Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 18- -2- -2007 DEPORTES www. abc. es deportes Real Madrid Betis 95 ¡Y Ronaldo los mete a pares! Nuevo ejercicio de masoquismo del Madrid, que tampoco pudo con el Betis y acabó abroncado ENRIQUE ORTEGO MADRID. Sin novedad en el frente. La noticia en el Bernabéu es que no hay noticia. O lo que es lo mismo, que el Real Madrid dejó escapar otros dos puntos y volvió a mostrar todas sus carencias futbolísticas, que realmente se resumen en dos: no tiene juego y no tiene gol. La segunda es consecuencia directa de la primera. Nadie puede negar que el equipo lucha, corre- -sin orden ni sentido- lo intenta hasta extenuación, pero no da más de sí. Es lo que hay. Anoche un Betis bien armadito atrás, pero con poca profundidad y ambición, le volvió a dejar en evidencia. Y si hubiera apurado en la segunda parte y arriesgado un poco más cuando los blancos entraron en estado de crispación provocado por los silbidos de su propio público, podía incluso haber ganado el partido, aunque también perderlo. ¡Ver en la misma tarde un partido del Bayern Múnich y otro del Real Madrid es un verdadero ejercicio de masoquismo! Lo del martes puede ser tremendo. Los alemanes, por la televisión, sumaron su séptima derrota en la Bundesliga y despertaron los síntomas más profundos sobre el fenómeno de la 0 0 Real Madrid (4- 4- 2) Casillas; Sergio Ramos (Marcelo, m. 74) Helguera, Cannavaro, Torres; Beckham, Emerson, Gago (Raúl, m. 46) Robinho (Reyes, m. 62) Guti y Van Nistelrooy. Betis (4- 2- 3- 1) Doblas; Ilic (Isidoro, m. 86) Melli, Nano, F. Vega; Miguel Ángel, Juande; Pancrate, Capi (Rivera, m. 46) Fernando; y Sobis (Robert, m. 64) Árbitro: Muñiz Fernández. Mostró tarjeta amarilla a Juande, Sobis, Nano, Gago, Sergio Ramos, Helguera, Isidoro, Guti y Van Nistelrooy. Expulsó a Beckham en el último minuto de la prolongación por una entrada por detrás. Melli salta por encima de Raúl siesta que el ser humano puede tener dentro de su cuerpo. Los madridistas, que ya saltaron al césped del Bernabéu con siete derrotas ligueras a cuestas, acrecentaron las ganas de irse rápido del estadio, antes de que de un bostezo se te salieran las amígdalas. Y mientras, Ronaldo estrenaba su titularidad con el Milán con dos golitos, el pase de otro, amén de un remate al larguero y otro junto a un poste con el portero engañado por su finta justo en el contrario. Sí, puede ser ventajista acordarse ahora de Ronaldo, pero era una situación que podía suceder y que el Real Madrid no supo evitar. Lo más normal es que el equipo continuara jugando tan rematadamente mal como lo venía haciendo desde principios de temporada y que sus ocasiones de gol se siguieran contando con los dedos de una mano en el mejor de los casos, y IGNACIO GIL Raúl, en el banquillo entonces siempre hubiera venido bien tener a Ronaldo presente o cerca para que te echara una mano. Ayer, la sorpresa de Capello fue la suplencia de Raúl. Se supone que para reservarle para el martes contra el Bayern. Guti fue el segundo punta, Gago y Emerson, escalonados, repitieron en la zona de organización y dio una nueva oportunidad al díscolo Robinho, a quien tuvo que acabar quitando por- que está absolutamente atocinado. La peor noticia para el Madrid es que Gago, en lugar de darle un poco de fútbol a su equipo, se ha contagiado de la dinámica del grupo y se pierde en carreras constantes y en desmarques que no le conducen a nada. Emerson, por delante de él, fracasó otra vez. La solución tras el descanso fue dar entrada a Raúl primero y a Reyes después. De nada valió. Capello alejó a Guti de la línea del último pase colocándole por detrás de Emerson y renunció a la banda derecha porque Beckham se metía en el centro continuamente. Mejoró el Betis en la segunda parte, cuando se convenció de que no era peor que su rival. Trianguló más el balón y llegaba a la puerta de Casillas en acciones trenzadas, todo lo contrario que el Madrid, que también llegaba a la de Doblas, pero en jugadas directas o a balón parado. El Bernabéu volvió a sacar los pañuelos a un cuarto de hora del final y tras una triple parada de Casillas en una misma jugada. Emerson volvía a ser el centro de todas las miradas y el desquiciamiento general del equipo se radiografiaba en la postrera acción de Beckham, que le costó una justa expulsión.