Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15- -2- -2007 GENTE www. abc. es gente 91 Penitentes de la moda Victorio Lucchino subió ayer el tono de la tercera jornada de Pasarela Cibeles con sus vestidos de noche rojo pasión, auténtico homenaje al amor POR SILVIA CASTILLO FOTOS ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Ya es Semana Santa en Cibeles. Aunque faltan todavía unas semanas para que los pasos más dolientes bailen sobre los costaleros, la pasarela madrileña parecía ayer un desfile de tendencias para penitentes. Entre el negro, protagonista absoluto del próximo invierno, el morado nazareno y algunos estilismos, El Retiro parecía ayer una sucursal de las imaginerías de la céntrica calle La Paz. Rendido al negro está Miguel Palacio, cuya colección transcurre por el rustic- chic. El folclore llega a sus prendas con mandilillos y pecheras bordadas tipo croché o de paillettes de colorines, que rompen el negro de minivestidos babydoll con detalles evocadores de la tradición más regional. Grises, amarillo y marrón carmelita se cuelan tímidamente entre la oscuridad más rotunda, tanto que a algunas piezas sólo les faltaba una saeta de fondo, sobre todo, a unos vestidos largos, muy sacerdotales. Cálida y envolvente es la propuesta de Jesús del Pozo para el próximo invierno, que el modista imagina en un bosque nevado encantado. Sin renunciar a sus líneas, Del Pozo ha creado prendas más jóvenes y actuales. La riqueza de tejidos, los pliegues y los colores de la naturaleza (verdes, marrones, azules, grises y negros matizados) siguen siendo sus señas de identidad, pero la silueta se ciñe más al cuerpo y se refugia en amorosas prendas de punto a mano y abrigos informales. Entre cajas de embalar y trastos para una mudanza, llegó Davidelfín. Con el auditorio a rebosar, el rondeño provocó aplausos de admiración con una colección para hombre y mujer bien construida en cuanto a las formas y el concepto. Sus abrigos y ponchos- manta de borra, como los que se utilizan para envolver objetos delicados, fueron muy bien recibidos, al igual que las esculturas de sillas de café, obra de Pablo Reinoso, que lucieron los propios modelos, a modo de mochila, bolso o de gran peineta española, en el caso de Bimba Bosé, penitente de la moda. La firma explotó algunos de sus iconos más famosos, como la pernera de pantalón que se asoma doblada por detrás o por delante de una falda, y sorprendió con la reinterpretación del esmoquin. A la hora de la siesta, Amaya Arzuaga nos despejó con sus amazonas futuristas envueltas en tejidos tecnológicos (seda plastificada o metalizada) pelo de caballo, plumas y subidas en botas de charol y plástico sin puntera. Su patronaje y sus acabados cosidos a mano siguen siendo pura locura (que se lo pregunten a las costureras) y sus siluetas, con el talle muy alto y faldas a la rodilla o cortas. Sin mangas también son las chaquetas que Lydia Delgado propone, a modo de chaleco con una cinta anudada a la cintura para acompañar un vestido de noche, más cool que el manido chal. Su colección, delicada y muy refinada, supone un salto para la creadora catalana, que introduce faldas muy cortas, con pliegues, y siluetas más amplias de las que acostumbra. Los vestidos de cóctel, con encaje de efecto mosaico o un enrejado de lazos a modo de mangas; las chaquetas, con las mangas abullonadas o con el puño de una camisa masculina, y el vestido- batín de noche, sus grandes aciertos. Victorio Lucchino cerró la jornada, como no podía ser menos ayer 14 de febrero, con un homenaje al amor. El dúo andaluz terminó su desfile con 14 impresionantes vestidos de noche en rojo pasión, única subida de tono en una colección para hombre y mujer llena de colores otoñales (burdeos, verde musgo, rosa empolvado y negro) y que también es un tributo a Velásquez, sobre todo en prendas de mangas muy elaboradas y en la bisutería que recrea cuadros del pintor sevillano, como las Meninas. Homenaje al amor Davidelfín envolvió a las modelos en cálidos tejidos de borra