Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 CULTURAyESPECTÁCULOS SÁBADO 17 s 2 s 2007 ABC Fernando León, Isabel Coixet, Wim Wenders y Javier Bardem presentaron la película documental Invisibles producida por este último AFP Algo español, por fin visible Hoy se clausura un Festival de Berlín flojo y sin películas favoritas para llevarse el premio principal del certamen, con El buen pastor dirigida por Robert de Niro, como único título de cuantos compiten merecedor de ganar el Oso de Oro E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL BERLÍN. Lo primero es lo primero: Antonio Banderas recogió anoche el premio que le otogaba la Asociación Europa Cinemas a su película El camino de los ingleses como la mejor de la sección Panorama. Y la película Invisibles producida por Javier Bardem y dirigida a trozos por Isabel Coixet, Fernando León, Javier Corcuera, Mariano Barroso y Wim Wenders, se dejó ver en la Berlinale. Ahora, casi al final y al mismo tiempo que los postres: ayer se proyectaban las últimas peliculas en salir a competir por el Oso de Oro que se entregará hoy y sobre el que todo son incógnitas. La competición de este año no ha tenido clemencia con los sectores más impermeables de la crítica, a los que ha inundado de nada o de casi nada. Ayer salió a competir Jiri Menzel con Yo serví al rey de Inglaterra adaptación de la novela de Bohumil Xrabal y perfecto ejemplo de cómo se mezclan dos estilos, el ameno del escritor con el retozón del cineasta, y con la gramática parda de uno y la poética de otro se narran las peripecias por el siglo pasado del superviviente y camarero Jan Dite, que le arrancó por lo bajini una medalla al emperador de Etiopía y no sirvió en realidad al rey de Inglaterra. De lo más potable que se ha podido beber durante estos dias. También se proyectó la británica Hallan Foe una historia enfermiza y vacilante pero ágil protagonizada por Jamie Bell, aquel que hizo de Billy Elliot; trata sobre los problemas de un jovenzuelo cuya madre se suicidó, aunque él cree que intervino en ello más de la cuenta su actual madrastra, para la que un calificativo como el de bruja sería un eufemismo. Hallan Foe amaga con varias líneas narrativas, a cuál más interesante, pero se acaba convirtiendo en un batiburrillo que pierde aire y altura como un globo pinchado. Y la que debería ser la última en competir, pero no lo es, una (otra) china titulada Perdido en Pekín y que entre una historia disparatada de amores, celos, sexo, paternidades confusas y masajes en los pies nos deja entrever un Pekín ultramoderno, a velocidad de vértigo y Premio a Banderas y presencia de Bardem GUILLEM SANS MORA SERVICIO ESPECIAL BERLÍN. El camino de los ingleses no se irá de vacío de la Berlinale: la segunda película que dirige Antonio Banderas, titulada Summer Rain en inglés, aún puede llevarse el premio del público de Panorama. Ayer ya fue elegida mejor producción europea de esa sección por la asociación Europa Cinemas, iniciativa del Programa Media de la Unión Europea. Fue la jornada más española del festival. Javier Bardem acudió a Berlín como productor con el documental Invisibles un proyecto de Médicos Sin Fronteras dedicado a llamar la atención sobre cinco conflictos olvidados en África y Latinoamérica. El director peruano Javier Corcuera y el alemán Wim Wenders comparten cartel con los españoles Fernando León de Aranoa, Isabel Coixet y Mariano Barroso, éste último el único que no acudió a presentar la película. Bardem, que tuvo la idea de producir esta película en un viaje a Etiopía hace cinco años, se mostró sorprendido por la rapidez con que los autores le dijeron que sí. En el caso de Wenders, el contacto vino a través de una amiga común. Según explicó el director alemán, Bardem le llamó en un momento en que quería rodar en África. Wenders, que aborda las violaciones masivas de mujeres en el Congo, no ahorró elogios al actor español en su tarea de productor, pero insistió: Espero que siga siendo actor Para Bardem, la película nació de la necesidad de explorar conflictos y hacerlos visibles con el convencimiento de que el silencio mata En Cartas a Nora Coixet da a conocer al mundo el poco conocido mal de Changa a través del testimonio de una joven boliviana que vive en Barcelona. capitalista hasta la médula. Está hecha con lápiz de punta gruesa y en un agradecible tono menor, de suave comedia, aunque trate asuntos fundamentalmente dramáticos... Y no era esta china la última por un extraño motivo: hoy, la película que clausura el festival, Angel del francés François Ozon, también está programada como película a competición. O sea, que se pueden dar dos circunstancias, ridículas ambas: que Angel no tenga premio y entonces, después de hacer público el palmarés, se proyecte una de las películas no ganadoras, o lo contrario, que obtenga el premio y estuviera programada desde el principio para la clausura, con lo que la cosa adquiere un tufillo raro. Claro que a estas alturas del festival, y con lo que este año nos han castigado las meninges, a quién le importan estas minucias. Lo importante es que urdan un palmarés y nos den boleto. El palmarés que sea (como no se dignarán a darle el Oso a la película de Robert de Niro, El buen pastor la única de cuantas compiten que realmente está a la altura cinematográfica del premio) aunque mueva- -que moverá- -a la risa. Con Irina Palm incluso con un premio de buena actriz a Marianne Faithfull, con alguna china, con algo alemán y poco más se hace un palmarés y santas pascuas. Más información sobre el festival: www. berlinale. de