Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA DOMINGO 18 s 2 s 2007 ABC Ingresa en prisión el secuestrador del avión de Air Mauritanie EFE LAS PALMAS. Mohamed Ould Abderramán, el secuestrador del avión de Air Mauritanie que fue reducido por los pasajeros al aterrizar en Gran Canaria, ingresó ayer por la tarde en prisión tras prestar declaración en el juzgado. Fuentes judiciales señalan que el pirata aéreo ha sido imputado por los delitos de apoderamiento ilícito de aeronave, amenazas y tenencia ilícita de armas por la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 4 de Telde, Isabel Rodríguez Macareno, quien decretó su prisión provisional incomunicada La juez ha decretado el secreto del sumario. La declaración judicial de Mohamed Ould Abderrahmane, identidad que emplea el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) en un comunicado de prensa, ha durado dos horas y ha tenido lugar en los juzgados de Telde al ser el partido judicial competente para investigar los delitos cometidos en el aeropuerto de Gran Canaria. El detenido llegó a la sede judicial pasadas las once y media de la mañana en el interior de un furgón de la Guardia Civil que le trasladó desde la Comandancia del Instituto Armado en Las Palmas, donde ha permanecido una vez que el hospital al que fue conducido tras su detención le dio el alta. Al salir del furgón, Mohamed Ould Abderramán, que vestía ropa típica mauritana, presentaba magulladuras y cortes en la cabeza. Son las heridas que le causaron los pasajeros cuando le redujeron al tomar el avión tierra en Gran Canaria. El secuestrador confesó a la Guardia Civil que actuó sólo, que no es un terrorista y que su única intención era pedir asilo político en París (Francia) donde tiene amigos y familia. En el momento de desviar el avión con 71 pasajeros que cubría la ruta Nuakchot- Gran Canaria, con escala en la ciudad pesquera de Nuadibú, el secuestrador llevaba dos pistolas con su correspondiente munición con las que encañonó al pasaje y al comandante de la nave y desvió la ruta a Dajla (Marruecos) según fuentes de la investigación. La Guardia Civil realiza gestiones para comprobar la nacionalidad del secuestrador, ya que el cónsul general de Mauritania en Canarias ha negado que se trate de un conciudadano suyo. Al ejercer, los fiscales no somos ni de derechas ni de izquierdas Guillermo García- Panasco s Presidente de la Asociación de Fiscales Todos los gobiernos, dice, tienen la tentación de controlar a los jueces y a los fiscales s Cree firmemente en la independencia de la Justicia, aunque es partidario de ciertas reformas (que afecten al CGPJ y al fiscal general) para reforzar esa imagen POR N. COLLI ¿Ha degenerado el asociaciolas cosas, y que también lo tengan las asociaciones profesionales, pero esto debe distinguirse de la estrategia político partidista del momento. Nuestro interés es transmitir nuestras ideas a los partidos políticos con la finalidad de que se puedan plasmar en los instrumentos normativos que regulan la Justicia (la Ley Orgánica del Poder Judicial o el Estatuto del Ministerio Fiscal) y le puedo asegurar que existen encuentros y desencuentros en temas puntuales con todos los partidos políticos, de distinto signo ideológico. ¿Pone de manifiesto la política -Claramente, no. Desde luego, desde la Asociación de Fiscales creo que hemos mantenido una trayectoria de defensa de los intereses de la carrera fiscal y una forma determinada de entender la Administración de Justicia, que nos permite afirmar nuestra independencia respecto de cualquier partido político, o de la estrategia político- partidista existente en cada momento. ¿Cree que el compromiso que nismo profesional en una suerte de filiación política paralela? parece traslucir de la actitud de las asociaciones, afines a las propuestas de una u otra tendencia política, pone en riesgo la imagen de independencia de los jueces y de los fiscales ante los ciudadanos? -Pues creo que no, puesto que, precisamente, el asociacionismo judicial surge como mecanismo de garantía de la independencia e imparcialidad de los jueces y de los fiscales, debido además a la prohibición de militancia partidista o sindical que nos viene impuesta por