Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Miércoles 14 de Febrero de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.300. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany EL HAMBRE omo las buenas noticias escasean, hoy le tomo prestadas al periódico las dos que trajo ayer, y eso que sobre martes era trece. Las casi cuatrocientas personas que durante varias semanas han vivido hacinadas en un carguero de mala vida- -que muy bien pudo ser de mala muerte- -bajaban a puerto con su fiebre y su espanto, con su piel lacerada y su rostro abatido, con su todo perdido y su nada logrado, pero vivas. No es un final de cuento, pero te afloja el nudo en la garganta. Porque si hay un camino hacia el futuro, no estaba, desde luego, en ese barco. Ese barco es la suma de todas las torpezas. No cabe más miseria, ni más injusticia, ni más dejadez, en tan pocos metros de eslora. Es el sumo fracaso en su estado más puro. La cara helada, oculta, del planeta que somos. Bastaría un país, un sembrado, una azada, un sol y cuatro nubes, para saciar el hambre. Bastaría una chispa de cordura, de generosidad o de decencia, para ponerle fin a esta hemorragia. Y cada cual, así, discurriría por su esfuerzo y su amor, por sus propios asuntos, como va la semilla de la mano a la tierra. También es una escuálida aventura la de ese perro, Snowy, que en Barajas vagaba a la deriva. Llevaba once días perdido, burlando el pisotón de los aviones, bebiendo en un arroyo, buscándose el sustento, huyendo por pasillos subterráneos. Al fin lo han encontrado. Desde ayer, la T- 4 ya no es sólo un zaguán inabarcable, con su armario de escombros. Ya no es sólo el frontón donde la ETA juega a romper sus treguas, sino el ancho escenario de una hazaña menuda que le ha dado un bocado a la esperanza. Es también un cachorro luchando por la vida, y no haciendo del hambre una oscura coartada. C Mitt Romney, ex gobernador de Massachusetts, anuncia su candidatura a la Presidencia de EE. UU. rodeado de su familia AP Un mormón para la Casa Blanca La candidatura presidencial de Mitt Romney, ex gobernador republicano de Massachusetts, pone a prueba la tolerancia de la derecha evangélica en EE. UU. que considera a los mormones como una secta POR PEDRO RODRÍGUEZ itt Romney, que ayer confirmó oficialmente sus ambiciones presidenciales, tendría que ser un candidato ideal para el Partido Republicano. Impecables credenciales conservadoras, brillante graduado de Harvard, sólida familia numerosa, millonario hecho a sí mismo, habilidad política demostrada al haber sido gobernador de un bastión demócrata como Massachusetts, además de experiencia gestora y diplomática como organizador de las invernales olimpiadas del 2002 en Salt Lake City. Pero todo este perfecto historial para aspirar a la Casa Blanca tiene un pequeño- gran problema. Mitt Romney es un devoto mormón, hasta el punto de haber llegado a ser obispo de esa religión genuinamente americana que durante el último siglo ha tenido un espectacular crecimiento global. En un debate con bastantes resonancias de la histórica bronca ya planteada hace medio siglo por el catolicismo de John F. Kennedy, las aspiraciones presidenciales de Romney se han topado de frente con la derecha evangélica de EE. UU. Ya que para este pilar fundamental del Partido Republicano, los mormones son una herética secta anticristiana. Además de todos los prejuicios asociados a la poligamia, rechazada oficialmente por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días pero todavía practicada por algunos grupúsculos. Con todo, la peligrosa intersección de política y espiritualidad resulta especialmente complicada este año para el Partido Republicano. Ya que los precandidatos más conocidos, el senador John McCain y el ex alcalde Rudy Giuliani, no son exactamente santos de la devoción de los evangélicos. Mientras que figuras más en sintonía con la derecha cristiana, como el ex gobernador de Arkansas Huckabee o el senador Brownback, carecen de fama nacional. Por eso, en su declaración de principios presentada ayer en Michigan, Romney se ha presentado como algo nuevo, un especialista en arreglar cosas, que solo busca una merecida oportunidad. Es decir, un outsider que no cree que Washington pueda transformarse desde dentro por políticos profesionales Con la misma pauta de Kennedy, Mitt Romney ha adoptado la estrategia de reunirse directamente con los más destacados líderes de la derecha evangélica y recordarles, entre otras cosas, su feroz oposición al matrimonio gay como gobernador de Massachusetts. Además de insistir en que comparten creencias básicas como que Jesucristo nació de una virgen, fue crucificado y resucitó al tercer día. Pero con bastante ironía teológica, alguno de estos reverendos le ha contestado: ¿Entonces, es usted baptista? M