Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 16- -2- -2007 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 91 Los cerebros humanos adultos son capaces de generar neuronas Identifican la ruta migratoria que siguen hasta alcanzar el bulbo olfatorio N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. El cerebro humano se regenera y es capaz de producir nuevas neuronas en la edad adulta. Al menos, esto es lo que se intuía porque este proceso continuaba a lo largo de la vida de la mayoría de los mamíferos estudiados. Pero en el hombre aún no se habían conseguido pruebas que pudieran confirmarlo. Hoy, un grupo de investigadores de la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda) y la Academia Sahlgrenska de Goteborg (Suecia) publican en la edición digital de la revista Science la demostración que se necesitaba para desterrar por completo el viejo dogma de que nuestro cerebro, tras el nacimiento, no puede crear nuevas neuronas para sustituir las destruidas. El hallazgo abre una nueva vía al tratamiento futuro de enfermedades neurodegenerativas, como el parkinson o el alzheimer, que dañan irreversiblemente el cerebro. La investigación que hoy se publica muestra en imágenes la ruta que siguen las células madre capaces de producir nuevas neuronas hasta alcanzar el bulbo olfatorio. La ruta que siguen los precursores neuronales parte de la fuente original de unas cavidades llamadas ventrículos laterales, donde se encuentra la fuente original de las células madre neuronales. En estas cavidades el líquido cefalorraquídeo crea una corriente que permite a las nuevas neuronas alcanzar el bulbo olfatorio y no otro destino. La imagen de esa ruta migratoria se captó con sofisticadas técnicas de microscopía y resonancias magnéticas de alta resolución de la zona frontal del cerebro. La demostración de que esta ruta está activa en las personas adultas es el primer paso para desarrollar tratamientos que, algún día, consigan movilizar las nuevas neuronas hacia otras zonas del cerebro que se encuentren dañadas por algún traumatismo, enfermedad degenerativa u otras lesiones. Por otro lado, permite pensar en el bulbo olfatorio como fuente de células aptas para su trasplante. La obtención del bulbo no ocasiona ninguna secuela, por lo que cabría pensar que se podrían reparar lesiones con las células del propio paciente. Los científicos suecos y neozelandeses son los primeros en mostrar cómo funciona la neurogénesis (formación de nuevas neuronas) en humanos, pero no en animales de experimentación. Precisamente un investigador español, el científico José Manuel García Verdugo, de la Universidad de Valencia, en colaboración con el mexicano Arturo Álvarez- Buylla, de la Universidad de California lleva años liderando este tipo de investigación. Están en primera línea desde que en 1998 se demostró la existencia de neurogénesis (formación de nuevas neuronas) en el cerebro adulto. Ellos enseñaron que la neuro- En la base inferior de este cerebro, procedente de una autopsia, se aprecia el bulbo olfatorio junto al cartel numerado génesis es obra de células madre neuronales con las características propias de los astrocitos, células con forma de estrella que garantizan el funcionamiento de las neuronas. También encontraron la fuen- ABC Un primer paso Jonas Frisen, coautor del estudio de Science Ahora no sólo se confirma que hay células madre, sino que los precursores de neuronas son capaces de emigrar y moverse te original de las células madre del cerebro humano, una cuna que se sitúa en la zona subventricular. Su trabajo, con tejidos obtenidos de autopsias y cirugías, mereció la portada de la revista Nature hace tres años. Después mostraron el camino por el que las nuevas neuronas eran capaces de llegar al bulbo olfatorio, pero sólo en ratones, como también publicaron en Science Ahora no sólo se confirma que hay células madre, sino que los precursores de neuronas son capaces de emigrar y movilizarse. El sueño científico sería conseguir engañar a esas células y movilizarlas hacia la zona del cerebro que nos interese reparar. El nuevo estudio ofrece lo que todos estábamos esperando aseguró ayer Manuel Nieto Sampedro, investigador del Instituto Cajal de Neurobiología. A todos los que trabajamos con roedores- -continúa- -nos sorprendía pensar que esa actividad no se produjera en humanos. De momento, es un avance conceptual, ahora debemos esperar que algún día sirva para reparar lesiones neurodegenerativas Reparar el cerebro José Manuel García Verdugo Catedrático de Biología Celular EL FIN DE UNA LAGUNA asta hace pocos años, se pensaba que la neurogénesis adulta, es decir, la producción de nuevas neuronas después del nacimiento, era un fenómeno que ocurría en algu- H nos vertebrados pero no en la especie humana. Desde hace poco menos de 5 años, han empezado a aparecer en la literatura científica trabajos que afirman que en nuestro cerebro no sólo hay células madre, sino que hay neurogénesis. En el artículo que se publica hoy en Science los autores describen una ruta de migración de nuevas neuronas, desde los ventrículos laterales (son unas grandes cavidades llenas del líquido cefalorraquídeo) hasta el bulbo olfatorio. Estas células migran en pequeños grupos y protegidas por otras células en un recorrido superior a los 20 mm. Esta migración se había descrito en roedores, pero no se tenía evidencias en humanos. Este descubrimiento, junto con otro reciente publicado en Nature donde se identifican y localizan a las células madre en el cerebro adulto humano, abre unas nuevas puertas a la investigación para entender cómo migran estas células a los bulbos olfatorios, por si algún día somos capaces de desviarlas hacia zonas del cerebro dañadas. Éste sería el sueño del científico, pero debemos ser muy cautos. Puede ocurrir que nunca se logre o aparezcan otras alternativas. O quizá que la estrategia no sea válida para todas las lesiones. Más información sobre la investigación en la revista Science http: www. sciencexpress. org