Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19- -2- -2007 El Gobierno financia con 1,6 millones de euros a entidades islámicas Mariano Fernández Bermejo, ministro de Justicia 11 París adelanta que sólo será testigo en el proyecto de eurorregión Los ataques etarras echan del País Vasco francés al maestro de cocineros Ducasse J. P. QUIÑONERO PARÍS. En el País Vasco francés algunos importantes inversores privados se alejan prudentemente, mientras que el Estado rechaza por completo las tentativas de cooperación transfonteriza entre el gobierno autónomo vasco español, la región de Aquitania y el Consejo general del departamento de los Pirineos Atlánticos. El último caso de personalidad famosa que hace las maletas es Alain Ducasse, quizá el más internacional de los grandes cocineros franceses, con restaurantes de lujo en París, Montecarlo, Nueva York y Tokio. Su relativamente modesto restaurante de Bidarray ha sido víctima de atentados de diversa naturaleza desde hace varios años. Ducasse, que es propietario del Luis XV de Montecarlo, siempre había aspirado a instalar un restaurante de gran lujo en el País vasco francés, quizá en Biarritz. Tras la sucesión de bombas en las inmediaciones de su casa de Bidarray ha decidido vender. Y marcharse. Desde París, la situación vasco- francesa se sigue con discretísima cautela, pero mano de hierro. El gobierno autónomo vasco español había conseguido negociar con el Consejo general del departamento de los Pirineos Atlánticos y la región de Aquitania el protocolo de un gran proyecto de eurorregión que debiera firmarse finalmente al próximo día uno de marzo, en San Sebastián. Desde París, prefectos y autoridades locales y regionales han recibido una doctrina clara, simple y brutal: el Estado francés no participará de ninguna manera en tal proyecto. Prefectos y autoridades regionales podrán asistir como testigos a los proyectos de cooperación transfronteriza. Pero no tendrán medios ni autoridad para realizar ningún tipo de proyecto concreto. Comentario del diario Le Journal du Pays Basque París ha vaciado de contenido concreto el proyecto de cooperación transfronteriza y eurorregión En el terreno estrictamente político, PNV EA y Batasuna in, tentan promover en Francia el viejísimo proyecto de creación de un departamento vascofrancés, que ya había prometido François Mitterrand, en 1981. En vano. Ninguna fuerza política nacional apoya tales proyectos. Incluso las fuerzas políticas vasco francesas contemplan con reservas los intentos de Batasuna de exportar a Francia un proyecto autonómico local, que nadie apoya, tampoco. En Francia nadie se cree esa historia. ALAIN DUCASSEsCHEF DE COCINA CREADOR DE SABORES COCINERO DEL MUNDO, Dirige más de 26 restaurantes repartidos por todo el mundo, desde París y Mónaco a Nueva York, Tokio o Isla Mauricio s Acumula 14 estrellas Michelin POR CARLOS MARIBONA Ostapé, el hotel- restaurante de Alain Ducasse en Bidarry, no era más que una pequeña pieza en el imperio empresarial de uno de los más grandes cocineros franceses. Su grupo facturó 93 millones de euros en 2005 y dio empleo a 1.200 personas. Considerado por la revista Forbes como uno de los cien personajes más influyentes del mundo, dirige más de 26 restaurantes repartidos por todo el mundo, desde París y Mónaco a Nueva York, Tokio o Isla Mauricio. Para ello duerme cinco horas diarias y da la vuelta al planeta seis veces al año. Nacido hace cincuenta años en una humilde familia campesina de Las Landas, Ducasse es un autodidacta con una carrera fulgurante, desde su primer trabajo con 16 años en un restaurante de carretera hasta las 14 estrellas Michelin que ha llegado a acumular. Discípulo aventajado de dos chefs míticos, Chapel y Guérard, aprendió de ellos el respeto máximo por el producto y por los puntos de cocción y la obsesión por la dieta mediterránea, de la que es el gran abanderado. Principios fundamentales en su cocina que ha sabido complementar con una filosofía particular: adaptarse siempre al lugar en el que se instala. Cada restaurante es distinto a los demás, aunque todos tienen en común el estilo personal de su creador. No puede estar al frente de todas las cocinas, pero las Una vieja idea AP dirige como si fuera un director de orquesta. Y lo hace gracias a su capacidad para formar equipos, cualidad que le diferencia de tantos cocineros celosos de sus secretos. Más de mil discípulos repartidos por el mundo dan fe de su capacidad formativa. No todo ha sido fácil. En 1998 se convirtió en el primer chef con seis estrellas, pero sus apariciones televisivas, sus promociones de productos y sus muchos restaurantes le crearon problemas con la Michelin, que le quitó galardones al considerar que no dedicada suficiente tiempo a los fogones. Ahora tiene tres estrellas en dos de sus restaurantes, enclavados en hoteles de lujo: el Luis XV en el Hotel de París, de Mó, naco, donde logró su prestigio internacional, y en el hotel Plaza Athenee, de París. En 2006 acumuló tres más en Nueva York, también en un lujoso hotel, el Essex House, pero cerró el restaurante por desavenencias con los propietarios. Ya se apresta a abrir en el suntuoso hotel St Regis, donde nadie duda que recuperará las estrellas para seguir siendo el único cocinero del mundo con tres restaurantes triestrellados