Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 14 s 2 s 2007 ABC Hombres armados siembran el terror en tres ciudades de Estados Unidos Los tiroteos provocaron una docena de cadáveres en un jornada sangrienta MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. Quizás fue la luna, los astros o la proximidad de San Valentín, pero a lo largo y ancho de EE. UU. tres personas perdieron la cabeza y la emprendieron a tiros con propios y extraños. De los crímenes llevados a cabo en la noche del lunes en Fénix, Filadelfia y Salt Lake City, fue este último el más sangriento e incomprensible. Ayer la Policía del estado mormón de Utah se guardaba aún la identidad del pistolero cuyo apartamento inspeccionaba al cierre de esta edición. Se trata de un emigrante bosnio de 18 años, que presumía de armas, y que abrió fuego calmadamente contra todo el que se cruzó en un prestigioso centro comercial del centro de la ciudad, causando cinco muertos y cuatro heridos antes de que la Policía le matase y dejara muchas preguntas sin contestar. Tenía la expresión de estar completamente calmado, no parecía enfadado ni nada. Tenía pinta de ser un tipo normal reflexionó más tarde Marie Smith para la agencia Associated Press, una vez que recuperó la serenidad. La encargada de 23 años de la tienda Bath Body vio a través de los cristales cómo el pistolero levantaba su arma y disparaba contra una mujer que se encontraba frente al escaparate. Inmediatamente cerró la tienda y se escondió en la parte de atrás con las luces apagadas, rezando para que el asesino pensase que estaba cerrada. Una hora después de que terminase la cacería, la Policía seguía encontrando dependientes y clientes aterrorizados que se habían encerrado en los rincones más oscuros del centro comercial. Pero en lugar de tranquilizarlos, los testigos cuentan que fueron tratados como sospechosos hasta que se demostró lo contrario. Los agentes los sacaban de sus escondites a punta de pistola y los forzaban a tirarse al suelo con las manos en la cabeza. Unos y otros habían caído víctimas del pánico. Los disparos resonaban con eco en la vieja construcción de 1908, que originalmente fueran cocheras para los tranvías. El ruido de cristales reventados a balazos y los gritos de horror de centenares de personas que huían en todas direcciones contribuyeron a este estado de nervios que obligó a internar en un psiquiátrico a una mujer embarazada. En la morgue se encontraban los cadáveres de una chica de 15 años, dos mujeres de 28, un joven de 24 y un hombre de 52, lo que da idea de lo aleatorio de la matanza. El balance mortal aún puede aumentar, ya que de los cuatro heridos dos se encuentran en estado crítico y los otros dos graves En la costa Este, las circunstancias que llevaron a un hombre a abrir fuego contra el consejo de dirección de la compa- La Policía observa el cuerpo de una mujer abatida a tiros en Salt Lake City ñía de fondos de inversión Watson estaban un poco más clara. Se sabe que habían discutido por una cuestión de dinero dijo la Policía de Filadelfia (Pensilvania) aunque no cómo había llegado hasta la reunión con un rifle AK- 47 y una pistola. Con el primero disparó mortalmente contra sus cuatro víctimas, dejando amordazadas a las otras dos personas presentes en la habitación. Después de un enfrentamiento a tiros con la policía, se escondió tras una puerta y se voló la cabeza. Horas antes en Fénix (Arizona) un hombre de 84 años que discutía con su nieto de 20 por la amistad de otro joven de 16 que consideraba perjudicial, decidió solventar para siempre AP Abuelo y nieto el desacuerdo pegándole un tiro en la pierna a su propio nieto antes de matar al amigo a sangre fría. Cuando su nieta de 18 años le increpó horrorizada, también la mató. ABC. es Galería de imágenes de los tiroteos en Estados Unidos en abc. es internacional Calmado, normal SIETE AÑOS ENCERRADAS POR SU MADRE EN AUSTRIA Una abogada será pronto juzgada por aislar y maltratar a sus tres hijas, hoy de 14, 18 y 21 años. Las jóvenes sufren graves carencias emocionales ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. Cuando Austria aún no se ha recuperado del impacto que supuso el caso Kampusch, la habitualmente tranquila república alpina se enfrenta a otra espeluznante historia de maltrato y encierro de niños. En el Estado federal de Alta Austria, una abogada mantuvo aisladas del mundo a sus tres hijas durante siete años. Las tres chicas, que hoy tienen 14, 18 y 21 años, vivieron durante todo ese tiempo sin apenas contacto con el exterior, ocultas en la casa familiar en las cercanías de Linz, a unos 200 kilómetros de Viena. El caso, revelado hace unos días por el diario Österreich fue descubierto hace más de un año por las autoridades. Desde entonces, Viktoria, Katharina y Elisabeth, como se llaman las tres hermanas, están sometidas a una intensiva terapia para ayudarlas a superar el trauma. La madre, que pronto será sometida a juicio, se encuentra en prisión preventiva acusada de haber torturado y causado graves lesiones a las tres menores. La casa sólo disponía de una lámpara, no tenía agua corriente y la suciedad y los excrementos se acumulaban por todas partes. Las hermanas jugaban con los ratones que pululaban por la vivienda y los sicólogos que las atienden han calificado que su desarrollo es catastrófico Aunque las tres sufren graves carencias emocionales, a la mayor se le ha diag- nosticado una invalidez sicosocial permanente. La joven tenía un índice de masa corporal del 17,5, en la frontera de la anorexia. Las otras dos se recuperan con más rapidez y parece que la más joven irá pronto a vivir con el padre. Divorcio de los padres La tragedia de esta familia comienza en 1999, cuando el matrimonio formado por dos juristas se divorcia. La mujer no supera la separación y se encierra en casa con sus hijas. El aislamiento se hace más y más severo. Al principio, las hijas más jóvenes aún tienen algún contacto con el exterior (la mediana acudió a clase 22 veces durante un semestre en 2002) no así la mayor, que en 2000 apenas si acudía ya al colegio. Luego, la madre las saca de la es- La casa sólo disponía de una lámpara, no tenía agua corriente y había excrementos y suciedad por doquier cuela argumentando que se encargará personalmente de su educación. Los reiterados intentos del padre por visitar a sus hijas son impedidos por su ex mujer, que argumenta siempre que están enfermas o visitando a la abuela materna. Finalmente, ya en octubre de 2005, el deterioro de la vivienda era tal que se produjeron denuncias de los vecinos y la Policía y los servicios sociales realizaron una inspección en la que se encontraron el desolador panorama: muebles rotos, restos de alimentos y basura por todas partes. En su aislamiento, las hermanas desarrollaron un lenguaje propio, con una entonación muy peculiar, plagado de gestos y ruidos, y con la palabra pero siempre al final de las frases. Ahora, aparte de la preocupación por las chicas, todo el país se pregunta cómo es posible que ni las autoridades escolares ni los servicios sociales se percataran del asunto cuando ya en 2000 hubo denuncias sobre el absentismo escolar de las niñas. La Fiscalía y el Ministerio de Educación han abierto una investigación para depurar responsabilidades.