Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN MIÉRCOLES 14 s 2 s 2007 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero Trato de humanidad con De Juana España tiembla España tiembla, y no precisamente por el reciente seísmo ocurrido a cien millas del cabo de San Vicente. Lo que está haciendo zozobrar a España y desquebrajar sus cimientos son las injusticias que se están produciendo en el corazón de la Justicia. Probablemente a Zapatero no le interese lo que opina la gente, pero... a la gente le preocupa mucho lo que opina Zapatero. Y Zapatero opina que cualquier cosa es válida para llegar a las próximas elecciones municipales y autonómicas sin otro atentado que le sacaría inmediatamente del Gobierno. La manipulación que ha sufrido la sentencia de De Juana para que se cumplan los plazos impuestos por ETA a Zapatero es repugnante. Asesinar en España es gratis... bueno, 7 meses y 21 días por asesinato. Ese es el precio que ha pagado este individuo. Zapatero piensa que el IMC índice de masa cerebral de los españoles es cercano a cero; los españoles piensan lo mismo de él. Los jueces, al pedir la absolución de De Juana, lo que están pidiendo es la extremaunción de la Justicia... lo han conseguido. Aquí ya nadie cree en nada ni en nadie. La sociedad desconoce el procedimiento técnico penitenciario en el que se están escudando algunos jueces. Lo que no desconoce es que quien asesina a veinticinco personas no puede estar en la calle ni en fotos. España está degradada jurídicamente, además de dividida. Esta España de Zapatero quita las ganas de llamarse español. Repugna ver cómo a un pobre taxista le aplican la ley con todo su rigor y le quitan tres puntos de su modus vivendi por ir 300 metros sin cinturón de seguridad, alegando que la ley no hace distinciones... claro que hace distinciones, grandes distinciones. Por eso, con la excarcelación del terrorista De Juana, la ley ha dejado de ser ley, la Justicia está de rebajas y los españoles de luto. Todo un futuro por delante gracias a Zapatero. Fernando Lista. Madrid CRECE LA TELA DE ARAÑA M ientras el resto de los líderes europeos viajan y actúan en la escena internacional, José Luis Rodríguez Zapatero parece secuestrado en el bunker de La Moncloa, atado a una tela de araña de procesos y diálogos donde nadie percibe con claridad el fin y el principio de la justicia y la política. En Burdeos, Le Journal du Pays Basque presenta de manera muy visible el funcionamiento de la Justicia francesa y española. En París, sucesión de procesos con penas severas para etarras y presuntos etarras por delitos relativamente menores En Madrid, la Justicia traslada al poder político una decisión de la más alta importancia. En ese mismo terreno, el New York Times, el Telegraph londinense y Liberation, en París, informan con guante blanco del caso De Juana Chaos En el relato de Liberation, la historia se ramifica de manera inquietante con sucesivos bandazos políticos, dejando la Justicia a merced de la política y las presiones periodísticas y callejeras. En Londres, el Times sigue abriendo sus columnas a las opiniones de sus lectores, de la más diversa sensibilidad, y deja al descubierto hondísimas heridas éticas, morales, culturales, etcétera. El caso De Juana divide a España de manera furiosa comenta Thomas Catan, corresponsal del rotativo londinense. Aida, una lectora del Times que escribe desde Bilbao, afirma: El Gobierno español se encuentra en mala posición, víctima del chantaje Quienes dicen hablar en nombre del pueblo vasco olvidan que muchos vascos no deseamos ninguna independencia, de ninguna manera. Y son nuestros libertadores quienes violan diariamente nuestras libertades. Son ellos nuestros opresores Lucrecia Hedinger escribe al Times desde Madrid: Son los terroristas quienes aterrorizan a la mayoría silenciosa Desde Irlanda, sin embargo, el Irish Examiner da una imagen muy distinta de Madrid, con un reportaje que comienza de este modo: La capital de España se ha convertido en una de las ciudades más cosmopolitas de Europa Cada día que pasa me parece más estar viviendo en un mundo surrealista. Es vergonzoso que se esté revisando la ley al milímetro para no violar los derechos de este asesino, que no deja de serlo por haber cumplido ya la condena impuesta. Prueba evidente de que no se ha reinsertado, ni arrepentido, ni lamentado por los asesinatos cometidos (25 víctimas) es que, aún en prisión, se ha atrevido a burlarse de jueces y arrojar amenazas a funcionarios. País