Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID VIERNES 16 s 2 s 2007 ABC Usar teléfonos móviles en las aulas podrá ser sancionado hasta con seis días de expulsión El acoso escolar o las agresiones podrán acarrear la expulsión s El mismo tratamiento tendrá la grabación o difusión de imágenes de humillaciones G. Z. MADRID. Grabar y difundir imágenes de una paliza en un centro escolar podrá ser sancionado con la expulsión o el cambio de centro. Hablar reiteradamente por móvil, durante una clase, o jugar con una consola, podrá sancionarse hasta con seis días de expulsión. Estos son algunos de los elementos que figuran en el borrador de una normativa de convivencia que el Gobierno regional remitirá al Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid. También incluye, como castigos, trabajos extraescolares. La norma, que tendrá rango de decreto, pretende, según el vicepresidente primero del Ejecutivo autonómico, Ignacio González, fomentar el respeto y la convivencia en las aulas, reforzando la autoridad a profesores y directores, así como atajar la creciente indisciplina en los colegios Junto a la norma, que será aprobada antes de comenzar el próximo curso escolar, cada centro escolar deberá elaborar su propio plan de convivencia, que incluya las normas de comportamiento que los alumnos deben respetar obligatoriamente. Las infracciones de las normas de conducta, mientras no concurran circunstancias agravantes, se considerarán faltas leves y podrán ser sancionadas de forma inmediata por cualquier profesor del centro. Por ejemplo, con la normativa en la mano, los centros escolares no permitirán en las aulas la utilización de teléfonos móviles y aparatos electrónicos (mp 3 o videoconsolas portátiles, entre otros) Este tipo de faltas se considerarán como leves. Sin embargo, su reiteración podría conllevar sanciones como la de realizar trabajos después de clase o la suspensión del derecho de asistencia al colegio por un plazo máximo de seis días. Sanciones similares, hasta la expulsión durante un máximo de seis días, podrán ser tomadas por la dirección de los centros educativos si se producen actos graves de indisciplina, reiteradas faltas de asistencia a clase sin justificación o cau- Las prohibiciones Jugar con videoconsolas portátiles. Escuchar música, utilizar mp 3 u otros dispositivos electrónicos. Lesionar los derechos inherentes de las personas, tanto su integridad física como las que atentan a la dignidad. El acoso y las humillaciones, tanto a profesores como alumnos. Causar daños en las instalaciones, materiales o documentos de los centros educativos. Grabar imágenes, y difundirlas, de agresiones o conductas contrarias a las normas de convivencia. sar daños en las instalaciones del centro educativo. Las faltas más graves deberán ser probadas a través de la redacción de un expediente informativo y podrán suponer, según la intensidad de la falta, la suspensión del derecho a la asistencia a clase, pasando por el cambio de centro o la expulsión. Por ejemplo, la expulsión o cambio de centro se prevén para las faltas que lesionan los derechos inherentes de las personas, tanto la integridad física como las que atentan a la dignidad, como el acoso y las humillaciones dirigidas contra los miembros de la comunidad educativa, ya sean profesores, personal del centro o compañeros. También están contemplados en este apartado los daños graves causados a las instalaciones, materiales o documentos del centro, así como la grabación, publicidad o difusión, a través de cualquier medio o soporte, de agresiones o conductas contrarias a las normas de convivencias. Se intentan impedir de esta forma que, por ejemplo, agresiones físicas a profesores sean grabadas con teléfonos móviles y difundidas por internet. Expulsión y cambio de centro Los profesores se quejan de que los móviles les impiden impartir las clases con normalidad EPA Investigan si varios escolares quemaron el pelo a un compañero ABC MADRID. La Comunidad de Madrid va a iniciar una investigación para conocer el alcance de una supuesta denuncia interpuesta en la comisaría de Chamberí sobre un supuesto caso de acoso escolar. Fuentes del Gobierno regional y de la Consejería de Educación indicaron que van a intentar ponerse en contacto con la madre del menor por si quisiera poner en conocimiento de la institución madrileña el posible maltrato a su hijo. Si así fuera, la Consejería abriría una inspección administrativa para abordar el asunto. Los hechos hacen referencia al pasado 21 de diciembre, cuando un chaval de 12 años habría sido objeto de diversas vejaciones, insultos y agresiones por parte de cinco de sus compañeros, en el colegio concertado María Inmaculada Marillac, situado en la calle de García de Paredes. Al chaval le habrían escupido y quemado el pelo con un mechero en pleno patio del centro educativo. El colegio, dependiente de las Hijas de la Caridad, cuenta con un vigilante, aunque el chico, tras la supuesta agresión, no lo encontró. De este modo, el niño informó a su tutora de lo que le acababa de pasar. La madre del chico dice que ésta no le hizo caso, por lo que el menor puso sobre el asunto a la directora del centro concertado. Los menores fueron identificados, y la supuesta víctima fue trasladada al Hospital Clínico San Carlos, en cuya unidad de Urgencias fue tratado. Allí se le diagnosticaron diversas lesiones fruto del ataque de sus compañeros, según mantiene la madre en la denuncia que realiza. Los presuntos agresores acusaron al niño de haberles insultado por su origen suramericano. Las amenazas, según la parte denunciante, se han seguido repitiendo desde entonces. Portavoces del colegio aseguran que hay un proceso judicial abierto y desmienten el acoso al chaval. También escupitajos Daños e indisciplina, igual pena ABC. es La pregunta del día: ¿Está de acuerdo con que se prohíba el uso de los móviles en las aulas? Opine en abc. es