Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 14 s 2 s 2007 La amenaza terrorista en el norte de África INTERNACIONAL 35 Siete atentados simultáneos en Argelia dejan seis muertos e importantes destrozos Esta nueva ola de acciones terroristas recuerdan al presidente Abdelaziz Buteflika que aún se halla muy lejos de acabar con los salafistas, el grupo más sanguinario del Magreb LUIS DE VEGA CORRESPONSAL RABAT. La madrugada transcurrió a bombazos en las provincias de Bumerdés y Tizi Uzu a unas decenas de kilómetros al este de Argel. Cuando una llamada a la sede de la televisión Al Yasira en Rabat reivindicó los ataques, pocos dudaban de quiénes habían sido los responsables: el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) rebautizado desde finales de enero como Al Qaida del Magreb Islámico. Sobre las cuatro de la mañana y casi simultáneamente hacían explosión siete artefactos, cinco de ellos instalados en coches, en diferentes localidades. Los objetivos eran comisarías de Policía y cuarteles de la Gendarmería. Algunos de los edificios quedaron totalmente destrozados. El balance total es de seis muertos, dos miembros de las fuerzas de seguridad y cuatro civiles, y trece heridos, como reconoció el Ministerio del Interior argelino. La zona en la que se han producido los atentados es un bastión de las células salafistas que se resisten a entregar las armas a pesar de los llamamientos del presidente Abdelaziz Buteflika que, gracias a una amplia amnistía, ha excarcelado en los últimos meses a más de 2.000 presos en un intento de alcanzar la paz con los sectores más radicales y violentos del islamismo. Este lunes el Ejército había anunciado el despliegue de unidades especiales en la región atacada ayer para combatir de manera directa los frecuentes ataques de los terroristas. La base de las operaciones es el estadio de la localidad de Ain Zaouia, desde donde se tienen pensado lanzar redadas contra los maquis que se esconden en los bosques cercanos. La mayoría de los grupos terroristas argelinos han dejado casi sus actividades en los últi- Washington se va al Sahara Los norteamericanos, cada vez más preocupados por la deriva terrorista en el Magreb y el Sahel, estrenan un nuevo mando y se reúnen en Dakar con nueve países de la zona, objetivo de la iniciativa Trans- Sahara POR L. DE VEGA RABAT. ¿Qué hay detrás del interés de EE. UU. por afianzar su presencia en el norte de África? Según el Gobierno del presidente George Bush no hay nada más que una nueva etapa en su lucha mundial contra el terrorismo. Para otros, como el analista Conn Hallinan, no hay que perder de vista el interés de Washington en dotarse de nuevas fuentes de suministro energético ante la delicada situación que viven en Oriente. Los responsables militares de nueve países africanos (Marruecos, Mauritania, Argelia, Túnez, Níger, Malí, Senegal, Chad y Nigeria) se reunieron la semana pasada en Dakar con el general William Ward, número dos del mando estadounidense en Europa. El encuentro fue dos días después de que Washington anunciara la creación de un mando para África, territorio que hasta ahora dependía en gran medida de las instrucciones que llegaban del viejo continente. Tras los ataques del 11 de septiembre Estados Unidos puso en marcha un dispositivo para eliminar a Al Qaida y su entorno. Tratan a toda costa de evitar un nuevo centro de poder terrorista, como ocurrió con Afganistán, y para ello han diseñado un plan que pretende eliminar la zona de sombra a nivel de seguridad que consideran que es el desierto del Sahara y sus alrededores. Así es como esos nueve países africanos han quedado bajo el paraguas de la iniciativa antiterrorista Trans- Sahara para la que Estados Unidos ha destinado entre 500 y 600 millones de dólares. Sorprende, sobre todo después de haber renacido sus relaciones diplomáticas, la ausencia de Libia. La finalidad de nuestra reunión es poner en marcha un mecanismo de seguridad en la región para prevenir el terrorismo y detener a los terroristas en su intento de levantar bases en el Sahara explicó el portavoz del Ejército senegalés la semana pasada. Este sería un lugar ideal para su entrenamiento y queremos estar seguros de que eso no ocurre El analista Conn Hallinan criticaba hace un año en Foreign Policy in Focus el falso halo de altruismo que a menudo rodean este tipo de iniciativas estadounidenses. Piensa que en la región no hay tantos terroristas como quiere hacer ver Washington y que el entrenamiento y el material facilitado a los países africanos servirá para ser usado contra grupos opositores internos Hallinan recuerda que la zona es rica en gas y petróleo y que las previsiones indican que esta parte de África puede llegar a representar la cuarta parte de las fuentes de abastecimiento de Estados Unidos en la próxima década. El general Ward defiende la iniciativa del nuevo mando africano y niega que su país esté exagerando el peligro. Coincidiendo con el quinto aniversario de los ataques del 11- S, Al Qaida y el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) el grupo terroristas más importante de la zona del Magreb y el Sahel, hicieron oficial una alianza que Occidente daba ya por consumada desde hacía tiempo. Uno de los golpes más sonados de los salafistas fue el secuestro de 32 turistas europeos en el Sahara. Todos ellos fueron liberados con vida excepto uno que no soportó el cautiverio. Pero más allá de las arenas del desierto, los tentáculos salafistas están además bien agarrados a Europa, donde cuentan desde hace años con numerosas células y emires. A finales del pasado mes de enero el GSPC cambiaba de nombre y pasaba a denominarse Al Qaida del Magreb Islámico siguiendo órdenes de Bin Laden según un comunicado colgado en una página de Internet. Algunos alertan, para dar órdenes hay que estar vivo. Peligro real Un policía habla con un hombre junto a una comisaría destrozada AFP ATENTADOS EN ARGELIA Atentado con bomba 0 15 Km 30 ARGELIA Mar Mediterráneo Dellys Ain Taya Bordj Menaiel N Bastión salafista Burmedés Mekla Argel ABC Souk el- Had Larba Boufarik ARGELIA Draa Ben Illula Si- Mustafá Jedda Umalu Ouled mos años haciendo olvidar en gran medida los más de 150.000 muertos de la década de los noventa. Pero este periodo de cierta calma ha coincidido con el ascenso del GSPC. Un testigo de los ataques citado por la agencia AP, vio cómo varios individuos grababan tras explotar las bombas. Algunos analistas apuntan a un refuerzo de los salafistas en internet con vídeos de sus acciones, por lo que no se descarta que los atentados de ayer se puedan ver pronto en la red. Los salafistas, que según el Gobierno argelino no llegan al millar, han recordado en los últimos meses que son algo más que unos cuantos maquis sin infraestructura. En Europa y Estados Unidos está considerado el grupo terrorista más importante del Magreb. En octubre atacaron con coches bomba dos comisarías causando tres muertos. En diciembre, tras años sin golpear a extranjeros en Argelia, atacaron un autobús de una filial de la estadounidense Halliburton matando a dos personas. Y todo salpicado de constantes tiroteos y emboscadas así como tráfico de armas, tabaco y droga. Estados Unidos defiende la iniciativa del nuevo mando africano y niega que su país esté exagerando el peligro