Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA Hacia un nuevo proceso s La estrategia etarra DOMINGO 18 s 2 s 2007 ABC quierda Abertzale. Pero el elemento más significativo es el auto del juez Baltasar Garzón sobre la rueda de prensa de varios dirigentes de Batasuna tras el último atentado de ETA. El magistrado que estableció con algún detalle el entramado complejo que conocemos como ETA- Batasuna, y que inició la suspensión de esta última, afirmaba en esa resolución judicial que criminalizar las acciones de la izquierda abertzale por el solo hecho de afirmar que son Batasuna y ETA es una reducción simplista Pernando Barrena, de la ilegal Batasuna, durante un acto celebrado ayer en Pamplona EFE ¿Qué es la izquierda abertzale? Alec Reid dice que antes del atentado, Zapatero pensaba reformar la Ley de Partidos para legalizar Batasuna s Las municipales son el objetivo inmediato de la formación proetarra s Desde hace meses se dulcifica la marca Izquierda Abertzale POR GERMÁN YANKE El objetivo inmediato de Batasuna es presentarse a las elecciones de mayo. Para el entramado etarra, la presencia institucional ofrece no solamente medios económicos sino la posibilidad de establecer de nuevo la trama de intereses en que se ha basado su actividad en el pasado. Tras la ilegalización de Batasuna y el empeño por iniciar un proceso negociador, sería además un triunfo político considerable. El cura irlandés Alec Reid- -que pasa largas temporadas en el País Vasco como una suerte de entrenador de Batasuna para este proceso -ha declarado últimamente que la legalización y la presencia normal de Batasuna en la vida política es, para ellos (y para el propio fraile) una reivindicación irrenunciable y una condición necesaria para lo que llaman pacificación y normalización Los responsables de la lucha antiterrorista, por el contrario, aducen que esta situación es prueba de la eficacia de la estrategia legal de aislamiento de una organización declarada ilegal por el Tribunal Supremo e incluida en las listas internacionales de grupos terroristas. Pero el cura Reid ha añadido hace un par de semanas que (poco antes del atentado de Barajas) el PSOE estaba pensando seriamente en cambiar la Ley de Partidos para legalizar Batasuna El Gobierno lo niega rotundamente y reitera que la citada ley, lejos de modificarse, se va a cumplir con rigor y que en ella están claras las condiciones para que Batasuna pueda volver a la vida política. Sin embargo, no parece que ETA esté dispuesta a disolverse ni que, a pesar de formar parte de la estrategia del PSOE, Batasuna vaya a separarse y desligarse de los pistoleros y enfrentarse a la violencia. Hay quienes buscan cualquier gesto en ese sentido o, más bien, ese sentido en cualquier gesto pero la realidad es que ni el atentado de la T 4 ha conseguido ese imposible. La identificación (policial, judicial y de sentido común) con ETA está más que certificada. Batasuna quiere presentarse y, como no puede hacerlo bajo ese nombre, parece haber elegido el de Izquierda Abertzale, que tiene la ventaja de una fácil identificación. Por otro lado, esa denominación se viene dulcificando en los últimos tiempos, y no precisamente desde el lado en el que está Batasuna y ETA. Para justificar inicialmente la entrevista de los socialistas vascos con Batasuna se dijo en algún momento que, propiamente, era un encuentro con la Izquierda Abertzale. Cuando el presidente del Gobierno pretende, como hizo el pasado mes, convencerse de que es posible una fractura en Batasuna, utiliza la fórmula para referirse a un hipotético compromiso de cuantos más ciudadanos, especialmente en Euskadi, y especialmente en eso que se llama la Izquierda Abertzale, están a favor del fin de la violencia y de que se logre la paz La fórmula aparece una y otra vez entre los partidarios del proceso y siempre dando la impresión de que se puede hacer algún tipo de distingo entre ella y ETA, entre ella y Batasuna. En la comparecencia de Juan José Ibarretxe ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, imputado por su entrevista con Batasuna, varias de las preguntas de la Fiscalía pretendían que el lendakari estableciera la diferencia que, a su juicio, podría haber entre la organización ilegal y la Iz- ¿Sería posible, ahora, una coincidencia entre quienes quieren presentarse a las elecciones de mayo y quienes desean que, de algún modo, se salve esa condición para que el diálogo, aunque sea a medio plazo, pueda retomarse? Es difícil y aterrador responder que sí, pero en las últimas semanas vamos encontrando una coincidencia particular y concreta sobre la que merece la pena reflexionar y estar ojo avizor. Incógnita hasta mayo En toda la literatura panfletaria proetarra, Izquierda Abertzale significa una estructura que incluye a ETA Se diría, con todo ello, que, o la izquierda abertzale es una realidad amorfa, un concepto sociológico (las personas que son nacionalistas y de izquierda) sin vinculación con la realidad política vasca, o se puede- -jurídica y políticamente- -ver a las mismas personas, haciendo lo mismo, defendiendo lo mismo, vinculadas de la misma manera con la violencia de la banda, con personalidades antagónicas: una, ilegal, perseguida; otra, bajo la presunción de inocencia. Conviene quizá subrayar que, en la historia reciente de la política vasca, la Izquierda Abertzale no es un concepto sociológico y merece por ello, para identificarlo, utilizar las mayúsculas. En toda la literatura panfletaria proetarra Izquierda Abertzale significa una estructura que incluye a ETA, a Batasuna o las diferentes caretas que ha ido adquiriendo el brazo político de la banda, y todas las organizaciones de apoyo que se han constituido tanto para tener influencia como para conseguir fondos. Una estructura jerárquica, dominada por los jefes terroristas. Cito uno de esos documentos en el que se alude, para conseguir la independencia, a la lucha pacífica y la lucha armada de la Izquierda Abertzale Para el PNV tampoco había dudas. En la ponencia política de la Asamblea General de ese partido de enero de 2000 se habla de que, tras la constitución del primer Gobierno vasco, la dirección de ETA propuso a la de EAJ- PNV verbalmente, la disolución de dichas instituciones para caminar juntos. El párrafo está acompañado de la siguiente frase: No se debe despreciar el ímpetu y la imaginación de la Izquierda Abertzale Tampoco la tenía, desde la perspectiva crítica, Mario Onaindía que, en su libro El laberinto vasco, escribe que si la violencia se ha convertido en seña de identidad de ETA y de la izquierda abertzale es porque el terrorismo de ETA ha sido de una enorme rentabilidad política para el nacionalismo radical La realidad, por encima de los subterfugios, se impone. Una realidad amorfa