Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 13- -2- -2007 Pareja de damas en Berlín: Blanchett y Dench protagonizan Notes On A Scandal 75 El teatro no puede cambiar el mundo, pero sí mentalidades Norma Aleandro s Actriz y directora Es una de las grandes damas de la escena internacional, aunque ha sido el cine el que le ha dado popularidad. Norma Aleandro vuelve hoy a las tablas madrileñas con un espectáculo unipersonal titulado Sobre el amor, y otros cuentos sobre el amor TEXTO: JULIO BRAVO FOTO: JAIME GARCÍA MADRID. Norma Aleandro es una mujer a la que le gusta reír dentro y fuera del escenario. He hecho muchas cosas dramáticas, incluso trágicas, pero siempre vuelvo al humor. Como actriz y como directora es una de las cosas que más me interesan Por eso, desde hace más de treinta años tiene en su repertorio un espectáculo titulado Sobre el amor, y otros cuentos sobre el amor que saca del bolsillo, refrescado, cada cierto tiempo. Es un espectáculo de autores iberoamericanos donde el humor lo baña todo Hoy llega al Centro Cultural de la Villa, dentro de una gira por distintos escenarios españoles. zaciones, el contador de cuentos le ponía humor a todo lo que contaba. permita reírte de lo cotidiano: una mala Administración, un mal Gobierno, un amor no correspondido... son susceptibles de tomarse con humor. Naturalmente, hay situaciones que se están viviendo en el mundo hoy, que se han hecho cotidianas y son trágicas. De esas crueldades no me río ni hago humor con ellas. Pero lo hago con otras, para que todos nos podamos distender y para que vivamos cosas disfrutables, que las hay, y muchas. El humor no necesita defensa, porque a todos nos hace bien. Reaparecen en Suiza los auténticos diarios falsos de Mussolini JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Como el monstruo del Lago Ness en Escocia, los famosos diarios que Mussolini escribió de su puño y letra entre 1943 y 1945, pero redactándolos como si los hubiese escrito entre 1935 y 1939, han vuelto a la escena política italiana de la mano del senador Marcello Dell Utri. Su existencia, publicada ya por toda la prensa italiana en 1994, renovó ayer el debate sobre su interés y su valor comercial. Los diarios de Mussolini descubiertos en 1957 y en 1967 para venderlos a editoriales eran falsificaciones creadas para estafar a incautos, como le sucedió en 1983 al Sunday Times cuando pagó una fortuna por diarios secretos de Hitler absolutamente falsos. El senador Marcello Dell Utri, condenado a varios años de cárcel por actuar de enlace entre Forza Italia y la mafia siciliana, manifestó haber visto los cuadernos de Mussolini durante un par de horas, y ha sido muy emocionante. Están en manos de un notario de Bellinzona (Suiza) y quiero precisar que yo no soy el propietario. Simplemente los he visto Dell Utri lleva meses enseñando algunas fotocopias de los textos, pero, aparte de haber entusiasmado a la nieta del Duce, Alessandra Mussolini, no ha llegado a impresionar a los historiadores. Los especialistas en el fascismo como Renzo De Felice han desenmascarado ya muchos diarios falsificados. Los que ahora se anuncian son, en realidad, auténticos diarios falsos pues los escribió el autor, pero como engaño a la Historia o por motivos todavía más vulgares. Según el senador, son cinco agendas que llevaba Mussolini en un maletín cuando fue capturado en 1945, tratando de huir a Suiza. El historiador británico Dennis Mack Smith, uno de los mayores expertos en fascismo, los examinó hace algunos años y asegura que carecen por completo de interés, pues sabemos todo del periodo 1935- 39. He pensado siempre que Mussolini los escribió en los últimos años con la intención de ganar dinero vendiéndolos en América Pero no tuvo suerte. -Además de actuar, dirige el espectáculo. ¿Es muy difícil dirigirse a una misma? jo de hormiga que siempre merece la pena. Y si ese cambio de mentalidades lo haces riendo resulta inolvidable. ¿Pretende hacer reír o simplemente que el público se sienta bien? ¿Qué hace que una actriz como usted se plantee un trabajo de este estilo? -En las épocas más trágicas, y estamos viviendo una época trágica, se necesita del humor, porque es una alquimia muy particular: no es una burla a una situación dramática, sino llevarla a un extremo que te -Ésta es una época en la que hace falta mucho humor, ¿no? -De alguna manera, en el teatro siempre lo que pretendemos es que la gente suspenda su realidad durante un lapso de tiempo y viva otra. Esta otra que yo le propongo vivir es amablemente cómica, sobre cosas que todos conocemos, padecemos, sufrimos y de las que nos alegramos. ¿Y reírse no supone traicionar ese espíritu teatral de querer cambiar el mundo? -El teatro no puede cambiar el mundo; el teatro puede ayudar a cambiar mentalidades, de una en una. Ese es un traba- -A mí el cuerpo me pide humor siempre. Pero ahora la gente está deseándolo. Después de las noticias que uno escucha, después de lo que sabe que está sucediendo, porque ves los periódicos, porque ves la televisión, porque ves los noticieros de todo el mundo... después de todo eso, es necesario que alguien pueda hacerte reír. Irte a la cama riéndote un rato es lo mejor que te puede pasar. ¿Y es más difícil sacar el humor a relucir en estos momentos? -Depende de la obra. Que dos actores se pongan de acuerdo en una obra de dos personajes no es difícil si tienes un sentido estético similar. Si no hay acuerdo, no merece la pena hacer la obra. Aquí, en este espectáculo, que yo voy armando y desarmando con el tiempo, era inevitable que yo dirigiera. Hace años, sin embargo, hice Medea de Eurípides, en Uruguay; yo dirigía y actuaba. Fue un trabajo inolvidable que me dio muchas satisfacciones, pero no lo repetiría. Porque cuando más se necesita apoyarse en el director, en los momentos en que más dudas tienes, sólo te tienes a ti mismo. Los demás actores recurrían a mí, pero yo tenía que sujetarme a las paredes para no caerme. Hay un momento, antes del estreno, en que los actores necesitamos al director para que nos dé fuerzas, para que nos diga que realmente podemos hacerlo... Es un momento tan delicado, tan sutil, como desplegar las alas y volar. Y en ese momento necesitas al director. La nieta del Duce, entusiasmada -Yo me divierto muchísimo haciéndolo. El humor se me da, está dentro de mi naturaleza. Es una forma de ver la vida. No hay hecho, por dramático que sea, del que uno no pueda sacar el lado humorístico. Hay cosas con las que, por ética, no puedes hacer humor, y ésas las respeto y las dejo, pero de todo lo demás nos podemos reír muchísimo. -Sigue teniendo más prestigio. Parece que el sufrimiento, la lágrima, el destrozo, es algo que nos infunde muchísimo respeto. Y la risa parece que fuera algo superficial. Pero es algo profundo. Hay terapias de risa, se ha comprobado que quien se ríe no se muere, al menos en ese momento... Y que le hace bien a la salud. Además, esto de contar cuentos, que es al fin y al cabo lo que hace un actor encima de un escenario, es más viejo que el mundo, y siempre, en las antiguas civili- -Todos los actores dicen que les gusta hacer comedia, pero triunfan en el drama... Norma Aleandro, hace unos días en Madrid