Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15- -2- -2007 Bush insiste en el apoyo del régimen iraní a los radicales islámicos en la guerra de Irak 31 Chirac niega a Colón y atribuye a los vikingos el descubrimiento de América En un próximo libro, afirma que la llegada al Nuevo Continente no es un gran momento histórico y que no admira a esas hordas que fueron a destruir JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Jacques Chirac prepara su poco gloriosa salida del Elíseo con un libro de confidencias rayanas en la maledicencia de patio de vecinos, confesando sin piedad para su esposa una parte de sus infidelidades conyugales, y lanzando dardos envenenados contra muchos íntimos sucesivamente traicionados, contra España, contra Cristóbal Colón, contra el Descubrimiento de América y contra Aznar. L Inconnu de l Élysée (Ed. Fayard) es un libro de conversaciones íntimas con Pierre Péan, que ya publicó un libro semejante con François Mitterrand. El principio, con Chirac, es muy simple: el presidente habla de sus muy distintas vidas íntimas, para decir al fin toda la verdad sobre los asuntos más espinosos, sin aportar otra documentación que la palabra y punto de vista personal, presentado a la luz más gloriosa del protagonista. rac: El Rey de España me llamó y me dijo que estaba asombrado de la abstención de París. Yo le respondí que, para mí, el Descubrimiento no fue un gran momento de la Historia Chirac insiste en la ignorancia pérfida: Además, nada de todo está históricamente fundado. No fue Colón quien descubrió América. Fueron los vikingos Chirac no sólo insiste, si no que deja al descubierto un vacío oceánico: desconoce toda la inmensa bibliografía sobre la difusión de la cultura, la religión, las artes y las letras, limitándose a dejar caer que las artes no europeas son algo más que algo exótico y pintoresco El presidente Chirac reduce las relaciones entre España, las Américas, el Descubrimiento, la colonización, la difusión de las culturas europeas en las Américas, la fundación del derecho internacional, las rutas del comercio trasatlántico, la colosal emergencia de las literaturas españolas escritas en las Américas, etcétera, a una despectiva denuncia de las hor- AP tados del Partido Popular Europeo han votado a favor o se han abstenido (de los españoles, ninguno votó a favor) mientras que los socialistas han apoyado en bloque el informe, gracias a que una estratégica enmienda destinada a exculpar de sospechas al actual ministro de Asuntos Exteriores (Frank- Walter Steinmeier, que es del Partido Socialdemócrata) ha evitado las dudas de la delegación más potente del grupo. El diputado italiano Jas Gawronski, portavoz popular en la comisión, se quejó de que todo el trabajo se ha hecho con una tendenciosidad extrema y aunque reconoció que la CIA ha violado la ley recordó que Estados Unidos son los únicos que hacen algo contra el terrorismo, mientras que nosotros no hacemos nada Más información sobre los vuelos en http: www. europarl. europa. eu comparl tempcom tdip defa ult en. htm Chirac confirma con raro cinismo, la versatilidad de una carrera política que todos sus biógrafos han documentado con un largo rosario de traiciones shakespearianas. El libro es un ajuste de cuentas al arma blanca, contra sus rivales y enemigos, muy numerosos. Capítulo breve pero feroz son las frases consagradas por Chirac a España, de una ignorancia pavorosa, no exenta de perfidia. La epopeya del descubrimiento y colonización de las Américas es resumida por Chirac así: Nunca he sentido admiración por las hordas llegadas a América para destruirla Y una confesión diplomática de fondo: cuando España, Europa y las Américas celebraron el V Centenario del Descubrimiento, considerado urbi et orbi un acontecimiento que cambió la historia de las civilizaciones, el Gobierno español invitó al francés a sumarse a las celebraciones. Respuesta de Chi- Traiciones shakespearianas das llegadas para destruir Tratado con ligereza un acontecimiento de tal envergadura, quizá sea comprensible que Chirac olvide olímpicamente a Felipe González y Zapatero y consagre breves pero olvidadizos comentarios traidores a José María Aznar, con quien comenzó sosteniendo una relación de la más viva simpatía, presentándolo como el modelo a imitar en Francia y Europa, antes de traicionarlo por la espalda filtrando los comentarios envenenados con los que consumaba la enésima traición de su carrera. ABC. es Toda la información sobre las presidenciales francesas en abc. es internacional Las relaciones con España, entre la indiferencia y el oportunismo J. P. Q. PARÍS. Desde hace 30 años, las relaciones de Chirac con España y sucesivos gobiernos españoles han estado dominadas por la ignorancia, la indiferencia y el oportunismo. En 1977, Chirac fue el primer dirigente francés que hizo campaña contra el ingreso de España en la antigua CEE. Consumada la entrada siendo presidente Mitterrand, Chirac fue el primer adversario de las exportaciones agrícolas españolas. Los agricultores franceses destruían camiones impunemente. Chirac siempre se negó a tener contactos de fondo con políticos españoles: ni con Fraga, ni con Suárez, ni con Leopoldo Calvo Sotelo... Ya en el poder Felipe Gonzalez, Chirac intentó puentear a Mitterrand (presidente) siendo él primer ministro (1986- 88) con una legendaria metedura de pata en Madrid. Los primeros años de gobierno de Aznar coincidieron con el estallido de los escándalos en la alcaldía de París. El diálogo comenzó siendo positivo. Cuando Chirac se vio forzado a enterrar su propio partido, el antiguo Reagrupamiento para la República (RPR) para crear la Unión por un movimiento Popular (UMP, 2002) invitó a Aznar a ser el padrino presentándolo como la gran esperanza política de Europa. Aznar fue la estrella internacional en la fundación del partido. El idilio duró poco. Las relaciones con Marruecos y la guerra de Irak acentuaron el enfrentamiento. Chiracy Villepin intrigaron contra España y Aznar ante el Rey de Marruecos. Y la crisis iraquí fue el pretexto para tirar con balaverbal contra Aznar. Con Zapatero, las relaciones comenzaron en un tono paterno- filial, pero cuando propuso que los presidentes de Cataluña, País Vasco, Navarra y Aragón participasen en las cumbres, Chirac descartó la idea con este comentario: Este chico no sabe dónde va...