Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 14- -2- -2007 Chávez prosigue con sus nacionalizaciones y compra una eléctrica norteamericana 33 El acuerdo deja en el aire muchas cuestiones espinosas, como el destino de la decena de bombas atómicas que podría tener el régimen estalinista El documento tampoco menciona el plan secreto de enriquecimiento de uranio de Pyongyang, pero supone un avance para cerrar la crisis Un informe interno de la UE duda de que las sanciones dobleguen a Irán La filtración del documento entregado a los ministros de Exteriores debilita su posición ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL ESTRASBURGO. La filtración de un informe interno del Consejo europeo ha debilitado la posición de la UE en las negociaciones con Irán en un momento especialmente delicado. El texto es un documento reservado, de uso interno, destinado a estimular el debate de los ministros y redactado por los servicios del Alto Representante para la Política Exterior Común, Javier Solana. En el mismo se recogen ideas como que no es razonable esperar demasiado de las sanciones económicas que se puedan imponer al régimen de Teherán o que a medio plazo, si no se revierten las circunstancias actuales, hay que prepararse para la eventualidad de que Teherán haya logrado disponer de la tecnología necesaria para construir armas nucleares. En determinado momento, debemos esperar que Irán adquirirá la capacidad de enriquecer uranio a la escala necesaria para un programa de fabricación de armas se dice en en este documento entregado a los ministros, en el que también se habla de que la amenaza iraní se ha convertido en un riesgo existencial para Israel. Portavoces del Consejo aseguraron que el documento, de tres páginas, recoge no tanto la doctrina europea, sino la posición común, que sigue siendo la combinación de las negociaciones y las sanciones que determinen las Naciones Unidas pero que en ningún caso pretenden sentar que estamos diciendo que hagamos lo que hagamos los iraníes construirán bombas atómicas Es posible que, como se defiende, el Consejo se pueda ver sacado de contexto el documento publicado ayer por un diario británico, pero nadie puede negar que la filtración ha debilitado la posición europea al dejar al descubierto cierto fatalismo ante la situación. Los ministros acordaron el lunes el principio de aplicar sanciones restrictivas a Irán en la línea de lo que acordó en diciembre la ONU y que incluyen un embargo de toda tecnología susceptible de ser utilizada en procesos de enriquecimiento de uranio, restricciones de transferencias de dinero y de visados para personas e instituciones relacionadas con el programa nuclear iraní, así como el veto de cualquier estudiante de ese país que se encuentre en universidades europeas aprendiendo tecnología relacionada. Lo malo es que en la misma reunión en la que estas medidas fueron tomadas, los ministros fueron ionformados de que en realidad no es realista esperar demasiados efectos a corto plazo. El primer resultado de la decisión europea del lunes ha sido una declaración de las autoridades iraníes diciendo que no aceptarán detener el programa nuclear. El Gobierno iraní insistió en que no suspenderá el enriquecimiento de uranio bajo ninguna circunstancia puesto que considera que es totalmente legal El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Mohamad Ali Huseini, reiteró que su programa nuclear tiene fines pacíficos, y la suspensión del enriquecimiento es inaceptable Además, Teherán está a punto de lograr que el Organismo Internacional de la Energía Atómica acepte retirar del caso a uno de los inspectores que ha demostrado un mayor celo en su trabajo. Se trata del belga Chris Charlier, de quien ayer en Viena, sede de la OIEA, se daba por seguro que sería transferido a otras misiones, después de que Teherán haya acentuado sus presiones para ello. El informe europeo reconoce, en efecto, la experiencia de lo que sucedió durante la larga guerra irano- iraquí, cuando el régimen de los ayatolás resistió muy bien las presiones exteriores. Otro de los argumentos es que en las actuales circunstancias, las sanciones económicas permitirían a los dirigentes iraníes atribuir la mala situación a los factores externos, lo que haría aumentar el fervor nacionalista y convertiría las sanciones en contraproducentes para los europeos. sar de ser uno de los impulsores de las sanciones contra Pyongyang y de acusar a Corea del Norte de mantener aún prisioneros a algunos de sus ciudadanos, secuestrados en los años 70 y 80 para enseñar el idioma nipón a sus espías. Por todo ello, no sería de extrañar que el régimen estalinista aprovechara dichas concesiones para reforzar su poder, ya que el acuerdo suscrito pretende cerrar las heridas que aún quedan abiertas desde la Guerra de Corea (1950- 1953) Como Seúl y Washington se negaron a firmar un tratado de paz con Pyongyang y sólo rubricaron un armisticio para que cesaran las hostilidades, estos países se encuentran técnicamente en guerra. Dentro de las demandas de seguridad y reconocimiento que había exigido Corea del Norte, se establecerá un foro que pretende reemplazar dicha tregua por un acuerdo de paz más sólido. Para garantizar la estabilidad en la región, se crearán grupos de trabajo que fomentarán la desnuclearización, las relaciones de Corea del Norte con EE. UU. y Japón, la cooperación económica y la paz. Dentro de dos meses, los ministros de Exteriores de los países participantes se reunirán para comprobar el cumplimiento del acuerdo, pero las conversaciones a seis bandas volverán a retomarse el 19 de marzo para avanzar en un largo camino que ayer simplemente empezó a ser recorrido: el de la paz y la desnuclearización en la península de Corea. La respuesta iraní Técnicamente en guerra Teherán, a punto de lograr que la OIEA retire a uno de los inspectores que más celo ha demostrado ABC. es El desafío de Pyongyang e imágenes de pruebas nucleares en abc. es internacional El presidente iraní Amahdineyad conversa con clérigos que respaldaron ayer su propuesta de nuevo ministro de Justicia AFP