Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LA ENTREVISTA www. abc. es la entrevista DOMINGO 18- -2- -2007 ABC No comprendo la relación de la izquierda con los nacionalismos Carmen Iglesias s Historiadora y académica Carmen Iglesias critica la ambición desmesurada de poder que tienen algunos grupos políticos, con cuyo comportamiento quieren enterrar a Montesquieu. Además, achaca a una falta de educación cívica el afán de algunos por querer controlar el Poder Judicial POR GERMÁN YANKE FOTO FRANCISCO SECO MADRID. Acaba de recibir el premio Julián Marías de Humanidades de la Comunidad de Madrid, un galardón que se suma a una larga lista de distinciones. Carmen Iglesias es catedrática de Historia de las Ideas, miembro de la Real Academia Española y de la de Historia, y fue directora del Centro de Estudios Políticos y consejera de Estado. Pero más que sus títulos, cuando comienza la conversación, impresiona su mirada, franca, profunda, como si en sus ojos se comprobara que todo le interesa... ¿Le gusta a usted Goya? me pregunta en cuanto nos sentamos en un despacho de la Academia de la Historia. Y como le digo que sí, me lleva a la sala de reuniones de los académicos a ver los cuadros, sobre todo el impresionante retrato de un fraile cuyo nombre no recuerdo. Más que mirar el cuadro miro cómo lo mira Carmen Iglesias, como si fuese la primera vez que lo ve. De vuelta al despacho, le pregunto: siempre están presentes, y el conocimiento de la Historia, la lógica y la razón nos ayudan a modularlas. Pero si cometemos los mismos errores que en el pasado los efectos suelen ser distintos porque, con el paso del tiempo, lo son las condiciones. -Pero no me negará que, ahora, aquí, entre nosotros, abundan quienes piensan que el Parlamento, como sede de la soberanía nacional de la que emanan todos los poderes, debe controlar al Poder Judicial. -Eso es falta de educación cívica. -Usted ha estudiado con profundidad el siglo XVIII, cuando parecía que la razón lo podía todo. Ahora también hay poderes públicos que creen que pueden resolverlo todo y se habla de ingeniería social ¿Y es cierto aquello de que si no aprendemos de la Historia estamos condenados a repetir los errores? Carmen Iglesias son- -En primer lugar, es la mirada de alguien que se siente implicada y, como historiadora, con la óptica de una lente de distancia, comparando este momento con otras épocas. Saber lo que ha pasado en situaciones precedentes puede servir como aviso de navegantes. ¿Cómo es la mirada de una historiadora sobre el presente? -Ya sé que tiene usted, personalmente y como historiadora, una inclinación especial hacia Montesquieu, que, por cierto, algunos dicen hoy que está muerto. -Pero los ilustrados de verdad nunca creyeron que con la simple razón se podía organizar el mundo. Lo razonable, entonces y ahora, es desplegar un cierto optimismo porque, con el progreso material evidente- -en el XVIII estábamos en plena revolución científica, como ahora- algunos males pueden ser paliados. Y el progreso material tiene que ir acompañado de un proyecto moral. Se suceden y se repiten los horrores que acompañan a la Historia, pero se van creando focos de conciencia y de responsabilidad. Tenga usted en cuenta, por ejemplo, que el valor de la vida humana, cualquier vida individual, es un valor de anteayer. Montesquieu decía que el desarrollo de un país está en razón de su libertad. -Porque sabemos por experiencia que si tenemos un Gobierno y un Parlamento con mayoría absoluta sin el control de un Poder Judicial que no pueda ser removido, estamos ante un poder absoluto y totalitario. Hay procedimientos para recurrir las sentencias, pero sería gravísimo negar el principio de legalidad y la legitimidad del Poder Judicial. Son las reglas de juego, y en reglas de juego como éstas nos va la vida. ¿Por qué? güístico o histórico, pero tenemos la Constitución y, por lo tanto, un claro concepto jurídico de la nación: la reunión de los ciudadanos españoles, todos ellos iguales ante la ley. Y es el concepto moderno de nación, porque, en el momento en que se quiebra esa igualdad, volvemos a lo peor del Antiguo Régimen. Iglesias se pone seria y responde con contundencia, como si le hubiera planteado una cuestión