Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 s 2 s 2007 ESPAÑA 27 Edurne Uriarte Más de 1.500 detenidos por vender droga en zonas de ocio y entornos escolares ABC MADRID. Las Fuerzas de Seguridad detuvieron el pasado año a 1.539 personas por tráfico de drogas a pequeña escala en zonas de ocio y en los entornos de los centros escolares- -1.332 y 207 detenciones, respectivamente- -y desmantelaron 476 puntos de venta de drogas. Estos fueron algunos de los resultados que arrojó el Plan Estratégico de Respuesta Policial al Tráfico Minorista y Consumo de Drogas en centros escolares y sus entornos, y en zonas de ocio, que se puso en marcha en enero de 2006, a través de cinco fases. Además, y según datos de Interior, se produjeron 43.065 denuncias por tenencia y consumo de estupefacientes y se intervinieron 192 kilogramos de hachís, 24,3 kilogramos de cocaína, 33,2 kilogramos de marihuana, 9.792 unidades de éxtasis, más de 3.000 unidades de psicofármacos y 1,4 kilogramos de heroína. Cerca de los centros educativos se desactivaron 104 puntos de venta, se practicaron 5.569 decomisos y se levantaron 5.309 denuncias por tenencia y consumo de droga, además de incautarse de 183 gramos de heroína, 2,2 kilos de cocaína, 19 de hachís, 4,2 de marihuana, 69 gramos de speed 312 unidades de éxtasis y 367 de psicofármacos. Para Interior, estas cifras permiten afirmar que durante 2006 fue descendiendo el número de puntos de venta de droga, lo que ha provocado la práctica desaparición del tráfico de drogas en los centros de Educación Primaria y una tendencia descendente en los que imparten la Educación Secundaria. EL NEGOCIO DE LOS DERECHOS echa la ley, hecha la trampa. Y hecho el derecho, hecho el abuso. O el negocio, que es de lo que se trata casi siempre. Como el caso de la miss metida a revolucionaria de cutre concursos que se ha propuesto demandar a los organizadores de Miss Cantabria. La han echado por ser madre. Y ella cree que este certamen de la prehistoria debe adaptarse a las reglas del siglo XXI. El esperpento está servido. Un concurso de la pre- era de la igualdad es demandado por discriminar a las mujeres. Algo así como el director de una película de cine porno demandado por el actor que se ha sentido retratado como un hombre objeto. Si el desatino prospera, y cualquier cosa es posible, imagino a nuestra heroína animando a seguir su ejemplo al 99 por cien de españolas discriminadas por gordas, por viejas o por feas. Un abogado estadounidense llamado Philip K. Howard escribió un fascinante libro dedicado precisamente a este problema, el abuso de los derechos (The Lost Art of Drawing the Line) En esto, como en todo, los americanos han sido pioneros y nos han ofrecido algunos de los más asombrosos ejemplos de la jeta infinita aplicada a la reclamación de derechos. El caso más fascinante del libro es del ladrón de un banco que demandó a la cajera a la que había atracado a punta de pistola por difamación. Ella testificó que le había amenazado con disparar, y no era cierto, pues sólo pretendía llevarse el dinero. Los españoles también nos hemos modernizado y estamos en disposición de ofrecer ejemplos dignos de figurar en la siguiente edición ampliada de Howard. Por ejemplo, el de la joven vasca que demandó al Departamento de Educación porque en el modelo A (en español) en el que ella había realizado los estudios secundarios no logró un buen nivel de euskera. La juez desestimó la demanda, supongo que ante la imposibilidad de hacer justicia de verdad condenando a la demandante a permanecer un año arrodillada ante la pared con orejas de burro. Hay un evidente trasfondo político en este último caso. En los demás, como en el de miss Cantabria, publicidad, negocio, y, sobre todo, descarado maltrato de los derechos. H