Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 14 s 2 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 85 Tres versiones de la vida devuelve a la escena española a Yasmina Reza JULIO BRAVO MADRID. Yasmina Reza, la premiada y aplaudida autora de Arte vuelve hoy a la escena madrileña- -concretamente, al teatro Infanta Isabel- -con Tres versiones de la vida una comedia que estrenó en París en el año 2000 (la propia autora actuaba en aquella función) y que llega a la capital después de una gira de varios meses por distintos teatros españoles. Natalia Menéndez ha dirigido esta función, que cuenta como intérpretes con Silvia Marsó (también productora) José Luis Gil, Joaquín Climent y Carmen Balagué. Ésta es el segundo trabajo que Silvia Marsó afronta como productora (el primero fue Aquí no paga nadie de Darío Fo) Lo que quiero es presentar el tipo de teatro que a mí me gusta ver como espectadora. Quiero que el teatro sea un punto de encuentro para la reflexión Y Tres versiones de la vida encaja perfectamente en ese modelo. En cuanto leí la obra me llamó la atención la manera en que Yasmina Reza cuenta de tres maneras distintas la misma situación, y cómo los personajes adquieren matices diferentes según se produzca aquella La obra retrata muy bien, dice Silvia Marsó, a nuestra sociedad europea, moderna, burguesa, privilegiada, económicamente fuerte, pero llena de carencias y, especialmente, con grandes problemas de comunicación. Los protagonistas de la obra son científicos, y hablan del Universo y del Cosmos con conocimientos y matices casi milagrosos, pero sus relaciones de pareja, familiares, están vacías y desquiciadas. Tres versiones de la vida es una obra, dice la actriz, que tiene otras muchas lecturas. También retrata esta sociedad que te obliga a alcanzar el éxito rápido, porque en caso contrario eres un fracasado Su autora, sin embargo, no toma partido. Para nada es una obra que dé lecciones ni que tenga moraleja. Más bien se ríe de nosotros mismos, y lo hace con un humor inteligente y ácido. Es el público quien tiene que obtener sus propias respuestas, porque ella no toma partido por ningun personaje; al contrario, los cuatro van cambiando y según cambie la situación se convierten en víctima o verdugo. Es un abanico de seres humanos con muy distintas actitudes Gilbert George posan para los medios ante una de sus obras presentes en la Tate Modern AP Los musulmanes quieren apoderarse del mundo Gilbert George s Artistas La Tate Modern inaugura mañana la primera gran retrospectiva de esta pareja de artistas s Hay seis obras sobre los atentados de Londres del 7- J POR EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. A Gilbert George les ha costado que la Tate Modern les abra las puertas, pero finalmente lo ha hecho de par en par. Más de doscientas obras llenan toda una planta del edificio, sin dejar apenas un metro de pared vacío. La muestra es una completa retrospectiva, desde que el italiano Gilbert Proesch y el inglés George Passmore se encontraron en Londres en los años sesenta en una escuela de arte y constituyeron una pareja artística y vital, hasta su última creación: seis grandes paneles sobre los atentados londinenses del 7 de julio de 2005. Hábiles en explotar su propia imagen desde el principio, concebidos a sí mismos como esculturas vivientes Gilbert George son el motivo central de sus obras en un inusual ejemplo de persistente egocentrismo, ocupados con sus obsesiones sexuales y antirreligiosas y sus ganas de provocación, que tanto contrastan con su inmaculada y amable presencia. Son cartas visuales, como sermones gráficos. George: El centrarnos en nosotros no es nuevo en la historia del arte. Rembrandt lo hizo con cada superficie de piel que pintó, y cada árbol de Van Gogh es un reflejo de su dolor, es un retrato de él mismo. -En la exposición presentan -Sus plafones, a modos de vidrieras fotográficas, suponen un arte muy particular. ¿Cómo los definirían? ¿Es un nuevo pop art? Gilbert: Creemos que es arte humano, arte para seres humanos, no para la elite. George: Es para la gente, porque siempre hemos creído en una sociedad abierta y en la libertad del individuo. Gilbert: El pop art es una celebración del consumismo. George: Y nosotros somos una celebración del humanismo. -Un arte centrado en el ser humano, pero básicamente en ustedes dos. ¿No cansa al público? Gilbert: Hemos hecho de noso- poner en la Tate Britain, porque somos artistas contemporáneos con residencia en el Reino Unido, pero lo rechazamos porque dividir las dos Tate por el pasaporte es algo racista. Gilbert: Esto es arte contemporáneo, sea británico o no. George: Por lo demás, esta exposición es únicamente por tres meses, y luego volveremos a ser outsiders porque estaremos fuera otra vez. -Por fin exponen en la Tate Modern. ¿Significa eso que ya no son unos outsiders George: Nos ofrecieron antes ex- -Esas obras no señalan a los musulmanes, pero ustedes les acusan de falta de integración. Gilbert: Por qué van a estar integrados, no lo tienen permitido. El Corán es antiintegración. George: Te tienes que convertir y así integrarte en ellos, si no eres un infiel. Gilbert: Quieren apoderarse del mundo. Por ejemplo, se están trasladando a España para recuperar Granada, Córdoba... -Sorprende ver que su estilo ar- traer algo de inteligencia y dignidad a un tema sobre el que los medios, las religiones y los políticos tienen un problema. Creemos que los artistas podemos decir algo distinto. Gilbert: Son memoriales, son como las sobras que quedaron de los atentados de Londres. Los hemos compuesto de casillas con los titulares de los periódicos de aquellos días, que fueron como el paisaje de un Londres que mostraba el temor de la gente. The Six Bomb Pictures dedicadas a los atentados del 7- J... George: Con ellas queremos tístico permanece invariable a lo largo de tantos años. George: No ha cambiado, pero cada ser humano. Ahora somos más complejos como personas. George: Hace cuatro años cambiamos de técnica fotográfica, pasamos del cuarto oscuro al mundo digital. Ahora lo hacemos todo con el ordenador. Más información de la exposición: http: www. tate. org. uk modern Gilbert: Evolucionamos, como sí evolucionado. tros el centro de nuestro arte, y nosotros mismos nos presentamos como esculturas vivientes. No creo que canse. En todo caso, queremos ser artistas que hablan y nuestras obras son como cartas al espectador. Hace cuatro años pasamos del cuarto oscuro al mundo digital. Hoy lo hacemos todo con el ordenador