Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 2 07 EN PORTADA El vendedor de un mercado callejero de la ciudad industrial de Linfen espera a los clientes rodeado de los artículos de fiesta y buenos augurios China El Año del Cerdo Dorado (Viene de la página anterior) siempre entre finales de enero y mediados de febrero. Según este calendario lunar, las seis décadas que componen su siglo se dividen en ciclos de doce años, cada uno de los cuales está representado por un animal que determina la personalidad de los nacidos bajo su signo. A 2007, que equivale al año lunar 4704 (4705 a tenor de otros cálculos) le corresponde el signo del cerdo de oro, puesto que el horóscopo chino también prevé ascendentes basándose en los cinco elementos básicos del universo. En la antigua astronomía china, dichos elementos servían para denominar a los planetas. Así, el metal (oro) se asociaba con Venus; la madera con Júpiter; el agua con Mercurio; el fuego con Marte y la tierra con Saturno. La posición de dichos planetas, en conjunción con el sol, la luna y los cometas, puede determinar el carácter de una persona al nacer, que además se verá condicionada por el momento exacto del alumbramiento, puesto que el antiguo sistema zodiacal chino también divide el día en periodos de dos horas que se corresponden con cada uno de sus doce animales. El signo del oro La llegada del Año del Cerdo Dorado ha sido acogida con gran entusiasmo en China. Este animal, sucio y maloliente pero del que salen auténticas delicias culinarias como el jamón, no tiene demasiada buena imagen en nuestra cultura occidental y hasta es considerado impuro por los musulmanes, pero en el gigante asiático es símbolo de riqueza y prosperidad. De hecho, los caracteres en mandarín de la palabra casa representan a un gorrino bajo el techo de una vivienda, lo que significa que una familia podrá vivir feliz en su hogar siempre y cuando tenga en la pocilga un cerdo que les asegure el porvenir. La combinación, además, de este signo con el elemento dorado augura una enorme riqueza durante los meses venideros. Tan buenos presagios han desatado la euforia de los chinos, que se felicitan el año nuevo entonando el ya clásico gong xi fa cai te deseo que consigas mucho dinero y repartiendo entre los niños sobres rojos llenos de billetes cuyo importe, para dar buena suerte, debe ser siempre par, excluyendo al número cuatro, asociado a la muerte porque ambas palabras tienen una pronunciación similar en mandarín. Toda esta fijación por los núme- ros es una prueba más de que los chinos son uno de los pueblos más supersticiosos del planeta, por lo que ya han depositado sus esperanzas en los prometedores augurios, sobre todo económicos, formulados para 2007. Niños a fecha fija Sin ir más lejos, para este año se espera un auténtico baby boom en China, lo que ya ha asustado a muchos porque el coloso oriental es la nación más poblada de la Tierra con 1.300 millones de habitantes. Según la creencia popular, la combinación del cerdo y el oro resulta especialmente propicia para tener una vida acomodada, por lo que muchas parejas se han esforzado para concebir a sus hijos de forma que vengan al mundo justo en la mitad del año. Es el caso de Luliun Jing, una joven pequinesa que dará a luz el próximo mes de julio. Recién casada, a sus 23 años, reconoce a ABC que no tenía intención de quedarse embarazada tan pronto, pero mis padres insistieron en que era el momento adecuado El cerdo no tiene muy buena imagen en Occidente e incluso es considerado impuro por los musulmanes, pero en el gigante asiático es símbolo de riqueza y prosperidad