Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA VIERNES 16 s 2 s 2007 ABC El Washington Post glosa las malas relaciones públicas de José María Aznar PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. La página de cotilleos del Washington Post no parece que sea el lugar más idóneo para enterarse de las actividades y pronunciamientos de José Maria Aznar, un visitante bastante asiduo de la capital de Estados Unidos por su condición de distinguido académico en la práctica del liderazgo global dentro del claustro de la Universidad de Georgetown. Pero las pésimas relaciones públicas del ex presidente gobierno español le han deparado ayer un lugar destacado e ilustrado en la cabecera de la sección más trivial, pero también más leída, del diario de obligada lectura en la sede del gobierno federal. Bajo el título de No Aznar pero mucha paella el periódico se hace eco de la abrupta cancelación de una comida- coloquio convocada el pasado miércoles en el conocido restaurante Nathans del selecto barrio Georgetown. Supuestamente por temor a que periodistas españoles se infiltrasen entre los invitados y se atrevieran a plantear al dirigente español desagradables cuestiones sobre las actuaciones de su gobierno en la prisión extrajudicial de Guantánamo. La destacada gacetilla cita el apuro de la dueña del restaurante y organizadora del evento, Carol Joynt, para desconvocar a los ochenta invitados de pago para una paella a la Aznar Con evidente enfado ante unas maneras cuando menos llamativas para los formales estándares estadounidenses, la señora con una distinguida carrera periodística se ha atrevido a criticar que ni los famosillos de televisión implicados en los más sórdidos escándalos se atreven a dar tan chapuceros esquinazos. Rafael Bardají, identificado como asesor de Aznar, ha indicado al Post que el ex presidente del gobierno no tenía ningún miedo a enfrentarse a las preguntas de los periodistas españoles pero se había sentido engañado sobre la naturaleza de la convocatoria en el restaurante Nathans. Aunque según Carol Joynt, que también ha dado cuenta del asunto a través de una radio local y en su página de Internet, no es verdad que se hubiera prometido la ausencia de periodistas o garantizado el carácter privado del coloquio. Su conclusión particular, tras el paella- gate es que Aznar le debe molestar tanto la Prensa de España como a Bush la de Estados Unidos. Vista del avión secuestrado, en la madrugada de hoy, en la pista del aeródromo de Gando (Gran Canaria) EFE El pasaje reduce al secuestrador de un avión que aterrizó en Gran Canaria El individuo, de nacionalidad argelina, pretendía volar a París s No disparó las dos pistolas que portaba s La mayor parte del pasaje era español PABLO ALCALÁ ERENA CALVO LAS PALMAS. Viajaba en la fila 5 del vuelo doméstico MR 465 de Air Mauritania procedente de Nouakchott con destino a Nuadibú; tardó apenas diez minutos desde que el avión despegó del aeropuerto mauritano en sacar las dos pistolas que portaba para exigir a la tripulación del avión que desviase su rumbo a París. Durante el transcurso de la travesía, el comandante del vuelo trató de convencer al secuestrador, de origen argelino, de que sus intenciones chocaban con la imposibilidad técnica, ya que la aeronave no contaba con suficiente combustible para alcanzar la capital francesa. De sus negociaciones dependió en gran parte la resolución del incidente de forma positiva, explicó ayer en declaraciones a este periódico el delegado del Gobierno en Las Palmas, José Segura. El hombre, cuyos motivos ulteriores se desconocen aceptó entonces tomar tierra en el aeropuerto de Dajla (Sahara Occidental) la antigua Villa Cisneros española, para repostar y continuar su ruta hacia el destino exigido, pero las autoridades marroquíes, que ocupan la ex colonia desde 1975, les denegaron el permiso de aterrizaje. Continuaron entonces la travesía prevista en medio de una fortísima tensión que se inició, según relataba a ABC José Manuel, uno de los 71 pasajeros, en su gran mayoría españoles, del vuelo secuestrado, creyendo que el aparato se iba a caer, y poniéndonos en consecuencia los chalecos y las mascarillas No tardaron en conocer que se trataba de un secuestro, cuando el argelino, que no hablaba ni español ni inglés ni lengua alguna común al pasaje obligó a todos los pasajeros a ocupar la parte trasera del avión mientras, desde la cabina, apuntaba con una pistola a la cabeza del piloto. Ante la imposibilidad de volar a París, o de repostar en el Sáhara, el comandante puso rumbo al aeropuerto de Gran Canaria, con el consentimiento del secuestrador, donde un importante despliegue de fuerzas de seguridad compuesto por efectivos de la Policía Nacional, la Guardia Civil y Emergencias, y todos los bomberos disponibles en la zona de Las Palmas, esperaron el aterrizaje del vuelo en la base militar de Gando, próxima al aero- RECORRIDO DEL AVIÓN SECUESTRADO Lugar donde aterriza el avión Aeropuerto de Gando (Gran Canaria) ISLAS CANARIAS ESPAÑA Ceuta Madeira Rabat Melilla Boeing 737 MARRUECOS Itinerario tras el desvío de la aeronave Itinerario previsto del avión Nuadibú ARGELIA MAURITANIA ABC Pedro Sánchez Nouakchott MALÍ 0 250 500 km SENEGAL puerto civil. Una vez en tierra, según relató José Segura, el avión fue literalmente rodeado por los efectivos disponibles, mientras en el interior del aparato la tensión seguía aumentando. El último capítulo del incidente se desarrolló en la cabina del piloto, donde una decena de pasajeros se abalanzaban sobre el secuestrador, todavía armado, en un acto que costó contusiones a varios de ellos. Mientras tanto, la tripulación del vuelo, formada por ocho miembros, permitía la entrada de los Cuerpos de Seguridad españoles que se encargaban de la detención del secuestrador. En tierra, los servicios sani- tarios se ocupaban en la pista de los dos heridos, una mujer embarazada víctima de una crisis nerviosa y un hombre de los que protagonizaron la reducción del secuestrados, con varias contusiones leves. Al cierre de esta edición, la Policía interrogaba al secuestrador, del que no han trascendido más datos. Fundamentalmente trataban de aclarar si existían más implicados en el secuestro o se trataba de un acto individual y sus motivos. El ministro de Asuntos Exteriores español informaba a su homólogo mauritano de la detención del secuestrador, mientras el aeropuerto canario retornaba a la normalidad.