Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 14- -2- -2007 No quiero llegar al banquillo del Real Madrid por descarte asegura Míchel Afirma que no le gustaría sustituir a Fabio Capello a media temporada 91 TRES DARDOS AFILADOS A Ronaldinho Compañero en el Barcelona A UN CICLO DORADO PUNTO FINAL Un compañero sale diciendo que hay que pensar en el grupo, y el primero que debe hacerlo es él A Frank Rijkaard Entrenador Las declaraciones de Eto o dividen por completo a una plantilla que cada día está más galactizada E. Y. BARCELONA. Sobre las 13.30 horas se acabó un ciclo dorado en el Barcelona. Decidió poner el punto final Samuel Eto o, quien fracturó por completo el vestuario y habló de dos bandos diferenciados. Era algo que se presuponía, pero dicho por un miembro del grupo con tanto peso como el camerunés queda bien clara la desunión que hay. De un modo u otro, y con este protagonista de por medio, se esperaba que algún día se le calentara la boca. Menos probable era que escupiera tanto veneno y con un tono tan desafiante. El caso es que se tambalea y de mala manera el círculo virtuoso de Laporta, al menos en el aspecto deportivo. Al final resultará, aunque moleste a muchos, que tenía razón Johan Cruyff, quien salió a escena el lunes con su habitual artículo en un periódico catalán dando por hecho el fin de una etapa. El fútbol son ciclos, y cada uno es de tres o cuatro años, difícilmente más. Esa fecha incluye también a las plantillas que rinden y obtienen premios. El Barça actual ha llegado a este punto en el que tras cuatro años y construir un equipo de la nada, ha de decidir hacia dónde va Una de esas decisiones pasa precisamente por Eto o. Obviamente, sus palabras no han gustado en exceso a nadie. Incluso algún miembro de la directiva está más por la labor de desprenderse de él para así evitar males mayores como podría serlo una pelea de gallos con Ronaldinho, que tiene muchos adeptos en el vestuario. Otro problema que se presenta es la hipotética salida de Frank Rijkaard. Se ha especulado mucho con su futuro y su entorno apunta a que el técnico medita tomarse un año sabático. Ha quedado patente este año que Rijkaard no era el mismo, mucho más alterado y por momentos fatigado. El caso Eto o ha podido ser la gota. Las goteras inundan el proyecto de Capello Con su política, ha logrado molestar a casi toda la plantilla, incluido Raúl POR JULIÁN ÁVILA MADRID. La convivencia en un vestuario es un ejercicio de supervivencia para el entrenador y los jugadores, una instrucción que se acentúa si se trata de un club grande como en este caso es el Real Madrid. Lo normal es que el técnico tenga de su lado entre trece y catorce jugadores- -los titulares y los habituales en los cambios- -y que necesite mucha mano izquierda en el trato con los suplentes. Con Fabio Capello se rompen todos los moldes. A día hoy, en la caseta del Real Madrid casi toda la plantilla guarda alguna cuenta pendiente con el italiano. Robinho también ha alzado su voz contra Capello Sergio Ramos. Ha pasado por to- IGNACIO GIL Es de mala persona salir a una rueda de prensa y decir que me negué a jugar A Sandro Rosell Ex directivo Iker Casillas. Al principio de Que tenga huevos de hablarme a la cara. Cuando fue mi jefe ni siquiera me saludaba y ahora va dando palos su calentón. Y de mala persona es salir en una rueda de Prensa para decir que Samuel Eto o se negó a jugar. Yo siempre me he entrenado con mis compañeros, con golpes y todo. Que digan lo que quieran, he cumplido siempre con mis compañeros. Si queréis saber lo que ha pasado se los preguntáis a Rijkaard, yo no hablo concluyó. ¡Menuda la has montado! le comentaron a Eto o cuando abandonaba la sala. Desafiante, el camerunés respondió rotundamente: Me la suda temporada filtró a la prensa la posibilidad de sustituirle por Diego López porque era bajito. Luego ninguneó su trabajo en algunos partidos en los que fue decisivo. Míchel Salgado. Le ha puesto la cruz y sólo juega si es estrictamente necesario. En una disputa entre el lateral y Diarra, Capello se puso de parte del malí. Está arrinconado en el banquillo. dos los puestos de la defensa. Le hizo un flaco favor en Riazor ante el Deportivo al ubicarle en el lateral izquierdo. Iván Helguera. El papel de Capello fue pasivo cuando el club casi le apartó del primer equipo porque se negó a marcharse el verano pasado. Pavón. Le cerró las puertas a una salida en verano y le dijo que contaba con él. No ha jugado un minuto en la Liga. Mejía. Le señaló como uno de los culpables de la derrota ante el Sevilla en el Pizjuán. Desde entonces su participación es testimonial. Salidas de Samuel y Rijkaard Edu culpa a la dieta de su grave lesión J. DOMÉNECH VALENCIA. Pese a que los jugadores del Valencia venían quejándose desde la pretemporada de la severa dieta a la que eran sometidos por parte de su cuerpo técnico, nadie se había quejado en público de ello. Es más, muchos futbolistas pensaban que en la larga lista de lesiones que ha padecido el conjunto blanquinegro la pérdida de peso tenía mucho que ver. Ayer, el centrocampista brasileño Edu, que pasa unos días en Valencia a la espera de volver a su país donde se recupera de una rotura del ligamento anterior cruzado de la rodilla derecha, dejó en entredicho la preparación física de su equipo. Estoy casi seguro, no al cien por cien porque no soy médico, de que mi lesión se debió a que estaba flaco, seguro. Si hubiera estado con la pierna fuerte y preparado no me hubiera lesionado. Fue un fallo mío aceptar algunas cosas que yo sabía que no me hacían bien dijo. Raúl Bravo. Tiene complejo de pañuelo, de usar y tirar. Ha pasado por distintos estados: comodín, suplente, transferible... Diarra. Las cámaras le cazaron en Montjuic criticando a Capello por su primera suplencia después de jugar más de veinte partidos seguidos de titular. Guti. Se las tuvo tiesas en un enfrentamiento. Con el rifirrafe se abrió una pequeña brecha en su relación. Beckham. A primeros de enero Capello dijo que el inglés no volvería a vestir la camiseta del Madrid porque había fichado por los Ángeles Galaxy. Estuvo apartado casi un mes. Robinho. Ha sido el último en quejarse. Ayer dijo que creo que mi juego no le gusta a Capello. Si sigue pensaré en mi futuro. Ahora no soy feliz Reyes. Sólo le ha entregado la titularidad por las lesiones de los compañeros. Le tiene loco con la exigencia defensiva. Raúl. Se ha quejado en privado de su papel de permanente comodín dentro del equipo y de su alejamiento del área ahora que no está Ronaldo. Cassano. Sus desencuentros con Capello han sido frecuentes y está apartado del equipo. Sólo eluden la quimera sus protegidos Emerson, Cannavaro y Van Nistelrooy- -los dos primeros no quieren seguir- -y del resto sólo tienen buenas palabras para el técnico Roberto Carlos, Torres y los recientes fichajes Gago e Higuaín. Y Ronaldo, en Milán.