Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 GENTE www. abc. es gente SÁBADO 17- -2- -2007 ABC El chaqué se viste de tartán y cuero Juana Martín no se duerme en los volantes. Ayer presentó una colección inspirada en Balenciaga s El talento de Carlos Díez Díez nos llevó del Londres de los 70 al Madrid de 2007 POR ROSA BELMONTE FOTOS ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Decía el Harper s Bazaar hace muchos muchos años que casi todas las mujeres, directa o indirectamente, han vestido alguna vez de Balenciaga. Casi todas las mujeres es un concepto relativo. Aunque probablemente la fila de señoras que se sentaban en la primera fila de los desfiles de Carmen March y Juanjo Oliva (que sacó a Andrés Velençoso de modelo) sí entran en esa categoría de mujeres. Covadonga y Paloma O Shea, Beatriz de Orleáns, Margarita Gómez- Acebo o Natalia Figueroa. Y junto a ellas, la ministra Elena Salgado, índice de masa corporal rozando el límite y bien lejos de las autoridades y consortes del PP (María del Mar Utrera, la esposa del alcalde lleva choferesa) En zona más informal, Mercedes Milá. En el suelo donde otras ponen el birkin ella deja el casco. Casi todo el mundo recurre al maestro de Guetaria, según la apreciación de Harper s Bazaar según Christian Dior y según la observación de las pasarelas. Hasta Juana Martín, que en su última colección miraba a Bernarda Alba, mira para el próximo otoño- invierno al vasco. Si reinventarse es tendencia, la cordobesa no se duerme en los volantes. Pendiente de todo, una hora antes del desfile estaba vistiendo el piano de negro, el tono dominante de sus propuestas bicolor (negro y beige) La elegante colección se enriquece con el aire Balenciaga (sobre todo en los abrigos con el precioso forro de gitana y nombre estampados) pero no renuncia a la marca de la casa. Seda salvaje, punto de lana (vestidos ceñidísimos que la propia Juana se atreve a llevar) encajes, tejidos adamascados o tules bordados de pedrería. Abrigos de corte evasé, minishorts, el peti- Bárbara García (que ganó el premio a la mejor modelo) en el desfile de Juana Martín te robe noir cordobés, pantalones pitillo, mangas japonesas, capas cortas, capas largas, detalles de costura y volantes que rematan discretamente una falda de talle altísimo. Bravos y bravos del entusiasta público entre el que estaba la egabrense Carmen Calvo, la alcaldesa Rosa Aguilar y Arantxa del Sol, mujer del que es de Córdoba (Finito de... o Juan Serrano) Por el romanticismo bohemio se decantó María Lafuente. Pantalones de piel (de piel peluda, no de cuero) y el zorro en el bolso. Cuando llegaron los peleteros Olga Ríos y Miguel Marinero ya se les habían adelantado los demás. Anke Schlöder también sacó piel, tejidos recios, ligeros vestidos llenos de colores (turquesa, fucsia, marrón y verde) y ropa de abrigo acolchada y lujoso rollo reina Amidala. Y a continuación, Carlos Díez Díez. La clac, numerosísima. Y, además, David Delfín, Pepón Nieto, Dunia Ayaso, Ana y Óscar de Locking Shocking, Antonio Alvarado o Ion Fiz. Ya se le aplaudió antes de empezar, cuando se apagó la luz. Al acabar era la locura. Cabezas de piel (seguimos) cubrían a los modelos. Algunas sólo con orejas, otras con cuernos y colmillos. En este bestiario estaba la trasgresión. Pero también el talento. Del Londres de los 70 al Madrid de 2007. Lois y Converse, las marcas con las que colabora Díez, por toda la colección. En parkas o en vestidos. Cuadros y cuero. Monos rojos como del Oeste para el interior (y para el desfile final con el satisfecho creador) Parkas, estampados animales, denim. Y luego el tartán, los cuadros escoceses. Una pasada. El chaqué de Carlos Díez se viste de tartán y de cuero con cremalleras. El sport refinado de un pantalón corto y una cazadora con miles de detalles da otra dimensión al negro. Como también la da un espectacular vestido largo evasé lleno de cremalleras. Para acabar, un vestido redondo con guiños a Converse. La modelo levanta los brazos en señala de triunfo y los aplausos ya se hacen ensordecedores. Con razón.