en la que ha meditado mucho -En absoluto. Me escandalizó oír eso de una persona con responsabilidades serias el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero La nación tiene distintas acepciones desde el punto de vista lin- -Insiste usted, por un lado, en el individuo, en el ciudadano, y por otro, en la razón. Dígame ahora si la nación es un concepto discutible y discutido. Ahora Carmen -Y producen un efecto disgregador, contrario a la igualdad. Por eso no logro comprender el entendimiento de la izquierda con los nacionalismos más allá de las cuestiones puntuales, es decir, en el fondo de la acción política. Los llamados derechos históricos no responden en absoluto al desarrollo de la Historia, la mayoría son mitos inventados. Poner el grupo por encima del individuo acrecienta la desigualdad, es un retroceso. -Pero los nacionalismos siguen teniendo fuerza. E influencia. NACIÓN ríe a lo largo de todo el encuentro y, de vez en cuando, ríe levemente, como ahora -Es en parte verdad, porque ya sabemos que hay gente que por no pensar es capaz de cualquier cosa. En la vida personal también se habla de compulsión repetitiva cuando se actúa de la misma manera aunque se sabe que no sale bien. Las pasiones -Es la ambición desmesurada de poder de algunos grupos políticos la que quiere enterrarle, pero espero que siga vivo entre nosotros. La formulación del Poder Judicial como un poder neutro es fundamental para el buen funcionamiento del Estado de Derecho, sobre todo teniendo en cuenta que todo ser humano tiende a aumentar el poder que tiene. La separación de poderes y la independencia de los jueces son mecanismos que, en una democracia, sirven para controlar el poder del Gobierno. Me escandalizó oír de alguien con responsabilidades Zapatero que la nación es un concepto discutido y discutible SÍMBOLOS -Los nacionalismos se han investido de un aura romántica y explotan emocionalmente el sentimiento de pertenencia que tenemos todos. El patriotismo constitucional pertenece al campo de la lógica, no trata de explotar emocionalmente nada, pero está en el campo de las cosas que más valoramos en el mundo moderno: la libertad, la igualdad de oportunidades, el mérito personal. Todo lo que precisamente desaparece cuando se colocan el territorio, el grupo y el criterio del nacimiento por encima del mérito personal. -Sin embargo, da la impresión de que el nacionalismo llega más hondo que la Constitución, que a ésta le cuesta más, por decirlo de alguna manera, emocionar. Del secuestro de símbolos por el franquismo se ha pasado a rechazarlos ETA -Yo creo que estos años de democracia han sido un éxito, pero, lamentablemente, hemos padecido una suerte de efecto de péndulo: del secuestro de los símbolos españoles por el franquismo se ha pasado al extremo contrario, a identificarlos con la dictadura y rechazarlos y ponerlos en sordina... -Permítame que insista desde otra perspectiva. ¿Piensa usted que está en declive el sentimiento de lo español? do reeditar, aduciendo que era un libro reaccionario. Eso es lo absurdo, la manifestación de un complejo sin sentido, porque la identificación de lo español con la dictadura está fuera de la realidad y es prueba de un gravísimo desconocimiento de nuestra historia y del sano orgullo que debe producirnos ser españoles y haber avanzado como hemos avanzado. Claro que los símbolos tienen significado, y ahí están, por ejemplo, en el escudo de España Aragón y Cataluña... -Permítame que se lo diga ahora con ironía: ¿puede ayudar el empeño actual por la memoria histórica Ahora ríe, pero en- Hacerlo bien con ETA es estar al lado de la ley y de los amenazados Por cierto, cuando usted dirigía el Centro de Estudios Políticos se publicó un amplio trabajo sobre la historia de esos símbolos... -Sí, y al parecer no se ha queri- seguida contesta con seriedad -Pero si se utiliza como un pedrusco... Mire, la memoria es individual. La Historia es una elaboración en la que no se puede decir cualquier cosa, que cabría en la memoria subjetiva, porque hay datos objetivos que se van ampliando con la investigación y el oficio. Y tengo que decirle que, aunque todo se puede ampliar y completar, es una falacia que haya espacios ocultos y olvidados en nuestra