la Constitución. ¿A qué se debe entonces el eti- -Sinceramente, no me gustan las etiquetas. Nosotros nos sentimos fiscales cuando ejercemos el trabajo por el que nos pagan los ciudadanos, y no somos ni de derechas ni de izquierdas, somos simplemente fiscales. Otra cosa es que como Asociación de Fiscales tengamos una forma de entender la Administración de Justicia en general, o el Ministerio Fiscal en particular, sobre la que pueden existir distintos modelos de organización, como ocurre con otras instituciones del Estado. En tal sentido, es posible y legítimo que los partidos políticos tengan su forma de entender quetado de jueces y fiscales como de derechas o de izquierdas y, en ocasiones, la coincidencia de sus decisiones con las preferencias del PP o el PSOE, respectivamente? los partidos y gobernantes la tendencia a utilizar a las asociaciones profesionales en beneficio de sus intereses políticos? -Yo creo que todos los gobiernos han tenido esa tentación, en mayor o menor medida, o en algún caso concreto, pero creo que la Constitución y las leyes establecen un razonable marco normativo que permite afirmar la independencia de los jueces y tribunales cuando dictan sentencias, y la imparcialidad de los fiscales cuando emiten sus dictámenes. Otra cosa es la imagen que se transmita, y ahí sí creo que debemos mejorar mucho. Ni los sucesivos gobiernos ni los distintos fiscales generales del Estado han contribuido mucho a ello, aunque ciertamente, las manifestaciones del actual fiscal general del Estado y las últimas actuaciones de la Fiscalía en temas polémicos puntuales han deteriorado seriamente nuestra credibilidad ante los ciudadanos, y creo que es obligación de la Asociación de Fiscales decirlo alto y claro. ¿Cree que se da en general en del Gobierno de Zapatero un intento de control de la Justicia? ¿A través de qué acciones? Guillermo García- Panasco ma de entender la Justicia que tiene tal o cual partido. ¿Cuál es la receta mágica los problemas, pero que servirían, y mucho, para intentar superar la situación actual de imagen de politización de la Justicia. ¿Debe la Justicia, como dijo el -Creo que, como he señalado, existe esa tentación, pero puedo garantizar que esa no es la línea de la Asociación de Fiscales, por más que, en según qué temas, puedas coincidir en mayor o menor medida con la for- -Desde luego, sería pretencioso por mi parte hablar de recetas mágicas pero sí creo que, al menos, sería necesario modificar el sistema de designación de los vocales del Consejo General del Poder Judicial, y volver a instaurar el sistema original, que yo creo que era el previsto por el legislador constituyente (12 miembros elegidos por y entre jueces y magistrados, y los 8 restantes por el Parlamento) Y desde luego, creo que la reforma del Estatuto del Ministerio Fiscal debe reforzar nuestra imparcialidad real, con una desvinculación del fiscal general del Estado del gobierno de turno que lo nombra (con un mandato temporal superior a una legislatura, por cinco años) con una mayor autonomía funcional y presupuestaria; y con el reforzamiento real de los órganos colegiados de la carrera, como el Consejo Fiscal y la Junta de Fiscales de Sala. Se trata de dos medidas legislativas que no sé si solucionarían todos para evitar la politización de la Justicia? -La expresión realidad social utilizada en este tema es, a mi juicio, profundamente distorsionadora del debate. Se trata de una fórmula recogida en el Código Civil como criterio interpretativo complementario de las normas jurídicas, pero que, utilizada en este contexto, se confunde, con más frecuencia de la que sería deseable, con la coyuntura política del momento. Creo que no se puede trasladar a los jueces y a los fiscales la responsabilidad de cambiar el marco normativo. Eso corresponde al Parlamento, que es elegido por los ciudadanos. Yo creo en la aplicación igualitaria de las normas por parte de los jueces y de los fiscales. Y con ello no se favorece ni se entorpece proceso político alguno. Simplemente, nos limitamos a hacer nuestro trabajo, que es lo que los ciudadanos esperan de nosotros. fiscal general, adaptarse a la realidad social para favorecer el proceso de negociación con ETA?