenta con una estrategia y unos objetivos políticos claramente definidos. El general no va mucho más allá de la constatación de que las nuevas contiendas ya no se pueden combatir según las enseñanzas de Wellington, Patton o el general Grant. Pero no es poco que ya plantee la necesidad de aprender de todas nuestras últimas derrotas. En Irak hubo un espectacular despliegue militar, pero fue escandalosa la imprevisión política. Propaganda mucha; análisis, ninguno. En las caóticas guerras posmodernas es mucho más importante la planificación política que la militar. Pero sucede que, tras la exhibición de fuerza, se deja que sean los militares quienes improvisen una inexistente estrategia política para la que, además, no han sido preparados. Primera lección. No es que las nuevas fuerzas armadas deban ser una ONG, pero sí tendrían que ser formadas en las tareas relativas a la construcción del Estado tan esenciales como la del combate puro y duro. Lo que no impide que sea una irresponsabilidad dejar esa tarea sólo en manos militares. Segunda lección. En las nuevas guerras no hay que vencer a poderosos ejércitos. La clave de la victoria más bien está en remediar el caos político. Y ésta no puede ser una tarea sólo militar. Hoy más que nunca la responsabilidad de la derrota o la victoria depende del conocimiento del terreno y de un análisis político sin prejuicios. Maniobras militares L Un punto de partida AP Mueren ocho soldados de EE. UU. en Afganistán al estrellarse su helicóptero Al menos ocho soldados estadounidenses murieron y otros 14 resultaron heridos tras estrellarse ayer un helicóptero de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad al este de Afganistán debido a un fallo en el motor según fuentes militares. Un comunicado del Ejército estadounidense señala que se debió a una inexplicable y repentina pérdida del control del aparato En la fotografía, un vehículo militar vigila los restos.