Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MIÉRCOLES 14 s 2 s 2007 ABC AD LIBITUM LA DEUDA DE RAJOY UELE decirse, con simplificadora ligereza, que el PP perdió el poder como consecuencia de la tragedia del 11- M. Algo habrá de ello; pero lo verdaderamente determinante para el mutis monclovita del gran partido del centro derecha español hay que buscarlo, en el fondo y en la forma, en el empecinamiento de José María Aznar a propósito del conflicto de Irak. La mal fundamentada presencia española en tan innecesaria guerra privada de Bush fue la catapulta por la que muchos electores naturales de la formación de la gaviota perdieran su confianza tradicional y optaran, una de dos, por prestársela al M. MARTÍN PSOE o quedarse en caFERRAND sa. El 11- M reforzó, sólo reforzó, actitudes que tomaban razón de causas anteriores. Si aceptamos lo de más arriba, podremos reconocer que Mariano Rajoy, entonces vicepresidente del Gobierno y hoy aspirante a presidente, nos debe alguna explicación sobre ese pasado que, en vísperas de la apertura del macrojuicio que cerrará el caso, tanto nos complica la serena ambición del futuro. José María Aznar acaba de hacer una mueca a propósito de su también pendiente explicación, un chiste sin gracia; pero eso, que es poco, resulta insuficiente para cerrar un distanciamiento entre el PP y sus electores que puede ser determinante en los próximos comicios. De ahí la trascendental importancia de algo que ayer revelaba El País En 2003, bajo el mandato de Aznar, siendo ministro de Interior Ángel Acebes y de Defensa Federico Trillo, varios policías españoles acudieron a la muy irregular prisión norteamericana de Guantánamo para interrogar, contra todas las normas del Derecho, a presos- -no todos españoles- -en busca de pistas sobre la red de Al Qaeda en España. El instinto ciudadano, más sutil de lo que suele reconocérsele a los españoles, tiende a intuir lo que los más sólidos analistas resultan incapaces de escrutar. Por eso que, ante la calamidad del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, la propuesta de Rajoy- -tan indecisa como etérea- -no acabe de cuajar entre los dos millones de ciudadanos que votan a unos u otros después de haberlo pensado y no en un acto de fe y adhesión ciega. Ayer se cumplían 170 años, redondos y silentes, desde que Mariano José de Larra se diera un pistoletazo. Nos dejó dicho que nuestra sociedad es una reunión de víctimas y verdugos Los episodios que ha conocido España desde su entierro, muchos y muy dolorosos, demuestran su olfato periodístico. Aquí, todos revueltos, no hacemos otra cosa que despreciarnos con los argumentos y en los tonos que resultan propios entre las sartenes y los cazos. Al PP le sobran razones para sostener sus críticas, crecientes y aceradas, a Zapatero y su equipo; pero le falta un punto de autoridad moral. El pasado es algo inexorable en el juego democrático. Más aún si lo que se busca es el futuro. VISTO Y NO VISTO LOS MUERTOS, AL HOYO de Milán cuyo único paciente era el joven Hemingway, OY es uno de esos días en que uno puede sentirse atendido por bandadas de enfermeras sin otro cometifrancamente progresista. Es decir, que uno, codo que enamorarse del muchacho. mo cualquier progresista español durante todo- -Soy Chacho- -saludaba, por lo visto, Iñaqui- Hoel año, puede sentir vergüenza de ser español. la, mamá. La cultura progresista no vive de ideas, sino de icoEn su ensayo sobre la cama, Anthony Burgess dice nos emblemáticos y ahora tiene en el escaparate dos que el pabellón de un hospital es una auténtica comunique quitan el hipo: Fidel Castro, simplemente Fidel padad ligada a eso, a la cama, un club unisexual en el que ra el progreso, e Iñaqui de Juana, para el progreso, simel único requisito es la enfermedad: plemente Iñaqui. Dado su progresismo pata ne- -Hay perturbación sexual inofensiva, pues el gra (pero negra, negra) nadie les ha aplicado los uniforme hace hermosas a las enfermeras. Los viprotocolos progresistas para los demás mortasitantes del mundo exterior son más tolerados que les: el bálsamo del doctor Montes y una guía de bienvenidos. Están sanos, no pertenecen al club. autoliberación que sería como la Guía de pecaEl toledano Venegas, en su Agonía del trándores de Fray Luis de Granada, pero en laico: sito de la muerte prefiere la muerte prolonga- -Fidel, Iñaqui, se muere como se vive- -les da a la muerte súbita, aun reconociendo que en diría al oído un voluntario, mientras otro volunEspaña hay demasiadas visitas, que hacen que tario ¡anda que iban a faltar voluntarios! les beIGNACIO RUIZ la ventosidad que sirve de ayuda se retenga en el saría en la frente. QUINTANO vientre por vergüenza de los circunstantes Su- -Huy, estamos en una nube- -contestarían solución para que la necesidad del enfermo no venga a ellos- Pero contentos. Nos vamos a dejar ir despacito... las orejas de los circunstantes es que con el colchón o- -Como unos señores- -animarían los voluntarios. con la mano aparte la una asentadera de la otra y poco Sin odio. Porque el odio da vida al que es odiado. a poco suelte el viento que tiene dentro, y esto se ha di ¿Recuerdan ustedes los Jeroglíficos de las Postricho aquí para remedio de la vergüenza contra el fastidio merías de Valdés Leal en el sevillano Hospital de la Cade las visitas inoportunas No es lo mismo, pues, meter ridad? Los posados de Fidel serían el Finis Gloria Muntripa que soltar viento. di (adiós al mundanal ruido) y los de Iñaqui, el In IcAl despedirse el ánima de las carnes, las artes de bien tu Oculi (visto y no visto) En aquél, una luz húmeda morir prescribían la ayuda eclesiástica y médica al agoilumina a una lechuza que reina sobre la descomposinista en su lucha contra el demonio. ¡Cielos! En mis pesación. Y en éste, una Canina con guadaña apaga la vela dillas de lector de periódicos me figuré en la cámara de Iñde la vida y pisotea saberes y dignidades. Estas cosas aqui al cura Reid y al doctor Sánchez tratando de impreson muy barrocas y, por lo tanto, muy españolas, pero sionar al corresponsal del Times con sus ensalmos ¿qué son Fidel e Iñaqui, sino dos españoles sin medida? -ensalmos de paz, como sonetos cortos de Gala- Los progres sesentayochistas, que iban colocados de mientras el defensa central Olegario, en nombre de la Marx, afirmaban que una cama era una propiedad burBuena Fe, entraba, ¡ufff! en tackle al diablo meridiano. guesa que debería eliminarse en la inminente sociedad Mas el Estado de Derecho es una tómbola: ni noventa sin clases. Fidel se resiste a que lo retraten en la cama. ni doce. Tres años, como al Farruco. Pacifistoides del 13 Y, si Iñaqui ha salido retratado en una, es porque estaba de enero: he ahí vuestra victoria. Los veinticinco mueratado a ella por un Estado vengativo y fascista, aunque tos al hoyo, y el vivo, al bollo. El vivo se llama Chacho, de un fascismo tan lacio que, dengue a dengue, hace que suelta vientos y dice Hola, mamá el hospital de Iñaqui en Madrid parezca aquel hospital S H