Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA DOMINGO 18 s 2 s 2007 ABC La legislatura del laberinto Las reformas estatutarias bloquean en la Comisión Constitucional las leyes ordinarias, el proyecto de memoria histórica sigue atascado y, ahora, Congreso de los Diputados y Senado chocan por el proyecto de Marín de ampliar los cuerpos de las Cortes POR ÁNGEL COLLADO MADRID. Las originalidades políticas de Rodríguez Zapatero, sus planes de reforma general del Estado por la vía de la barra libre en los estatutos de autonomía, negociaciones con ETA y revisión de los consensos de la Transición, han acabado por colocar a las Cortes en este último tramo de la legislatura en un auténtico laberinto. La Comisión Constitucional sufre un atasco de origen estatutario que retrasa leyes de calado como la de financiación de los partidos, la reforma de Tribunal Constitucional o la del Régimen Electoral General. Además, la apuesta del jefe del Ejecutivo por mantener el diálogo con ETA amenaza con monopolizar los debates en el Congreso, con la Cámara dividida en dos bloques: la oposición que reclama la vuelta al Pacto Antiterrorista frente al PSOE, IU y nacionalistas que prefieren la búsqueda del final dialogado con ETA. Entre esas dos grandes cuestiones que afectan al modelo de Estado se incrusta la falta de acuerdo entre el Gobierno y sus socios sobre el grado o medida en que cuestionan la Transición con la, en origen, llamada ley de Memoria Histórica (ahora calificada de ley de reconocimiento de derechos a las víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura El proyecto suma prórrogas al trámite de enmiendas a petición de la mayoría y se extiende en medios parlamentarios el creciente desinterés de muchos socialistas por aprobar dicho proyecto salvo que IU y ERC cedan en sus exigencias. De momento, las negociaciones con los republicanos no acaban de cuajar y en Izquierda Unida ven con desconfianza las conversaciones que se celebran a sus espaldas. En la Comisión Constitucional, en un atasco sin precedentes por la cantidad y variedad de las reformas estatutarias, que en anteriores legislaturas llegaban precedidas de un amplio consenso entre los dos grandes partidos, tanto en los ámbitos autonómicos como en el nacional, están los textos remitidos desde Baleares, Aragón y Canarias y van a llegar los de Castilla- La Mancha y Castilla y León. Todos son prolijos, de dudosa constitucionalidad, invaden competencias de la Administración central y tocan asuntos vitales para otras regiones, como el agua, con lo que requieren arduos trabajos de enmienda y pactos a varias bandas. Tienen máxima prioridad por las prisas de los proponentes y del propio grupo mayoritario, que tiene puesto en este tipo de reformas sumo interés para ofrecer un buen balance de legislatura. El atasco estatutario afecta a varios proyectos de ley, media docena de proposiciones de ley y más de veinte proposiciones no de ley, todas ellas de rango menor comparadas con la reforma de la ley Electoral, la de financiación de partidos o los cambios previstos por el Gobierno para la composición del Tribunal Constitucional con miembros elegidos por vía autonómica, vieja reivindicación nacionalista rechazada durante 30 años por los dos partidos de ámbito nacional, hasta cuando han estado en minoría. Al presente periodo de sesiones le quedan menos de doce semanas efectivas de Pleno antes del verano. Después de las vacaciones, el trámite de los Presupuestos Generales del Estado casi monopoliza los trabajos de ambas Cámaras y la legislatura termina en Navidad si es que Zapatero no se decanta por adelantar las elecciones generales al otoño. El tiempo se acaba y el Gobierno tiene el máximo interés en otros proyectos más vendibles ante la opinión pública que los estatutos de Autonomía, como el de la ley de igualdad que fijará cuotas de mujeres en las listas de los partidos o la dirección de las empresas. Ante ese ambiente de fin de ciclo legislatura bloqueada y precampaña electoral de aquí hasta el final- -porque en mayo se pone en juego el poder autonómico y local y después quedarán pocos meses para las generales- igual que se han puesto casi todos los ministros a quemar los últimos cartuchos, en el Congreso su presidente, Manuel Marín, se ha propuesto acometer su propia re- Manuel Marín, presidente del Congreso, pretende una reforma de las Cortes forma a fondo de la Cámara. Como con los nuevos estatutos, se multiplican funcionarios, cuerpos y altos cargos. Los planes del presidente del Congreso de ampliar plantillas, crear nuevos estamentos funcionariales equiparándolos al cuerpo de letrados y ampliar el número de asesores han chocado con el Senado. Su presidente, Javier Rojo, se opone ante el dispendio presupuestario que supondría y también por una cuestión de imagen, porque habría que explicar a la opinión pública un gran incremento del gasto. La decisión al respecto corresponde a Las Cortes como tal y Marín intenta estos días alcanzar un acuerdo con la Mesa del Senado sobre la ampliación de plantillas que, según fuentes parlamentarias, se presenta muy difícil. El presidente de la Cámara Baja discrepa, en privado, de los gastos del Senado en viajes por todo el mundo, en especial por Iberoamérica. El presidente de la Cámara Alta critica las inversiones de Marín en tecnologías de última generación. Los diputados tienen hasta tres ordenadores- -en el escaño, en el despacho y portátil- agenda electrónica o PDA y teléfono móvil con cargo al Congreso. Para culminar tan laberíntico fin de legislatura, la próxi- JAIME GARCÍA Marín quiere acometer su particular reforma de las Cortes con nuevos estamentos de funcionarios, más asesores y un incremento general de gastos, a lo que se opone Javier Rojo Esta semana, el debate sobre la negociación del Gobierno con ETA se trasladará al Congreso para quedarse ya como principal protagonista de la vida parlamentaria hasta el fin de la legislatura El atasco estatutario afecta a varios proyectos de ley y una treintena más de textos, todos ellos de rango menor si se comparan con la reforma de la ley Electoral, la de financiación de partidos o la del TC Viajes y ordenadores ma semana el debate sobre la lucha antiterrorista se trasladará a la Cámara para quedarse hasta la disolución de las Cortes. El empeño de Zapatero en dejar la puerta abierta a la negociación con ETA y la decisión del PP de denunciarlo en el Parlamento prometen un choque sin precedentes en la vida parlamentaria que oscurecerá todo lo demás, pero que puede dejar claros cuáles serán los próximos pasos del presidente del Gobierno con respecto a la banda terrorista. Entre el martes y el miércoles está previsto que la mayoría socialista y sus socios rechacen la propuesta de la oposición para instar la ilegalización de la marca con que el Ejecutivo permitió que la banda estuviera presente en las autonómicas vascas, el PCTV y tam, bién a comprometerse a impedir que concurra a las municipales con otras siglas genéricas izquierda abertzale o como plataformas locales. El no quedará registrado con pocas o nulas explicaciones. El objetivo es ganar tiempo para convencer a todos los ciudadanos que puedan con el mensaje contenido en la enmienda Yánez retirada en Estrasburgo esta semana porque se aireó a tiempo: en las organizaciones terroristas hay que distinguir entre rama militar y política para facilitar el diálogo