Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 MADRID DOMINGO 18 s 2 s 2007 ABC Si no nos dan una ayuda, volveremos a Villaconejos La esposa de Javier Bernuy, El Calvo pide que alguien le dé solución a su falta de vivienda tras quemársela los vecinos del pueblo. Si no, volverán al pueblo. Los imputados niegan los hechos ante el juez POR CARLOS HIDALGO FOTOS: JAIME GARCÍA MADRID. Villaconejos no quiere saber nada de El Calvo Quizá en sus corrillos de solana en la plaza mencionen el apodo de Francisco Bernuy, pero nunca de puertas para afuera. Al menos, así es como se muestra ante los medios de comunicación que aún, con más o menos frecuencia, se trasladan a este pequeño pueblo de 3.400 habitantes para tomarle el pulso a su recuerdo. A la memoria del final de año más convulso que se recuerda en la localidad, el de 2006. La casa que habitaban El Calvo y su familia ya no echa humo, aunque sus paredes color hollín son testigos impenitentes de lo que allí ocurrió el 31 de diciembre. Esa tarde en la que medio millar de vecinos le prendieron fuego a la finca, hartos, dicen, de las fechorías de El Calvo en los cinco o seis años que llevaba en el pueblo. Fuenteovejuna llamaron muchos a lo que entonces ocurrió. Porque todos en el pueblo se autoinculpan, incluso quienes no estuvieron allí. Sin embargo, lo que son las cosas, la aproximadamente docena de personas que han pasado, en calidad de imputadas, por el juzgado de instrucción número 1 de Aranjuez poco o nada parecen saber de lo que allí ocurrió esa jornada. Están negando ante el juez su participación. Básicamente, lo que aducen es que no estuvieron allí el día de los hechos, y otros que sólo miraban lo que pasaba indicaron fuentes del caso. Antes de que pasaran los imputados ante el juez, lo hicieron los bomberos y agentes de la Guardia Civil que acudieron a casa de El Calvo además de su esposa y los familiares de ésta, quienes estaban dentro de la vivienda en el momento del incendio intencionado. Yo misma reconocí a más de 10 vecinos, hombres, que entraron en mi casa relata Rosa Vilches, esposa de El Calvo Rompieron las puertas, las ventanas, con piedras y con palos- -prosigue- Cogieron una bombona de butano y la usaron para romper los cristales Sobre la posibilidad de que ella, El Calvo y sus tres hijos regresen a Villaconejos, explica: Yo no quiero volver, pero, si no me dan alguna ayuda, un lugar donde vivir, volveremos al pueblo. Estoy pagando el préstamo de mi casa, un abogado y manteniendo a tres niños Rosa, desde el piso de su hermana en Villaverde, donde se ha ido a vivir con sus hijos, afirma que su único sustento es la pensión que percibe, puesto que no trabaja. A mis hijos les han quitado media vida. Acostumbrados a vivir en el campo, y, de golpe y porrazo, esto Javi- -así es como llama a su marido- -se lo deja todo a la justicia, pero él lo único que quiere es salir cuanto antes de la cárcel Recluida en Villaverde El Consistorio luce aún una pancarta que recuerda los hechos del pasado fin de año Y dice que lo hará este mes o quizá el que viene. A causa de los destrozos provocados el 30 de diciembre en el bar Cachete, le revocaron la libertad condicional que tenía por una detención ilegal a una vecina del pueblo. Ahora, ya ha cumplido por un delito de atentado contra la autoridad, pues disparó contra la Guardia Civil de Chinchón el día que le detuvieron. La libertad condicional le fue retirada, pero el asunto está recurrido en la Audiencia. Son optimistas y creen que la justicia les dará la razón. Además, Bernuy cuenta con una orden de alejamiento de 500 metros de Villaconejos, La defensa de Bernuy tiene previsto solicitar por los hechos la imputación del alcalde del pueblo, Lope de Benavente La familia política de El Calvo que se encontraba en el interior de la vivienda cuando fue quemada por los vecinos