Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 GENTE MIÉRCOLES 14 s 2 s 2007 ABC Torretta: una inyección urbana y rockera Pijama para dos ROSA BELMONTE MADRID. Tenía el desfile de Elio Berhanyer de espectadora a quien fue la primera maniquí del diseñador: Laura Valenzuela, entonces Laurita. Y si hubiera acudido Massiel (que prefirió aplaudir a Darek el dia anterior) también habría tenido a quien ha lucido una de las más recordadas creaciones del cordobés. A saber, el traje de pedrería sueca y abrigo de chinchillas que la cantante se puso en 1969 en el Teatro Real para entregar el premio a las ganadoras de Eurovisión (presenta, Laura Valenzuela) Tempraneras acudieron las señoras a su cita con Elio. Así, la duquesa de Fernandina (con unas audrey de Ferragamo) la condesa de Montarco y su hija, María Zurita o Malena Loreto (madre de Julito Aparicio) Hasta un señor con bombín. Elio puede ir en bata pero es tan fino como su público. Tanto que incluso los dos pijamas que sacó eran aptos para recibir. Los podrían haber llevado perfectamente Greta Garbo y Joan Crawford en Gran Hotel (previamente, salvo por el detalle de la blonda, se los habrían robado a John Barrymore) Elio es el lujo. El lujazo en la noche (en pijama o de tiros largos) Por eso, si algo falla en la puesta en escena (tampoco te pierdas la Carmen de Bizet a ritmo casi de bacalao) son esas niñas (las modelos) que parece que se hubieran puesto la ropa de sus madres. Luciendo pedrería, bordados y plumas de cisne en trajes que una ve sobre el cuerpo de Joan Crawford. O de Laura Valenzuela. Se quedó María Zurita al desfile de Devota Lomba. Antes de empezar parecía el de Manolo Benito (corporeison) Los operarios (con pantalones de peto) poniendo las letras, quitándolas y volviéndolas a poner. Otros limpiando los cristales. Los cubos de fregona como motivo estilístico por el suelo y todo el mundo observando el insólito espectáculo y mirando su reflejo en los espejos. Pero la cosa no parecía La dama de Shangay sino Manos a la obra Si no hubiera sido porque se trataba de el diseñador Modesto Lomba (que hace trajes de comunión) habría pensado que era una performance. Mo (hermana de Pe) acudió a ver a Javier Larrainzar. También Esperanza Aguirre, en lo que fue su primer pase en Cibeles. A la cita con Ailanto se presentaron curo casi negro. Y más que ne- Una lujosa apuesta de Elio Berhanyer para el próximo otoño- invierno gro fue el tono habitual de la colección de Roberto Torretta. Un estilizado homenaje al negro de todos los colores y a la estética del rock and roll. Sin ser agresivo, sin dejar de ser elegante. Aunque poco rockeros parecen algunos de sus incondicionales: Ana Botella, Natalia Figueroa o Pascua Ortega. Eso sí, estaba Ramoncín. Para Duyos (llegan los modernos peliculeros) vimos por primera vez a Bimba Bosé. En la primera fila, no en el tajo. También a Félix Sabroso y Dunia Ayaso, autores de esas estupendas y premiadas Mujeres televisivas que tan poco tienen que ver con las de de la pasarela. Raquel Sánchez Silva, Laura Pamplona o Quim Gutiérrez, azul os- Una estética muy british para los diseños de Larrainzar