Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ESPAÑA Educación DOMINGO 18 s 2 s 2007 ABC La ministra de la Vivienda acude al Consejo de Universidades para informar de pisos Doce universidades refuerzan la para alumnos M. A. MADRID. La ministra de la Vivienda, María Antonia Trujillo, acudirá el próximo martes al Consejo de Coordinación Universitaria para informar a los rectores y a los representantes de la comunidades autónomas del plan de alquilar de viviendas para universitarios a bajo precio. El proyecto prevé la construcción de hasta 10.000 apartamentos de entre 30 y 35 metros cuadrados, que contarán con servicios comunes y cuyo alquiler oscilará entre 100 y 200 euros mensuales. El tiempo máximo de alquiler será de cinco años puesto que los pisos- -que se alzarán en los propios campus o en terrenos aledaños- -están concebidos como una solución transitoria mientras se cursa la correspondiente carrera. Además, las previsiones apuntan a que cada uno sea ocupado por una persona. Por otra parte, las Comisiones académica y de Coordinación el Consejo, máximo órgano de consulta y asesoramiento del Gobierno para enseñanza superior, continuarán con el análisis y debate de las propuestas del Ministerio de Educación sobre la reestructuración de los estudios universitarios para adaptarlos a las exigencias del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) Como informó ABC el Consejo acaba de recibir la propuesta de que los nuevos estudios tengan 60 créditos de materias básicas, así como el listado de cada una de ellas en las cinco áreas de conocimiento (Artes y Humanidades, Ciencias, Ciencias de la Salud, Sociales y Jurídicas, Arquitectura e Ingenierías) España aspira a liderar los estudios de Periodismo en Europa gracias a Bolonia enseñanza del ciberperiodismo ante la transformación de la comunicación social por la irrupción de las nuevas tecnologías JOAN CARLES VALERO BARCELONA. Las universidades españolas aspiran a liderar los estudios de Periodismo en el sur de Europa, principalmente Portugal e Italia, a partir de las oportunidades que ofrece la reforma de Bolonia y el establecimiento del Espacio Europeo de Educación Superior. Una experiencia docente de más de 30 años, la buena sintonía investigadora con Iberoamérica y la mayor producción bibliográfica, por detrás de Brasil, compensan la exigua publicación académica en lengua inglesa y refuerzan la oportunidad de liderazgo de las universidades de nuestro país. El actual momento histórico de transformación del periodismo se antoja una oportunidad para más de 50 profesores de una docena de universidades españolas públicas y privadas (La Laguna- Tenerife, Abat Oliba CEU, País Vasco, Complutense, Carlos III, CEU San Pablo, Málaga, San Jorge de Zaragoza, Navarra, Vic, Rey Juan Carlos y la Autónoma de Barcelona) que han participado en Barcelona en la primera jornada sobre Ciberperiodismo, docencia e investigación La existencia de redes de investigadores españoles supone otra ventaja puesta de relieve en la jornada, en la que también han participado periodistas, doctorados y empresas. Entre las debilidades, destaca el irrelevante papel de los periodistas frente a los informáticos e ingenieros en telecomunicaciones, que son los creadores de los interfaces o comunicación entre humanos e ingenios electrónicos. Los docentes coincidieron en que una mayor interdisciplinariedad y profundizar el diálogo con los tecnólogos sin caer en el determinismo, permitiría facilitar la investigación aplicada a la industria con la docencia como trasfondo. Esta circunstancia obliga a los académicos españoles a enseñar con la tecnología como herramienta transversal, y no limitarse a impartir una asignatura de tecnología. Tras esta labor evangelizadora la convergencia de medios (texto, hipertexto, video, audio, etcétera) y otros artilugios como los buscadores, obliga a la unificación de los estudios de Periodismo y Comunicación Audiovisual como primer paso de confluencia del mundo académico con el real. Más que una época de cambios, los expertos en ciberperiodismo consideran que vivimos un cambio de épocas. Aseguran