Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 14 s 2 s 2007 ABC Irak cierra las fronteras con Siria e Irán por motivos de seguridad ABC BAGDAD. El Gobierno iraquí anunció ayer el cierre de las fronteras con Irán y Siria por motivos de seguridad por un plazo de al menos tres días. Tras estos tres días, algunos de los pasos fronterizos serán reabiertos señaló un comunicado del primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, hecho público en la cadena de televisión estatal Al Iraqiya El comunicado fue leído por el teniente general Abud Gambar, nombrado responsable de la región de Bagdad, según el nuevo plan de seguridad para la capital. Gambar añadió que el toque de queda en Bagdad, de ocho de la tarde a las seis de la mañana, se mantendrá en vigor durante un período todavía indeterminado. En la actualidad, ya está vigente en la capital un toque de queda de nueve de la noche a cinco de la mañana, por lo que la nueva medida amplía en dos horas el plazo. El general también informó de que se impondrán otras medidas de seguridad excepcionales, como interrogatorios o registros en hogares, mezquitas y lugares de culto sin orden judicial. Asimismo, se aplicará la ley antiterrorista a todo aquel que sea sorprendido con armas o cualquier tipo de material explosivo, que será presentado de inmediato ante el Tribunal Penal Supremo. Las nuevas medidas se enmarcan dentro del plan de seguridad que Maliki anunció que entrará en vigor esta semana y en el que participarán 85.000 soldados y policías, entre iraquíes y estadounidenses. Para la aplicación del plan, las autoridades iraquíes han dividido Bagdad en diez zonas que serán administradas por un general del Ejército. Mientras, la violencia sigue y al menos veintiséis personas murieron ayer y otras 54 resultaron heridas en varios ataques diferentes en Bagdad y en Naharauan. En el primer atentado tres personas murieron y cuatro sufrieron heridas tras la explosión de un coche bomba. El segundo ataque causó la muerte de cinco personas y heridas a otras doce en la localidad de Naharauan. Otras 18 personas murieron y 38 resultaron heridas en un atentado con furgoneta bomba en el aparcamiento de la Universidad de Bagdad. Uno de los libaneses que resultó herido grave en los atentados de ayer en Ein Alaq, al noreste de Beirut AP Doble atentado cerca de Beirut la víspera del homenaje a Hariri Los actos terroristas contra autobuses al noreste de la capital dejaron 3 muertos y 20 heridos. Incluso la oposición los considera parte de un complot LAURA L. CARO ENVIADA ESPECIAL BEIRUT. Líbano celebrará hoy el segundo aniversario del asesinato del que fuera su primer ministro, Rafik Al Hariri, pero conteniendo la respiración. Fuerzas militares y unidades policiales apostadas en todas las esquinas custodiaban anoche bajo una lluvia torrencial la zona centro de Beirut tras el doble atentado que, por la mañana, costaba la vida al menos a tres personas y hería a otra veintena, al reventar con cargas de entre dos y tres kilos de explosivos escondidos en los asientos dos minibuses que transitaban por la zona de Ein Alaq, veinte kilómetros al noreste de la capital. La localización del ataque muy cerca de la ciudad de Bikfaya, el feudo familiar de los Gemayel- -uno de cuyos miembros, el ex titular de Industria Pierre Gemayel, fue asesinado en noviembre- -hacía desde el primer momento saltar todas las alarmas en las filas del Gobierno, desde donde varios ministros se apresuraron a señalar que las víctimas eran partidarios suyos que acudían camino de la capital para participar en las manifestaciones convocadas para hoy, lo que convertía la agresión en una más de las hasta 15 habidas en los últimos dos años contra políticos, periodistas y seguidores contrarios a Siria. Pero la versión fue corregida poco después por la Policía para precisar que se trataba de trabajadores normales que se dirigían a sus empleos. Hubo mucho más que enmendar a lo largo de la mañana, como la cifra de muertos que la Agencia Nacional de noticias del Líbano elevó hasta doce en los primeros momentos de confusión, y posteriormente fuentes oficiales dejaron en tres, pero lo que permaneció invariable y firme durante la jornada fue la sensación de que, una vez más, manos extranjeras -en palabras del ex primer ministro, Alien Gemayel- -estaban detrás de la sangre derramada. Libanés no mata libanés proclamaba este patriarca de una de las más prominentes dinastías políticas cristianas del Líbano en un intento por responsabilizar de la tragedia, pero sin hacer menciones comprometedoras, a Damasco. El régimen de Siria, que también era blanco indisimulado de los reproches de Saad Hariri, hijo y heredero político del hombre homenajeado hoy. Hariri reclamaba por enésima vez la creación del Tribunal apoyado por la ONU que deberá juzgar el crimen de su padre y los registrados posteriormente entre gentes próximas a su círculo. Yo no tengo ninguna evidencia física, pero han dejado su mensaje, prácticamente en el suelo decía el líder de la minoría drusa favorable al Gobierno, Walid Jumblatt. A los lamentos oficiales del primer ministro, Fuad Siniora, que volvió a denunciar intentos para desestabilizar el país y del presidente, Emile Lahud, que atribuyó las explosiones a los enemigos del Líbano se sumaron ayer también las condenas de la oposición a los atentados de la mañana. Incluidos los chiíes de Hizbolá, uno de cuyos diputados, Husein Haj Hasan, llegó ayer a dejar a un lado las diferencias que han llevado a su partido a poner contra las cuerdas al Ejecutivo para invocar la unión llamada a hacer fracasar a aquellos que siembran la muerte y la destrucción en momentos en que los libaneses, apoyados por países árabes e islámicos, tratan de resolver sus divergencias El jefe del Parlamento y del grupo chií opositor Amal, Nabih Berri, arremetió contra el sangriento acto y habló de unión para hacer frente a los complots contra el Líbano. En una carta abierta a Rafik Al Hariri decía: Querido amigo, compañero y hermano: voy a trabajar con todos los medios a mi alcance para hacer de este año tu año, y para ver al Líbano libre de cualquier tutela Veintiséis muertos Trabajadores normales El ex primer ministro Gemayel dijo que los extranjeros (aludía a Siria) estaban detrás de la sangre derramada ABC. es Especial sobre las tropas españolas en el Líbano en abc. es internacional