Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN VIERNES 16 s 2 s 2007 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero MAÑANA EN ABC Ante el chantaje LAS DUDAS EL TERROR Y l proceso del 11- M, que comenzó ayer, se percibe como un acontecimiento mundial. Nadie se interesa por las teorías conspirativas, pero los lectores de varios continentes intentan sacar lecciones de alcance internacional sobre el estado de la lucha contra el terror. Financial Times, Frankfurter Algemeine Zeitung y Le Figaro, entre muchos otros grandes medios occidentales, consagran largas informaciones a la presentación del caso contra los responsables de los atentados de Madrid, pero quizá sean los lectores quienes avancen las opiniones más audaces. El Times de Londres, por ejemplo, continúa recibiendo muchas cartas, y F. Bonmati, que escribe desde Nueva Jersey, Estados Unidos, afirma que España perdió la guerra del terror el día que abandonó Irak Fran Clemenkowff, que escribe desde la ciudad de Townsville, en Australia, añade: Creo sinceramente que España será un ejemplo para el resto del mundo sobre cómo tratar el problema del terrorismo islamista En Santiago de Chile, El Mercurio hace suya esta opinión de Juan Avilés, ex director del Instituto Universitario de la Seguridad Interior: Por motivos políticos, se han generado muchas polémicas en torno a los atentados. Sin embargo, el grado de esclarecimiento es bastante completo y no creo que haya muchas novedades En México, Letras Libres, la revista fundada por Octavio Paz y dirigida por Enrique Krauze, publica un análisis de Ricardo Cayuela Gally que termina de este modo, poco esperanzador: La negativa de Zapatero a volver a convocar el Pacto Antiterrorista y luchar junto al PP por la derrota policial de ETA, modelo que tuvo éxito en el pasado, es un triste augurio. La negativa del PP a acompañar a las asociaciones de ecuatorianos en las marchas de duelo y de protesta no lo es menos. ETA, con su bomba, ha logrado dividir a los dos partidos políticos, y en este año electoral que se abre todo parece indicar que España camina a ciegas pidiendo a gritos un verdadero estadista. Uno que no se vislumbra ni a izquierda ni a derecha E Hace varios meses, un fanático asesino múltiple inició un proceso de chantaje al Estado para forzar su salida de la cárcel. En un primer momento, únicamente se hicieron eco de la presión de este inmundo personaje sus medios afines, el diario Gara -sucesor impune del Egin -y demás nacionalistas de todo pelaje. El resto consideraron la noticia marginal y secundaria y no se prestaron a ser altavoces de la estrategia etarra, conscientes de que no había que facilitar la consecución de los objetivos propagandísticos y chantajistas de los terroristas. No se trataba de entablar un debate nacional sobre que un repugnante criminal viva o muera por voluntad propia, como por desgracia ha terminado ocurriendo. Sin embargo, una vez más, el Gobierno ha fallado en la defensa de los principios básicos del Estado de Derecho y ha propiciado que nos encontremos en una situación de retroceso flagrante en la lucha contra el terrorismo. No ha sido el guía necesario para que la sociedad en su conjunto transite por el camino de la integridad y de la resistencia ante el chantaje y la coacción. Una vez más, nos ha dejado desvalidos e indefensos, nos ha transmitido el desmoralizador mensaje de que en España los matones se pueden salir con la suya, de que las amenazas tienen rédito. Quedan lejos las actitudes heroicas ante los ultimatos de Miguel Ángel Blanco y de José Antonio Ortega Lara. Queda muy lejos el reconocimiento de aquel ejemplo de abnegación y entereza de sus familias, que fueron bastión de la actuación del Gobierno de entonces, al que apoyaron incondicionalmente en su dificilísima resistencia. Las víctimas ya no son el referente moral del Gobierno, no son el espejo en el que contemplar los efectos de la crueldad y la maldad que sobre la sociedad española ha ejercido ETA sin piedad. Cuando el fiscal rebajó su petición de pena de 96 a 12 años de cárcel para el terrorista chantajista, puso de manifiesto la debilidad y el entreguismo de un Gobierno que se empeña en mantener una política de cesiones ante las exigencias de los asesinos, de apaciguar a la bestia dándole lo que pida. La decisión posterior del Tribunal Supremo consagra la impunidad de todos aquéllos, presos o no, que decidan amenazar, por escrito o no, a unos ciudadanos que a partir de ahora estamos más indefensos y menos amparados por nuestras instituciones. Gracias a la tibieza calculada de este Gobierno, un misera- ble criminal está en el primer plano de la actualidad y los españoles estamos contemplando estupefactos cómo dobla el pulso al Estado de Derecho para irse a su casa tranquilamente cuando y como él