que nos encontramos ante un paradigma similar al que supuso la invención del alfabeto o la irrupción de la imprenta. Todos los medios de comunicación tratan, gestionan y acumulan información en formato digital, lo que permitiría una gestión del conocimiento interactiva, es decir, horizontal, más humana y participativa, en definitiva, más democrática. Pero, estas posibilidades chocan con las tradiciones egocéntricas de la formación y de la propia organización universitaria y de las empresas. La solución está en Aristóteles: desaprender lo aprendido. La reflexión académica sobre el ciberperiodismo parte de la consideración de esta actividad como uno de los elementos claves en la potenciación de la inteligencia colectiva y de la consecuente recomposición de la esfera pública según el catedrático de la UAB, Juan Manuel Pérez Tornero. Una esfera donde la vinculación del periodismo con el nuevo humanismo plural proporcione elementos de avance hacia la democracia participativa. Bolonia, una oportunidad para actualizar los planes de estudio Los expertos rechazan el modelo de prensa escrita como referencia y opinan que la pérdida del interés entre la ciudadanía hacia la galaxia Gutenber hay que atribuirla no a internet ni a los gratuitos, sino la baja calidez humana del responsable sentencia la catedrática Amparo Moreno. A su juicio, se trata de redefinir la finalidad del periodismo y su papel en la sociedad ante el abismo abierto entre la formación técnica e instrumental. El estado actual de los estudios sobre ciberperiodismo revela que los docentes se ven arrastrados por el efecto sumidero del vertiginoso avance tecnológico y la convergencia mediática. Máxime, cuando los alumnos suelen ser maes- HERAS La inteligencia colectiva Desaprender para avanzar El 70 de los alumnos ven imprescindible hoy en día el estudio de los cibermedios Apenas hace cinco años que los alumnos españoles de Periodismo y Comunicación no encontraban relevante la introducción, en sus planes de estudio, de asignaturas del campo de los cibermedios, mientras que hoy alrededor del 70 por ciento lo considera imprescindible. Pero muy a pesar de esta circunstancia y de los intentos por modificar los planes de estudio, sólo un 7 de las asignaturas que se dictan en las universidades españolas, tanto públicas como privadas, tienen algo que ver con los cibermedios. De hecho, sólo un alarmante 15 de ese exiguo 7 de materias tratan exclusivamente de las nuevas plataformas de comunicación, según el informe presentado por Santiago Tejedor, de la UAB. En la jornada se comentó las notables diferencias de los programas de estudios de las universidades, así como el paradójico hecho de la escasa utilización de material online, directamente de Internet, en las aulas de ciberperiodismo. tros en el uso de esos avances y, al mismo tiempo, también víctimas de la cultura informacional aquella que al estar centrada en la actualidad tiende al olvido. La actual es una etapa de cambio que obliga a los docentes a plantear la reforma de los planes de estudio, tal y como señala el profesor Javier Díaz Noci, de la Universidad del País Vasco, así como una coordinación universitaria a partir de la plataforma creada en la jornada celebrada en la UAB y que culminará en un próximo congreso nacional sobre ciberperiodismo. ¿Qué competencias debe tener el nuevo perfil de periodista en la era del ciberespacio? ¿Cómo ganarse la vida cuando el periodista es uno más entre una marabunta de informadores altruistas? Los profesores señalan que el periodismo tradicional no permite ver determinadas realidades, como por ejemplo, la existencia de comunidades que desarrollan nuevas formas de organización social en internet como reflejo de la sociedad- red. Una salida es la función del periodista como mediador entre los espacios personales y públicos, mientras la especialización en documentación hipermedia es otra alternativa al actual ejercicio profesional digital, que los académicos califican de accidente histórico pues aseguran que se limita a volcar textos desde el papel. El objetivo último es que el periodismo evite ser irrelevante.