Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 2 07 SALUD ¿Qué podemos hacer para erradicar la epidemia de violencia que contagia impunemente a nuestros niños, adolescentes y jóvenes? ¿De qué manera se pueden aumentar sus defensas e inmunizarlos frente a esta amenaza? El doctor Paulino Castells, experto en lo que él denomina psiquiatría de la familia analiza en Víctima y matones (Edit. CEAC) graves pérdidas- -de la autoridad y de la bondad- -y prescribe recetas con que superar la furia terrible e irracional que nos acecha e intimida Paulino Castells PSIQUIATRA, NEURÓLOGO Y PEDIATRA La violencia se cuece en la intimidad familiar POR VIRGINIA RÓDENAS Educar a un hijo Normas prácticas Primero, educarlo con el ejemplo más que con la palabra; segundo, que los padres demuestren fórmulas de amor y bondad a su alrededor, sin confundir al padre bondadoso con el blandengue que nunca dice no a un chaval- -al niño hay que decirle muchos noes (eso no se dice, eso no se hace, eso no se toca) desterrando para siempre la idea del nunca digas no para no frustrar- y educar sintiéndose seguros de lo que se hace y, a la postre, satisfechos de esa labor ¿Un niño violento es un niño enfermo? -En absoluto. Es un niño que canaliza su agresividad en forma de violencia; si acaso, entraríamos en el capítulo de trastorno de personalidad, pero no se puede ver como un enfermo típico mental. -Su declaración de que víctima y matón se crían en la intimidad produce escalofríos. El niño malo, ¿nace o se hace? -Todos nacemos con la agresividad necesaria para la supervivencia de la especie humana. Que luego nos hagamos violentos o pacíficos depende de varios factores como la personalidad y el ambiente. Y hoy en la sociedad hay una mayor virulencia en la agresividad, un auténtico derroche de violencia gratuita que antes no se daba. ¿Tiene cura? -Sí. Y más que cura tiene prevención porque desarraigar ese aprendizaje es complicado. ¿Hay antídotos? -La bondad, fundamentalmente. Si el niño crece en un entorno en donde se predica más con la bondad, con el perdón, con la justicia, con la actuación ética ante la vida, tiene todos los antídotos para no generar violencia. ¿Y eso no crea víctimas? -No, porque si le inculcamos los valores para manejarse correctamente en la vida estaríamos creando un ciudadano funcional. No se trata de dejar al niño en una situación de indefensión, sino de darle herramientas muy poderosas para neutralizar el efecto de los matones. ¿Cómo se educa para no ser víctima ni verdugo? -Con dosis de sentido común. Darle indicaciones para que sea un ser justo es un favor muy grande que le hacemos. -Dedica el libro al niño blandengue El doctor Castells avisa de que crece el número de menores psicópatas que recibía patadas en el patio de su colegio y apunta su deseo de que les haya perdonado. ¿No ha pensado que él podría ser ahora un maltratador? -Podría serlo en una cuarta parte de las posibilidades, porque uno de cada cuatro víctimas se ABC La química nos ayudará porque puede revertir la agresividad; pero lo que más nos va a servir es la recuperación urgente de la autoridad y muchas dosis de amor y bondad vuelve maltratador. Sí ocurre, como señala el profesor Sanmartín, del Centro Reina Sofía contra la Violencia, que hay una transmisión transgeneracional de la violencia, de tal manera que se heredan semillas de antepasados: la esencia del abuelo que fue un ani-