democrático donde los haya el nuestro. ¡Señores, qué poco cuesta matar, ni a año por víctima! ¿Esto es justicia? Donde priman más- -por lo que se ve- -los derechos de los que no cumplen la ley que los derechos de los ciudadanos que día tras día nos ganamos el pan con nuestro esfuerzo y no con una pistola en la mano. Claro y evidente es que ningún poder público ni judicial quiere tener en sus manos el cadáver de De Juana Chaos; quizá por las amenazas de ETA. De la política del señor Zapatero se esperaba poco, sinceramente, pero llegar a estas circunstancias nunca lo creí. Tan sólo deseo que si sale el susodicho individuo antes de cumplir la parte de condena que le queda, no pueda disfrutar ni de un solo día en su Donosti natal. No lo merece. Josefa Fernández Sevilla En lo que a mí concierne, sólo puedo añadir que los acuerdos adoptados por los señores magistrados me han causado tan suprema decepción que, unida a las presumibles consecuencias de tal doctrina, me ponen al borde de una arcada suprema y permanente. Y es que no es para menos. José Suárez Madrid El uso de la lengua Que la Real Academia Española incluya entre sus voces palabras malsonantes no quiere decir que estemos obligados a utilizarlas: simplemente señala que existen en el lenguaje popular barriobajero Del buen o mal gusto de cada español dependerá la frecuencia o rechazo en usarlas; lo contrario ¿no sería ir contra la libertad de expresión que, a veces, tan abiertamente se acepta en los espec- Según un acuerdo adoptado por trece magistrados del Tribunal Supremo, un asesino sin conciencia verá rebajada su pena de 12 a 3 años (eso son rebajas y no las de los grandes almacenes) y en muy breve plazo será puesto en libertad. Ese es el mismo asesino de 25 ciudadanos indefensos e inocentes que, lejos de mostrar arrepentimiento por sus monstruosas acciones, ha brindado con supremo alborozo por el asesinato de otras muchas víctimas inocentes y, no contento con ello, ha formulado públicas manifestaciones de ánimo y estímulo a otros colegas criminales de su misma catadura y condición. Todo esto ha servido de supremo contento para los malnacidos etarras. Las familias de las víctimas de tanta barbarie habrán experimentado en sus carnes una suprema decepción, y las gentes de bien, en su conjunto, no podrán sustraerse al indignado estupor que tan supremos acuerdos arrastran tras de sí. Una suprema decepción táculos públicos con el único fin de hacer reír? Me parece que muchos no conocen el Diccionario español más que de oídas porque ignoran que hay palabras normales (nada rebuscadas) para señalar los actos, sin cambiar el sentido peyorativo o aprobatorio de otras. Por ejemplo, ¿qué les parece formidable en lugar de cojonudo horrible en vez de coñazo participante para miembro y miembra esposo y esposa por marido y marida Soy mujer y me siento más dignamente realizada como ama de casa que como trabajadora social Aparte de que hay hombres, muy hombres, que son unos estupendos amos de casa cuando les apetece o lo necesitan, sin que su virilidad quede por ello malparada, ¿también habría que llamarles trabajadores sociales Así que vamos a no subir- nos por las paredes y a dejarnos de simplezas, ya que, como todos sabemos, hay cosas más importantes que solucionar, y no sólo en Córdoba, sino en todas partes. Trinidad Martín- Córdova Madrid El espectáculo montado por José Blanco, secretario de Organización del PSOE, intentando convertirse en víctima de las víctimas del terrorismo que, según dice, pedían a ETA que lo matasen, indica hasta qué punto los socialistas están fuera de la realidad. El esperpento apenas duró cuatro horas. No sé qué cara se le pondría al juez de la Audiencia al leer el escrito presentado por este insigne político gallego, pero lo que está claro es que lo mandó inmediatamente a los juzgados de la plaza de Castilla por si había injurias o algo así, porque deducir que la charanga (de muy mal gusto, por cierto) implica una provocación a ETA para matar a José Blanco y un enaltecimiento de tales actos es mucho deducir. Es tal el sectarismo de este señor que se permite decir que en política no vale todo. Pues, aplíquese el cuento. ¿De verdad el número dos del PSOE creyó que la charanga Ay Pepiño le ponía en el punto de mira de la banda terrorista? ¿De verdad el secretario de Organización del Partido Socialista piensa que entre los objetivos del Foro Ermua está el de hacer apología del terrorismo? José Antonio Tejada Sevilla Una manera de hacer el ridículo