Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL SÁBADO 17 s 2 s 2007 ABC La ONU estima en más de 110 los muertos por violencia en Guinea Conakry E. C. LAS PALMAS. Naciones Unidas afirmó ayer que la crisis interna de Guinea Conakry ha causado más de 110 muertos desde el primer estallido de violencia a mediados del pasado enero y denunció que la inseguridad está afectando severamente al aprovisionamiento de ayuda humanitaria. Los problemas más graves y que requieren una acción urgente son la falta de instrumentos quirúrgicos, las dificultades para transportar a los heridos hacia los hospitales y la falta absoluta de información sobre la situación en el interior del país. La ONU destinará 2,3 millones de dólares (1,7 millones de euros) de su fondo para emergencias a Guinea, con los que se proveerá a hospitales de la capital, Conakry, y de otras ciudades. La crisis sacude a Guinea Conacry desde que el 10 de enero diera inicio una huelga general, convocada por los sindicatos y la oposición. Desde entonces, ya son más de un centenar los muertos durante los enfrentamientos entre los opositores al presidente Lansana Conte y el Ejército. Según denuncian diversos grupos de derechos humanos, el Ejército viene masacrando sin piedad a los civiles. El lunes pasado, Conte, el presidente de la nación, un general que se hizo con el poder hace 23 años tras un golpe militar, declaró el estado de sitio y el toque de queda. Los Estados Unidos y Francia le urgieron ayer a que levante las medidas marciales y negocie con la oposición. Ayer mismo, veintidós prisioneros murieron asfixiados en una cárcel del sureste de Guinea, a causa de un incendio provocado el miércoles por los detenidos en una tentativa frustrada de fuga. Aprovechando los disturbios provocados por una manifestación próxima, detenidos de esa prisión civil derribaron una puerta, ataron a un guardián y prendieron fuego al techo de paja para intentar escapar relató un a fuente a la agencia Afp. La prisión contaba con unos 146 detenidos, algunos de ellos encadenados. El techo se incendió y los prisioneros encadenados y otros detenidos perecieron asfixiados añadió esa misma fuente. Los 134 presos supervivientes fueron trasladados a una zona militar. El jeque Salah llama a la intifada por las obras junto a las mezquitas La Policía israelí detuvo a unos quince palestinos alrededor de la ciudad vieja de Jerusalén, en el día de los tradicionales rezos musulmanes de los viernes LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. El segundo viernes de oración habido desde que el 6 de febrero comenzaran cerca de la Explanada de las Mezquitas unas excavaciones previas a la construcción de un nuevo acceso al complejo se saldó ayer en Jerusalén con otra ola de protestas, una quincena de detenidos y un llamamiento a una nueva intifada islámica El líder del Movimiento Islámico de Israel, el belicoso y colérico jeque Raed Salah, promotor de la ira en las calles para hacer frente a este proyecto, puño en alto se plantó lo más cerca que pudo de los templos para arengar a los fieles musulmanes contra Israel a cuenta de su idea- -para muchos descabellada, pero que ha prendido fuerte entre sus seguidores- -de que Israel pretende derrumbar Al Aqsa para levantar en su lugar el Tercer Templo de los judíos, por lo que invocó a sus partidarios a liberar Jerusalén La historia de Israel está empapada en sangre. Quieren construir su Templo mientras nuestra sangre empapa sus ropas, sus puertas, su comida y su agua gritó el clérigo a su público. Parafraseando al que fuera líder espiritual de Hamás, el fundamentalista Ahmed Yasín, asesinado por la aviación hebrea con un misil en marzo de 2004, Raed Salah amenazó con la frase: El fuerte no será siempre fuerte; y tampoco el débil Convenientemente espoleados por la dosis de rabia del jeque, grupos de jóvenes protagonizaron otra vez a pedradas un encontronazo con las fuerzas de seguridad judías, que ayer recurrieron de nuevo a la fuerza y a las bombas de estruendo para prohibir el paso a la explanada a los varones menores de 50 años y mujeres menores de 40, en un endurecimiento de las restricciones ya establecidas el pasado viernes de rezo, cuando los choques dejaron detrás 35 heridos. A pesar de que la Dirección de Antigüedades de Israel encargada del proyecto empezó el pasado miércoles a emitir por internet, 24 horas en directo y desde tres ángulos de cámara distintos, imágenes en tiempo real de las excavaciones que se están practicando para demostrar la transparencia de las obras. A pesar de que el alcalde de Jerusalén, el judío ortodoxo Uri Lupolianski, decretó el martes en contra del Gobierno que la segunda fase del plan, la construcción de una rampa de nueva factura, deberá esperar hasta que se cumpla un periodo de información pública con alegaciones de por medio. A pesar de que el primer ministro, Ehud Olmert, aceptó el jueves durante una visita oficial en Ankara la propuesta de su homólogo, Recep Tayyip Erdogan, de permitir la entrada de un equipo de expertos turcos para verificar sobre el terreno que los trabajos no van a afectar a los templos sagrados del islam. Y a pesar de que sobre el jeque Salah pesa desde la semana pasada una orden de las autoridades israelíes para que no se acerque en 60 días a menos de 150 metros de los muros de la Ciudad Vieja de Jerusalén que alberga la explanada- -medida de alejamiento preventiva por sus convocatorias de manifestaciones ilegales e invocaciones a la violencia- el clérigo advirtió ayer que no va a parar. Que irá a las mezquitas tantas veces como crea preciso por lo que el diputado ultranacionalista David Rotem, del Israel Beitenu, pidió ayer el arresto y juicio de Salah por alteración del orden público. Las arengas del jeque denunciando las presuntas intenciones israelíes de socavar los cimientos de la mezquita de Al Aqsa hasta hacerla desplomarse han dejado en segundo plano los argumentos de fuerza expuesto por otras autoridades árabes que cuestionan el derecho de Israel a ejecutar reformas en un territorio, el sector oriental de la ciudad de Jerusalén, ocupado y luego anexionado tras la guerra de junio de 1967. Retransmisión de las obras Belicoso y colérico Otros argumentos árabes Decenas de árabes lanzaron piedras contra los agentes israelíes, que reprimieron la protesta Veintidós prisioneros muertos Jóvenes palestinos forcejean con las fuerzas del orden israelíes, ayer en la ciudad vieja de Jerusalén REUTERS