decida. Y, para mayor escarnio, tenemos que soportar un bombardeo informativo absolutamente inadecuado que saca de las cloacas de la marginación a una alimaña que no merece ni una línea de atención, ni una referencia, ni una mención, ni mucho menos una imagen. ¿Por qué los medios de comunicación españoles, casi siempre ejemplares en sus tesis contra el terrorismo, no dan un paso al frente y asumen su responsabilidad para neutralizar y contrarrestar las campañas de propaganda terroristas? ¿Por qué en ocasiones les siguen el juego y transmiten sus consignas? ¿Por qué después de escandalizarse por el reportaje del Times se aprestan a publicar tan infame fotografía? Ojalá, en lugar de esa espantosa imagen publicada hasta la saciedad que- -aunque no quisiéramos- -nos hemos visto obligados a ver en periódicos y televisiones, los medios hubieran realizado entrevistas y reportajes de los familiares de los veinticinco asesinados por ese sujeto, o hubiesen publicado las fotografías de sus víctimas, acribilladas a balazos o destrozadas por las bombas. Ojalá los medios no cayeran a veces en los anzuelos que tiende ETA y relegasen al lugar que les corresponde, la ignorancia y el desprecio, a los asesinos y sus cómplices. Aunque el Gobierno los alimente. Ana Velasco Vidal- Abarca Madrid detallan las intervenciones policiales y los motivos de las mismas. Por fin, en el año 2006, se recoge la información de las cinco policías competentes. Esto demuestra que, aunque ha costado, poco a poco vamos conociendo un hecho social tan complejo como es ladelincuenciaen España. Pero estamos muy lejos todavía de conocer cuáles son las consecuencias de esa actividad ilegal sobre sus víctimas: todavía no se ha hecho ninguna evaluación pública. Se han atendido con el esmero debido a las víctimas y a sus familiares cuando el delincuente es un terrorista y, también, a las víctimas de violencia doméstica, pero el año pasado 71.619 personas sufrieron robos con violencia o intimidación, hubo 1.121 homicidios, 15.000 lesiones, 8.172 agresiones sexuales y 193.891 faltas contra las personas. No sabemos qué ha pasado con aquéllos que sufrieron, por sí mismos o en su entorno inmediato, la violencia de otros ciudadanos. Creo que resulta imprescindible la creación de un instituto de observación y apoyo a las víctimas de delitos violentos donde se podrían recoger las preocupaciones y paliar las consecuencias que tienen estas conductas, tan contrarias a la convivencia humana y social. Luis Fernando Crespo Zorita Alcalá de Henares (Madrid) Nuestras lectoras, en Cibeles Siete lectoras de Mujer de Hoy se visten con los diseños de otros tantos creadores de la pasarela Cibeles: Javier Larraínzar, Carmen March, Miguel Palacio, Alma Aguilar, Ángel Schlesser y Kina Fernández ponen a disposición de las lectoras de nuestro suplemento algunas de sus últimas creaciones. La revista incluye, además, un reportaje que trata de desmontar los tópicos de la psicología femenina y, junto a las seciones habituales, una entrevista con el actor Luis Tosar. puntuación adicional para poder elegir centro educativo, algo tan básico y tan necesario. Sin embargo, se quieren eliminar estos puntos. Así, las familias numerosas, tan dignas de protección especial según todos los programas electorales, vamos a desaparecer en la vida real. Ana Martín García Sevilla No existen las familias numerosas Las otras víctimas Nos ha presentado el ministro del Interior un pormenorizado informe mediático sobre la criminalidad en España donde se Si el proyecto de la Consejería de Educación de Andalucía para evaluar la elección de centros educativos se aprueba, las familias numerosas habrán desaparecido en Andalucía. Soy mujer trabajadora y madre de tres hijos. Las políticas sociales deberían tenerme muy en cuenta, pero no es así. Durante la infancia de mis hijos, la única ventaja real que podía disfrutar era una Salud laboral Más de 16.000 trabajadores fallecen cada año por enfermedades relacionadas con su trabajo, lo que supone que un 4 por ciento de todas las muertes que se producen en España son de origen laboral, según un estudio realizado por Comisiones Obreras y la Universidad de Valencia. Para la recopilación se ha tenido que acudir a datos y fuentes extranjeras porque, según explicó en la presentación del estudio la profesora del departamento de Medicina Preventiva y Salud Laboral Ana María García, la información disponible en el registro oficial español es muy limitada El estudio denuncia que en 2006 casi 80.000 trabajadores sufrieron enfermedades de origen laboral que, sin embargo, sólo se reconocieron 30.000. Asimismo, en ese ejercicio, las estadísticas oficiales sólo registraron dos muertes por enfermedad de origen laboral, frente a las más de 16.000 que se recogen en el informe. Juan Romero Díaz Murcia