Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CULTURAyESPECTÁCULOS VIERNES 16 s 2 s 2007 ABC MAÑANA, EN ABCD Ayala deposita en la Caja de las Letras un legado que no se abrirá hasta 2057 El escritor inauguró la cámara acorazada del Instituto Cervantes, que custodiará manuscritos A. A. MADRID. En el acorazado potemkin del español, en la sede del Instituto Cervantes en Madrid, Francisco Ayala legó ayer varios libros dedicados, manuscritos y una carta de su puño y letra, un poquito gruesa, con varios folios dentro de un sobre alargado -según la describe el director del Cervantes, César Antonio Molina- y cuyo contenido no se sabrá hasta dentro de 50 años, por expreso deseo del académico. Ayala inauguraba así la Caja de las Letras en lo que antaño fue una caja fuerte del Banco Español del Río de la Plata, primero, y del Banco Central, después. Francisco Ayala destapó la caja número 1.000 del acorazado y extendió allí su legado, compuesto por ediciones facsímiles, no venales, y varios libros, como una antología de textos ayalianos traducidos al sueco: Tillvarons ironier Ironías del mundo El creador se confesó muy ilusionado por haber inaugurado la cámara acorazada de las letras John le Carré viajó al Congo para confrontar el primer borrador de La canción de los misioneros con la realidad, y relata sus impresiones en un artículo www. abc. es abcd Adolf Hitler y Josef Stalin, hermanos de sangre Hermanados por la insondable sangre derramada y su totalitarismo personalista, Hitler y Salin son analizados por Richard Overy en Dictadores Francisco Ayala, junto a César Antonio Molina, abre la caja número 1.000 del Cervantes en un acto íntimo y de calidad El autor de El jardín de las delicias deslumbró una vez más con su prodigiosa memoria recordando que el edificio que hoy acoge la sede del Cervantes le es familiar. Allí, en el antiguo Banco del Río de la Plata trabajó un hermano suyo y Ayala lo visitó con frecuencia: Ahora es un centro cultural, y espero que sea tan prestigioso para la cultura como fue en su día la entidad financiera para la economía subrayó. Hasta el año 2057 no se abrirá el legado de Ayala ni se desvelará el contenido de su carta. Posteriormente, en el salón de actos del Instituto Cervantes, se presentó la antología ayaliana, que ha sido vertida al idioma sueco por Peter Landelius. A la introducción le dio lectura Gaspar Cano, director del Cervantes de Estocolmo, cu- EFE ARCO 07, un paso adelante en el mercado de arte contemporáneo ARCO 07 es crucial para el futuro de una feria que se mide con las más grandes. El mercado del arte contemporáneo en España da un paso adelante Espero que este centro sea tan prestigioso para la cultura como lo fue en su día la entidad financiera para la economía deseó ya biblioteca se llama Francisco Ayala. Entre vanguardia y exilio, la antología ha entusiasmado a los lectores suecos que no se habían acercado a la obra de Francisco Ayala. César Antonio Molina invitó al maestro a hablar, y el genio volvió a frotar la lámpara de su prodigiosa ironía para agradecer tanta amabilidad y sentenciar que estaba hasta la coronilla de sí mismo una vez finalizado el año de su centenario: Todo el mundo debe estar harto de mí. Yo mismo también lo estoy Web oficial del Instituto Cervantes: http: www. cervantes. es Inland Empire los abismos cotidianos de David Lynch La próxima semana se estrena en España Inland Empire la última película de David Lynch, que vuelve a adentrarse en el túnel de sus obsesiones El baile de Sara Baras toma la palabra en el Festival Flamenco de Nueva York con Sabores JULIO BRAVO ENVIADO ESPECIAL NUEVA YORK. En el día de la primera nevada del año en la ciudad, la danza tomó la palabra en el Festival Flamenco de Nueva York. El listón estaba muy alto: el cante había estado representado apenas unos días atrás por Estrella Morente y la guitarra por Paco de Lucía, dos de los máximos exponentes de un arte que sigue cautivando a los públicos de todo el mundo. No podía tener Sara Baras, por tanto, mejor preludio para su actuación, la tercera dentro de este creciente festival y la tercera también en el hermoso e imponente City Center, uno de los más emblemáticos templos de la danza neoyorquina. Aunque nada supersticiosa alguna manía tiene, como la de lavarse los dientes varias veces durante la función- Sara Baras había comido en el mismo restaurante donde, días atrás, había cenado con Paco de Lucía. El maestro de la guitarra es referencia inexcusable para la bailarina gaditana; no se despega el nombre de su boca en cada una de sus conversaciones, e incluso la camiseta que llevaba puesta en el ensayo previo a la función llevaba impreso el nombre del músico. Y algo de su carácter calmo y apacible parece habérsele pegado a Sara, que aparecía especialmente tranquila y relajada antes de pisar el escenario. Claro que ahí se acaba la tranquilidad. En cuanto se siente bañada por los focos, la gaditana se transforma en un torbellino. Su movimiento es eléctrico, su taconeo virtuoso y explosivo; pero además cada día se le ve más templada, su baile es más azucarado y los trazos que dibuja tienen mayor detalle. Tardó el público del City Center en entrar en calor; nada raro, teniendo en cuenta que afuera la temperatura llegaba a los once bajo cero. Pero cuando conectaron con el escenario no pararon de aplaudir durante toda la función de Sabores el espectáculo que pasea Sara Baras estos meses a la espera de encerrarse a lidiar el toro de la Carmen que estrenará en el Liceo barcelonés el próximo mes de septiembre. Con ese entusiasmo chillón que tiene el público neoyorquino- -sonó algún ¡Viva Andalucía! en perfecto acento gaditano, claro- los espectadores premiaron el trabajo de Pepín Serrano, muy entonado en sus alegrías; el de Luis Ortega, elegante y dominador en su seguiriya; y el de los músicos y el cuerpo de baile, en constante crecimiento. Hoy ha salido una función bonita admitía satisfecha Sara Baras después de la representación, mientras caminaba, otra vez, hacia el restaurante donde, unos días antes, había cenado con Paco de Lucía. Daniel Hope: Sin creatividad no tienes nada que hacer Uno de los violinistas más brillantes y vitales del momento, el británico Daniel Hope, comienza una gira por España, que arranca en Barcelona Once bajo cero