Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17- -2- -2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 77 Necesitaba a Dylan para descansar de Roxy Music Brian Ferry s Cantante y compositor El músico británico presenta en Madrid Dylanesque colección de versiones en las que reconstruye la obra del maestro de Duluth, una de sus obsesiones creativas s El líder de Roxy Music anuncia el regreso de la banda, en la que se reintegra el esquivo Brian Eno JESÚS LILLO Trajeado de Prada, Bryan Ferry, percha y pincel del art- rock de los primeros setenta, dirige a su hijo por los pasillos del Museo del Prado: Olvídate de la exposición de Tintoretto y busca a Goya le dice por el teléfono móvil a un adolescente al que hace unas semanas no dudó en mandar al concierto londinense de Arcade Fire para que me contara cómo son en directo esos canadienses asegura el líder de Roxy Music, que estos días vuelve a exhibir su pasión por Bob Dylan a través de una exquisita antología de versiones del maestro americano, príncipe de los gitanos en cuyo espejo lírico vuelve a reflejarse el viejo dandi inglés. Empecé mi carrera en solitario con una versión suya, en 1973, pero ahora me siento más próximo a él, como si realmente hubiera llegado a conocerlo personalmente. Tengo que reconocer que al principio no me gustaba: prefería la música negra, el soul, las guitarras eléctricas, los peinados exuberantes y la ropa de brillo. El folk no me interesaba nada, pero cuando Dylan se hizo se hizo eléctrico, lo descubrí, y luego revisité sus discos acústicos... Entonces me di cuenta de que era un genio reconoce el cantante. Ferry ha adaptado una colección de piezas que en su gran mayoría procede de la primera etapa de Dylan, algunas lastradas por una carga política que, sin embargo, no amenaza su vigencia. La música- -dice- -es puro sentimiento, y yo procuro no pensar, sino sentir... Hay que cerrar los ojos y dejarse llevar por lo que te sugieren unas letras que, aunque hablen de Vietnam, tienen muchas aplicaciones Es en los años sesenta- -sigue- -cuando encontramos al Dylan más creativo, a un poeta capaz de crear imágenes fantásticas y de forjar un lenguaje inédito en el mundo del pop. De su época posterior sólo he elegido una canción, más desnuda y oscura, Make You Feel My Love para dejar constancia de la otra cara de Dylan Grabado en muy pocos días, Dylanesque que se publica el próximo 5 de marzo, es el resultado de las vacaciones que Bryan Ferry decidió tomarse tras aplazar las sesiones de grabación del nuevo disco de Roxy Music, un proyecto a largo plazo, mucho más duro y serio que esto asegura. Estaré un tiempo apartado de ese trabajo, del que necesitaba descansar con Dylan, pero volveré a él. Aún no hay títulos, pero ya tenemos grabada la mitad de las canciones ¿Con Brian Eno? Por supuesto- -responde Ferry- -que estamos contando con él. Me fascinan los personajes como Eno. Me gusta trabajar con ellos, y coleccionarlos... Lo más lógico sería trabajar con los artistas que más éxito tienen, pero sigo tomando decisiones muy alternativas Con Dylanesque el autor de Bête Noire vuelve a presentarse como intérprete de obras prestadas y a aplazar el estreno de sus propias canciones. ¿Hay que saber esperar a tener buenas ideas? Probablemente sea ésa la clave. Tengo demasiado respeto al patrimonio de Roxy Music como para echarlo a perder por las prisas. Para eso tengo mi carrera en solitario, para darme tiempo hasta reunir material lo suficientemente bueno como para editarlo como Roxy Las estrellas se apagan y el rock sobrevive a través de Dylanesque y del género de las versiones, pero Bryan Ferry sueña con un musical para perpetuar su legado. Me encanta Broadway asegura. JAIME GARCIA Ko Un: El arco iris es poesía, también la tormenta Para alguno es el Neruda de Extremo Oriente. Para los coreanos, una leyenda en vida. Para el mundo, una de las grandes voces de la lírica MANUEL DE LA FUENTE MADRID: Un día pensé que era un visitante. Otro día pensé que era un maestro. Hoy, ahora, todavía no sé lo que es un poema Son los versos de un hombre en quien se ha visto al Neruda de Extremo Oriente. Versos con los pies en la tierra de alguien acostumbrado a tocar el cielo con sus palabras. Son los versos del coreano Ko Un, una de las grandes voces de la poesía contemporánea y serio aspirante al Nobel. Ko Un está en España en coincidencia con la presencia de Corea como país invitado en ARCO. Desde su parsimoniosa mirada asiática, Ko Un busca camarederías entre nuestras respectivas culturas. Aparentemente no hay mucho en común. Ambos son países con cultura propia y diferenciada, lo que hace más valioso un encuentro entre ellas. Lo que sí puedo decirle es que en nuestra tradición también existe un personaje muy similar al Sancho Panza del Quijote La vida se ha marcado a fuego lento en la piel de este hombre. Conoció la invasión japonesa, la guerra civil que acabaría partiendo con el cuchillo del paralelo 38 a su país en dos mitades. Conoció, también, el recogimiento de un monasterio, la cárcel por su actividad política y varios intentos de suicidio, uno de los cuales le puso más cerca de Buda que de los andurriales de este valle de lágrimas. No obstante, Ku On ha hecho de su biografía aprendizaje y sabiduría. No vivo consciente de ese pasado. Creo que todos los sufrimientos que he padecido ya forman parte de lo más profundo de mi ser, son carne de mi carne. El dolor de ayer puede ser el dolor de hoy, pero también puede ser la alegría de hoy y puede ser un mayor conocimiento para el mañana. Mi ayer es mi hoy, mi pasado es mi presente También en Corea la poesía puede ser un arma cargada de futuro, pero Ko Un asegura que no quiero exigirle tanta responsabilidad a la poesía, no quiero que cargue con algo tan pesado como servir para cambiar el mundo. Quiero que la poesía sea libre, y si quiero hacer del arco iris poesía, que lo sea, y si quiero que la tormenta sea poesía, que también lo sea Por su manera de hablar, su cortesía y su manera de echarse a la garganta un sorbo de vino, parece que hace tiempo que Un ya ha recorrido un buen trecho del camino de vuelta. Últimamente, quiero intentar que mis poemas no surjan de mi propia imaginación sino de la imaginación de otros, porque a estas alturas, lo que yo imagine ya no tiene importancia Ésa es la idea que subyace en Diez mil vidas (Editorial Verbum) un libro al que el poeta coreano incorpora poco a poco poemas sobre todas las personas que se cruzaron en su intensísma vida. Afortunadas ellas. Brian Ferry, ayer en Madrid SIGEFREDO Más información sobre el autor: www. koun. co. kr