Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15 s 2 s 2007 ESPAÑA 17 La Princesa retoma la actividad una semana después de la muerte de Érika Con el semblante triste, acompañó al Príncipe de Asturias al Instituto Cervantes ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. Vestida de luto y con el semblante triste y pálido, Su Alteza Real la Princesa de Asturias retomó ayer la actividad oficial y acompañó a su marido, el Heredero de la Corona, durante su primera visita a las nuevas instalaciones del Instituto Cervantes, una institución que siempre ha contado con el apoyo de la Corona en su misión de difundir el español en el mundo. Una semana después de la trágica muerte de su hermana pequeña, Doña Letizia prefirió reincorporarse a la agenda institucional del Príncipe de Asturias y acompañarle a un acto en el que su presencia no estaba prevista. De hecho, en la placa conmemorativa de la visita que ambos descubrieron sólo figuraba el nombre de Don Felipe, un detalle que será corregido en los próximos días, según se apresuraron a aclarar los responsables del Instituto Cervantes. Vestida con gran austeridad y sencillez, sin maquillaje, Doña Letizia, que ya está embarazada de seis meses, llevaba una blusa blanca con volantes en el cuello, y una falda negra, del mismo color que los zapatos, las medias, el abrigo y el bolso. El Príncipe, con traje azul marino, lucía una corbata de ese mismo color con minúsculas motas blancas, como de alivio de luto. A pesar de los esfuerzos que hacía Doña Letizia por ocultar su tristeza e, incluso, por intentar esbozar algunas sonrisas, en el semblante de la Princesa de Asturias se reflejaban los dolorosos momentos que está viviendo desde la trágica muerte de su hermana Érika Ortiz Rocasolano. Cuando finalizó la visita de trabajo que realizaron y que duró cerca de dos horas, ambos se despidieron de los responsables y trabajadores del Instituto Cervantes y no se quedaron al cóctel que se sirvió en el vestíbulo del edificio, como un gesto más del luto por la dolorosa pérdida. Antes, Don Felipe y Doña Letizia habían asistido a una reunión de trabajo con la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín, y el equipo directivo del Instituto Cervantes, encabezado por su director, César Antonio Molina. Allí, ambos se interesaron por los logros y los retos de esta institución que tanto han alentado y que ya está presente en 67 ciudades de 40 países. Precisamente la mayor parte de estos centros han sido inaugurados por la Familia Real y, desde 2004, el Príncipe de Asturias ha presidido las aperturas acompañado por Doña Letizia. Las más recientes han sido las de los Institutos Cervantes de Sofía (Bulgaria) Palermo (Italia) y Pekín (China) A lo largo de este año está previsto que abran sus puertas cuatro nuevos centros en Brasil- -Brasilia, Salvador de Bahía, Curitiba y Porto Alegre- -así como los de Tokio (Japón) Nueva Delhi (India) Seúl (Corea del Sur) Shangai (China) Sidney (Australia) y Fráncfurt (Alemania) Además, en 2008, se inaugurarán los de Boston, Houston, Los Ángeles y San Francisco (en Estados Unidos) y otro en Canadá. También conocieron los Príncipes los preparativos del IV Congreso Internacional de la Lengua Española, que inaugurarán Sus Majestades los Reyes el próximo 26 de marzo y que reunirá a cientos de expertos en Cartagena de Indias (Colombia) Además, Don Felipe y Doña Letizia visitaron la antigua cámara acorazada- -de cuando este edificio albergaba al Banco de España- -y que ahora el Instituto Cervantes ha bautizado con el nombre de la Caja de las Letras En una de ellas está previsto que el escritor Francisco Ayala deposite hoy su legado. Sarkozy también hará campaña en Madrid, el día 27, y se reunirá con Zapatero y Rajoy L. A. ABC MADRID CÁDIZ. El ministro galo del Interior y principal candidato de la derecha en las elecciones presidenciales francesas, Nicolas Sarkozy, viajará a España el próximo día 27. Aunque no se ha detallado el programa, se sabe ya que Sarkozy se reunirá en Madrid con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; y con el líder del PP, Mariano Rajoy, quien podría acompañarle en un mitin que tiene previsto pronunciar ante los franceses residentes en nuestro país. Desde que su partido, la Unión por un Movimiento Popular (UPM) le designó candidato a las presidenciales, Sarkozy ha viajado a Londres y a Berlín. Sarkozy sigue aventajando en los sondeos a la socialista Ségolène Royal, que cuenta con el apoyo de Zapatero, con quien se reunió en Madrid en septiembre del pasado año. Mientras, Rajoy aseguró ayer en el Puerto de Santa María que no volverá a cometer el mismo error que hace tres años, en 2004, cuando se negó a mantener debates televisados electorales con el entonces aspirante y ahora jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero. En medio de la polémica abierta por Javier Arenas ante la negativa del presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, a participar en debates públicos sobre el Estatuto andaluz- -y eso que PSOE y PP apoyan el texto- -Rajoy no pudo por menos que darse por aludido. Señaló que posiblemente las reticencias de Chaves se deben a que cree que va a perder los debates y estoy seguro de que tenga razón y así va a pasar pero, a continuación calificó de error clamoroso su misma negativa en las elecciones generales del año 2004. El rechazo de Rajoy y de su equipo de campaña no respondió a que dieran por perdido un cara a cara con Zapatero. Muy al contrario, convencidos como estaban del triunfo electoral, entendieron que un debate podía dar bazas al candidato socialista. Por eso se optó por una campaña de perfil bajo, sin estridencias en que poco menos que se produjera el traspaso de poder en Moncloa entre José María Aznar y Mariano Rajoy de forma natural. Ahora el aspirante es Rajoy y, por tanto, Rodríguez Zapatero deberá sopesar su disponibilidad a medirse en un debate con el adversario. Debates electorales Nuevos centros en el mundo Austeridad y sencillez Al terminar la visita, los Príncipes se despidieron y no se quedaron al cóctel que se sirvió ÁNGEL DE ANTONIO Vestida de luto, Doña Letizia no pudo ocultar ayer la tristeza durante su visita a las nuevas instalaciones del Cervantes