Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA La hora de la verdad del 11- M MIÉRCOLES 14 s 2 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) Los peritos discrepantes argumentan que el tamaño muestral es insuficiente El último análisis de explosivos despeja el camino para la vista oral La constatación del origen de la dinamita sostiene la investigación N. VILLANUEVA MADRID. El último informe sobre los explosivos notificado ayer contribuye a allanar el camino para que el juicio por el mayor atentado de la historia de España arranque sin aparente complicación, pues se ha superado el principal obstáculo para afrontarlo, que a priori eran las dudas sobre el explosivo. El borrador con los primeros resultados de la prueba pericial han permitido, por primera vez, demostrar que la dinamita utilizada en el 11- M fue fabricada por una empresa en Burgos y robada de Mina Conchita en Avilés. Además, ha aparecido DNT tanto en los escenarios de la matanza como en los focos de la explosión. Ya hay certeza de que el explosivo utilizado haya sido sólo Goma 2 Eco, si bien contaminado, como revelan las muestras analizadas que fueron recogidas en los focos de la explosión. En cualquier caso, toda la dinamita habría salido de la misma partida robada en Mina Conchita Dicho de otra forma, la acusación que se dirige contra los 29 procesados queda avalada esta vez por unos resultados que han excluido la existencia de cualquier sustancia que no sea la dinamita extraída de Mina Conchita de Avilés. El círculo se ha cerrado, tanto para los miembros de la trama asturiana (acusados de sustraer y entregar el explosivo) como para el resto de procesados, cuyas huellas han aparecido en los mismos escenarios en los que se ha hallado la misma dinamita. También en la explosión en el piso de Leganés, donde se suicidaron siete presuntos autores materiales de la matanza, que han visto así extinguida su responsabilidad penal. Esta prueba anticipada, borrador que tiene que ser ratificado por los mismos ocho peritos durante el juicio, ha despejado lo que desde el punto de vista procesal podría haber planteado algún problema, como la suspensión de la vista para realizar nuevos análisis, (siempre que el Tribunal así lo hubiera acordado) En este sentido, fuentes consultadas por Para sustentar esta última aseveración los tres peritos señalan que el número de muestras correspondientes a los focos es de veinticuatro; se produjeron diez explosiones, por lo tanto, el número de muestras por explosión es inferior a tres; se supone, así consta en los comentarios plasmados, que la cantidad de explosivo utilizado en los focos fue de entre 50- 100 kilos y, de este modo, las muestras para análisis serían inferiores a un gramo. No hay ninguna alusión en este apartado a las técnicas de análisis empleadas, las más avanzadas, que en teoría pueden suplir la escasez de vestigios. Eso por lo que se refiere a las alegaciones sostenidas por tres de los especialistas, licenciados en Química y Farmacia, y cuatro de ellos miembros del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil. El cuarto perito, también de las partes, que pone su sello propio, se refiere a un escrito de los Tedax y puntualiza que los lavados con agua y acetona hacen que no se pueda descartar la presencia de sustancias clave, como la nitroglicerina, el TNT, y otros que de haber formado parte del explosivo que provocó la matanza habrían sido eliminados sin posibilidad de identificación. El experto recrimina a los agentes que no conservaran el agua y acetona de lavado. Es deplorable califica en el punto dos. Es normal que se hayan producido alegaciones, lo contrario sería lo sorprendente. Pero es llamativo que ahora se diga que son pocas las muestras, insuficientes o que las lavaron cuando antes las partes han estado sosteniendo que no había ninguna muestra señalan fuentes de la investigación de los atentados. Estas fuentes recalcan que hasta ahora no se habían realizado análisis propiamente dichos en los laboratorios de Policía Científica, sino tomas y pruebas en los lugares de los atentados en unas condiciones imposibles, primero, y una pericia que llevaron a cabo los Tedax del Cuerpo Nacional de Policía y sus homólogos de Guardia Civil donde sólo se concluía que el explosivo utilizado era dinamita. Los resultados de esta última prueba no los envió el juez Juan Del Olmo a la Científica, como quizá hubiera resultado oportuno. El análisis del explosivo despeja dudas y allana el camino al Tribunal ABC no descartaban que alguna defensa solicitara dicha suspensión al considerar que la imposibilidad de identificar el explosivo podría generar indefensión. Por tanto, y salvo incidencias sobrevenidas, el proceso arrancará con normalidad. Las fuentes antes citadas aseguran que éste era el momento EPA idóneo para realizar la prueba, pues si se hubieran llevado a cabo otras anteriores es muy probable que se hubieran consumieran los restos de explosivo. En la base de las sospechas del PP ÁNGEL COLLADO MADRID. En el Partido Popular prefirieron ayer guardar silencio ante los datos de la prueba pericial que confirma, tres años después, que los terroristas que cometieron los atentados del 11- M utilizaron dinamita adquirida en Asturias, Goma 2, y no Titadyne, la habitual de ETA. La falta de análisis oficiales de los explosivos a estas alturas de la instrucción del caso era el principal soporte de todas las sospechas y dudas de la oposición sobre la colaboración del Gobierno con la Justicia para aclarar lo ocurrido. El PP se ha desmarcado oficialmente de las teorías sobre la existencia de una posible conspiración contra el Gobierno de Aznar detrás de los atentados, con implicaciones policiales y del PSOE, hipótesis que consideran ajenas a la organización, aunque sean sostenidas en algunos medios que se declaran afines. Pero esas teorías conspirativas también se sustentan en buena parte sobre el agujero negro fruto de la falta de datos científicos sobre los explosivos. Rajoy se limitó ayer a repetir el guión preparado el día anterior en maitines como respuesta al arranque del juicio del PP: confianza en los jueces, respecto a las víctimas, petición de que se conozca la verdad y reproches al Ejecutivo por falta de interés en la investigación. La mayoría de los principales dirigentes del PP han evitado durante la instrucción del caso dar pábulo a las teorías de la conspiración, pero en el Congreso sí han dado cobertura de denuncia parlamentaria a todo tipo de informaciones periodísticas que iban en esa línea. Los miembros de la dirección críticos con ese proceder se mostraron especialmente satisfechos con la respuesta preparada por Rajoy ante el juicio y ayer aún más al conocer el informe de los peritos.